Publicidad

Semiconductores fabricados en Europa: la UE sopesa un acuerdo con TSMC o Samsung para montar una fábrica de chips, según Bloomberg

Semiconductores fabricados en Europa: la UE sopesa un acuerdo con TSMC o Samsung para montar una fábrica de chips, según Bloomberg
28 comentarios

El sudeste asiático y en especial Taiwán es el origen de prácticamente todos los chips en dispositivos actuales. En un intento de modificar esto y evitar dependencias de otros, la Unión Europea está considerando la fabricación de semiconductores directamente en territorio de alguno de los estados miembros. Según Bloomberg, la idea sería llegar a un acuerdo con alguno de los grandes fabricantes para montar una fábrica europea.

Los chips se utilizan actualmente en todo tipo de dispositivos. Desde teléfonos móviles y ordenadores hasta coches (donde hay un importante cuello de botella ahora mismo). Una fábrica en Europa permitiría la producción de chips de 10 nanómetros hacia abajo. Actualmente vamos por chips de 5 nanómetros y con planes para chips de 3 nanómetros.

cd

Según un funcionario del Ministerio de Finanzas de Francia, son TSMC y Samsung los dos sujetos con más posibilidades de participar en este proyecto. Actualmente ambos son los líderes en la fabricación global de chips y prácticamente todas las grandes marcas de productos electrónicos están suministradas por uno de ellos. Desde TSMC han indicado que la compañía "no descarta ninguna posibilidad, pero no hay un plan concreto en este momento".

De momento sin embargo no hay nada concretado. No hay lugar para esta fábrica de chips en Europa ni socios escogidos ni fecha para el inicio del proyecto ni siquiera confirmación segura de ello. Tendremos que esperar a los próximos meses para ver si la Unión Europea decide avanzar con paso firme en ello.

La independencia del sudeste asiático

El plan de la Unión Europea por quitarle mercado de producción de chips al sudeste asiático no es único. Otras regiones como Estados Unidos, China o Japón también han apostado en los últimos años por incrementar la producción local. Todo ello con el objetivo de diversificar la producción y en consecuencia estar más preparado ante imprevistos y no tener una dependencia tan grande de una o dos empresas.

f

Llevar a cabo esto sin embargo no es tan sencillo. No es sólo cuestión de dinero, que también, se requiere de miles de millones de inversión para semejante avance. Es también una cuestión de logística, recursos y tiempo. Taiwan y en particular TSMC ha evolucionado en este mercado de forma intensa durante décadas, contando con algunas de las mejores herramientas y recursos del mercado a nivel global para fabricar sus chips. Si la Unión Europea quiere estar a ese nivel va a necesitar un esfuerzo tremendo con grandes inversiones tecnológicas.

Vía | Bloomberg

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio