Internxt, la nube española para el concienciado con su privacidad: "Vamos a por ese 1% que usa servicios como ProtonMail o Brave"
Empresas y economía

Internxt, la nube española para el concienciado con su privacidad: "Vamos a por ese 1% que usa servicios como ProtonMail o Brave"

En verano de 2017 entrevistamos a Fran Villalba Segarra, un valenciano que tenía una mezcla de idea e ilusión a la que había llamado Internxt. Un Internet descentralizado con el que mejorar la privacidad y la seguridad que ofrecían las grandes empresas de servicios en la nube.

Cinco años después, lo de Fran e Internxt no es una idea ni una ilusión: es una startup participada por Wayra, la aceleradora de Telefónica; Juan Roig a través de Angels, su sociedad de inversión y en cuya sede se encuentran las oficinas de Internxt; ESADE, la escuela de negocios; The Venture City o Balaji Srinivasan, antiguo director de tecnología en Coinbase. Habiendo pasado por Lanzadera, cuenta con 300.000 usuarios activos, logró ingresar casi un millón de euros en 2021 y estima que cerrará 2022 con entre tres y cuatro millones facturados. Solo en el primer trimestre de este año ya superó los ingresos de todo el año anterior.

Fran comienza la entrevista diciendo “ha pasado mucho tiempo y muchas cosas desde entonces”. Definitivamente, mucho ha cambiado.

Sin claves de cifrado para distinguirse frente a las grandes

“En aquella primera entrevista mucha gente decía que esto no podría salir”, recuerda el CEO de Internxt. Hace referencia al propósito de la empresa en aquel momento, cuando todavía no era una empresa como tal, sino un concepto previo a su libro blanco que no empezó a nacer de verdad hasta 2020, justo antes de la pandemia.

Ese propósito incluía ofrecer alojamiento de archivos en la nube mediante fragmentos cifrados para así asegurar una privacidad total para el usuario. Ni siquiera la empresa almacena las claves de cifrado, por lo que solo el dueño de los archivos puede acceder a ellos. "Somos open source, quien no nos crea puede ver nuestro código publicado", cuenta el CEO.

Por aquel entonces, el concepto tras Internxt era esencialmente el de un Internet descentralizado y basado en Blockchain en el que los usuarios son los propietarios de sus archivos. Lo mismo en lo que se resume la web3, acuñada en 2014 por el cofundador de Ethereum pero cuyo uso no se empezó a masificar hasta el último año.

"Hemos tenido suerte porque antes del auge de web3, privacidad, etc, ya estábamos trabajando sobre esto mismo, y hemos pillado muy bien la ola de web3. Vi algo que tenía sentido", explica Fran.

Ofrece dos productos, Drive y Photos; en breve lanzará Send, y más adelante pueden llegar otros servicios digitales en torno a la privacidad

En estos años el perfil de las contrataciones también ha ido cambiando, pasando de profesionales freelance trabajando en remoto desde otros países y personal en prácticas hacia perfiles más senior. En la plantilla actual, donde coexisten trabajadores remotos con otros asentados en Valencia, hay antiguos empleados del CERN, de NordVPN o de ProtonMail.

Esas contrataciones —24 empleados forman el equipo actual— han ido construyendo el producto actual de Internxt, y el que está por llegar. Actualmente ofrecen Drive y Photos, para alojar archivos en general y fotos en particular respectivamente. Lo próximo en llegar, Send, un servicio para compartir archivos con un enlace sin necesidad de que estén en nuestra nube, al estilo de WeTransfer o Smash.

Un lanzamiento que lleva tiempo en camino pero que no ha debutado hasta ahora porque "estábamos ocupados mejorando Drive y Photos, añadiendo características para poder competir mejor contra Google Drive, como los enlaces para compartir contenido que expiran tras un tiempo", explica. Llegará antes de que termine el verano. "En Lanzadera nos enseñan a poner foco, a ser el mejor en algo, no en ofrecer muchísimos productos siendo pequeños".

"No vamos a por el usuario del mercado masivo"

Esa competencia contra Google Drive no es en búsqueda de una gran cuota de mercado necesariamente. "No vamos a por el usuario del mercado masivo, no vamos a por el estudiante que necesita manejar documentos de la universidad; voy a por ese 1% de personas que usan servicios como ProtonMail, Brave, etc. Buscamos crear poco a poco una especie de ecosistema centrado en la privacidad, creando nosotros mismos los servicios. Igual que pagas una suscripción a Amazon y tienes muchos productos que forman parte de Prime, queremos algo así pero con servicios que respeten la privacidad del usuario".

