Cómo la palabra blockchain quedó corrompida y contaminada para siempre

Cómo la palabra blockchain quedó corrompida y contaminada para siempre
30 comentarios

La debacle con FTX está siendo una vergüenza difícil de justificar. Incluso los defensores más acérrimos de las criptomonedas ven inaceptable lo que ha ocurrido con el que era el tercer exchange más grande del mundo. Muchos analistas alertaban de los riesgos y la volatilidad del mercado cripto, pero lo que está ocurriendo tiene un impacto en algo mucho más complicado de recuperar: la confianza.

El error de asociar blockchain solo con las criptomonedas. Las cadenas de bloques, más popularmente conocido por su término en inglés, son el pilar del Bitcoin pero su uso va mucho más allá. Esta tecnología prometía una transformación de la economía basada en la descentralización, pero su visibilidad y éxito se ha acabado asociando las propias criptomonedas.

Cuando el Bitcoin subía parecía que el blockchain iba a implementarse en miles de empresas, mientras que cuando las criptomonedas han caído se ha despreciado esta tecnología. Una asociación errónea, pues las ventajas técnicas del blockchain son totalmente independientes del valor de las cripto.

Los nuevos referentes no están a la altura. Vitalik Buterin creó Ethereum, Gavin Andresen creó las bases de Bitcoin Core y la Fundación Bitcoin, Gavin Wood creó Polkadot y Charles Hoskinson desarrolló Cardano. Son algunos de los grandes referentes del mundo cripto durante su primera época. Todos ellos con conocimientos técnicos y un estilo más próximo al mundo académico.

Sin embargo, desde hace unos años los mayores nombres conocidos del ecosistema cripto están más cerca del mundo financiero. Lo hemos visto con Michael Saylor, Changpeng Zhao, Nayib Bukele o el propio Sam Bankman-Fried, del que se llegó a considerar como el "Warren Buffett" de las criptomonedas.

¿HODL? El éxito (relativo) de los inversores ha ido eclipsando con el paso de los años los trabajos técnicos que atrajeron tantas miradas antes del boom de 2017. Incluso entonces, la confianza de muchos en el blockchain estaba intacta. Fue cuando ese orgullo se materializó en el ya clásico meme HOLD.

"Que su valor haya subido o bajado no cambia que es una moneda digital, que no es censurable, que para personas de algunos países es clave para no perder dinero al irse de su país, o que es un dinero programable, que se puede programar para manejarlo", explicaba Raúl Marcos, ingeniero experto en blockchain a Xataka.

Los grandes exchanges han destrozado la confianza. Ahora se observa con mucha incertidumbre lo que está ocurriendo con FTX. Los exchanges son esas herramientas que facilitan la gestión de las criptomonedas, pero su papel está siendo cuestionado debido a robos incommensurables y prácticas que bordean la legalidad. Aquí no es solo FTX, también se han apoderado las dudas sobre Binance.

Quién queda para volver a los fundamentos. Hay analistas como Noah Smith que ya abren la puerta a que el mundo cripto desaparezca al completo por un efecto en cascada a partir del problema con FTX. El mundo cripto ha vivido crisis enormes en el pasado y ha logrado resurgir. Su fortaleza es que los fundamentos del blockchain son sólidos. La descentralización de la economía tiene muchos defensores. Habrá que ver quiénes dan un paso al frente para recordar estos valores y convencer de nuevo a los inversores.

Imagen | Pascal Bernardon

Temas
Inicio