Amazon prevé un invierno logístico complicado. Su solución: pagar más a los repartidores para fidelizarlos

Amazon prevé un invierno logístico complicado. Su solución: pagar más a los repartidores para fidelizarlos
14 Comentarios

Amazon ya se prepara para la campaña navideña, y su primer movimiento ha sido anunciar aumentos de salarios y beneficios para sus repartidores con el objetivo de fidelizarlos y así asegurarse de que no tendrá problemas con el transporte de mercancías en los próximos meses, según ha informado la empresa en un comunicado. En total, el gigante del comercio electrónico destinará 450 millones de dólares para este fin.

Una amenaza recurrente. Cada año en otoño, todo el sistema logístico global se tensiona debido al aumento de las compras, que desde el Black Friday (ultima semana de noviembre) comienza a operar a toda máquina y no baja el pistón hasta finales de diciembre o principios de enero, según el país.

Ese aumento de la actividad supone un reto para las empresas de comercio electrónico, en especial en un año en el que los transportistas de todo el mundo ya han presionado a empresas y gobiernos por el aumento del coste de los combustibles y, en consecuencia, su cada vez menor poder adquisitivo. En España estos profesionales mantuvieron un importante pulso con el Ejecutivo que incluso provocó desabastecimientos, y situaciones parecidas se vivieron en Francia o Reino Unido, entre otros países. En Canadá, por motivos diferentes, este colectivo también demostró su fuerza en febrero de 2022.

Ante esta situación, y en previsión de que la inflación va a seguir castigando los bolsillos de los trabajadores, a pesar de que da síntomas de desaceleración, Amazon ha decidido ser previsora y ahorrarse problemas ulteriores rascándose el bolsillo.

Aumento enmascarado de beneficio. Los de Jeff Bezos aseguran en el comunicado que lo más importante de esta iniciativa es que incluye un programa educativo por el que todos sus conductores y los de sus proveedores podrán disponer de 5.250 euros al año para acceder a un total de 1.700 programas formativos, desde universitarios hasta certificaciones profesionales.

El Wall Street Journal, sin embargo, destaca que el principal monto de esos 450 millones de dólares se va a invertir en las citadas subidas salariales a los conductores y en aumentar la tarifa por entrega que perciben las empresas de transporte que trabajan para Amazon.

La plantilla, mientras, adelgaza. Esta fuerte inversión de los de Bezos en fidelizar a sus transportistas contrasta con la política que están llevando a cabo en algunos almacenes que cuentan con plantillas sobredimensionadas, y en los que, lejos de plantear aumentos, Amazon está dejando que los contratos temporales se extingan sin renovar muchos de ellos ni contratar a nuevos trabajadores, como ya explicamos en Xataka.

Aunque también se trata de una pieza clave de cara a la campaña de Navidad, parece que determinados almacenes de Amazon cuentan con más trabajadores de los que en realidad necesita para que el centro funcione a pleno rendimiento, por lo que, ante la mala situación económica y el descenso de sus ingresos, están optando por reducir estas plantillas para optimizar gastos.

Temas
Inicio
Inicio