"Cuando usas Internet parece que renuncias a tu privacidad, queremos que sea posible hacerlo sin vender tu alma al diablo. Los servicios de nube tienen llaves de descifrado y podrían acceder a tus archivos, si luego ocurre algo como el hackeo de cuentas de iCloud a famosas en 2014, sus fotos íntimas pueden ser robadas. También es importante este enfoque en sectores estratégicos que no quieren dejar esa posible llave a terceras partes", expone Fran sobre su hoja de ruta.

Fran menciona como posibles productos futuros un servicio de correo electrónico o una VPN que también funcionen bajo el paraguas de esa gran suscripción, pero sin tenerlo aterrizado todavía. "Te lo digo porque es lo que surge pensando en ello, pero ni lo hemos empezado a explorar". Hay otros productos más sencillos que van siendo ofrecidos como servicio gratuito para dar a conocer la herramienta y posicionarla entre los preocupados por su seguridad y su privacidad, como un recién lanzado revisor de contraseñas que revela lo seguras o inseguras que son.

Donde no tiene interés en entrar, pese a sus vínculos con la cadena de bloques, es en la industria de los NFT. "No me gusta mucho de lo que hay en la industria, hay mucho humo y productos que no sirven para nada, como los NFT, salvo en casos muy concretos. Hay cosas que tienen sentido, casos de uso como Brave o StorJ; pero más allá de eso veo mucho humo". Con Brave, de hecho, logró Internxt una alianza ofreciendo un acceso al proceso de alta desde su pantalla de inicio.

Preguntamos a Fran por posibles ampliaciones de las franjas de almacenamiento actuales, o la posibilidad de ofrecer más espacio manteniendo los precios para igualar un hipotético movimientos de los grandes competidores. "Sí, podríamos, tenemos margen suficiente, es lo bueno de ser un SaaS, aunque a nivel particular no hemos tenido problemas en ese aspecto. A nivel de empresas ofrecemos hasta 20 TB por usuario. Eso son potenciales petabytes para toda la empresa". La opción mayoritaria según la empresa es la de 2 TB, que escogen el 80% de los usuarios. "Es donde más hincapié hacemos".

El esquema de precios de Internxt frente al de sus rivales queda así, con los precios publicados en el momento de escribir este artículo, y dejando únicamente las opciones de pago mensual individual para homogeneizar la comparativa.


Google drive

MICROSOFT 365

dropbox

icloud drive

amazon drive

internxt

2 GB

Gratis

5 gb

Gratis

Gratis

Gratis

10 GB

Gratis

15 GB

Gratis

20 GB

0,99 €

50 GB

0,99 €

100 GB

1,99 €

2 €

1,99 €

200 GB

2,99 €

2,99 €

4,49 €

500 GB

1 TB

7 €

9,99 €

2 TB

9,99 €

11,99 €

9,99 €

19,99 €

9,99 €

Eso sí, los 10 GB de Internxt no se obtienen directamente, sino que hace falta completar algunos pasos: 2 GB por crear una cuenta, 1 GB por subir un archivo desde la aplicación móvil, otro por hacer lo mismo desde el escritorio; otro GB por compartir un archivo mediante un enlace, otro más por suscribirte a su newsletter, y uno más por cada usuario a quien invitemos y se dé de alta con un máximo de cuatro.

Hace unos meses ofrecía varias opciones vitalicias, de un solo pago, pero ya fueron descontinuadas. "El modelo sostenible a largo plazo son las suscripciones MRR [siglas en inglés de Monthly Recurring Revenue, "ingresos mensuales recurrentes"], ese es nuestro negocio. La opción vitalicia la dejamos de ofrecer porque a corto plazo es una fuente de ingresos rápida para poder crecer, pero lo que buscamos es el largo plazo", explica Fran sobre esta desaparición.

Los próximos pasos de Internxt pasan por mejorar su rama de servicios corporativos, donde tienen confianza en poder hacerse un hueco y ser "potentes", según las palabras del CEO; y continuar mejorando sus productos actuales y buscando ofrecer otros nuevos que tengan sentido para el ADN de la empresa. Y sobre todo, buscando hacerse el suficiente hueco en un mercado de gigantes como lo es el de servicios en la nube, donde juega en su contra la integración de los grandes en los sistemas operativos y dispositivos; y en su favor que todos ellos mantienen la llave de descifrado, algo que confían en que valore la comunidad de usuarios con cierta preocupación en torno a su privacidad y a poner la tirita antes que la herida. Es decir, los que anteponen la privacidad a las comodidades de una nube integrada.

Temas
Inicio