Publicidad

"Si 'La Casa de Papel' no hubiera estado en Netflix seguiríamos diciendo que no podemos competir con las series de fuera", Álex Pina, creador de la serie
Cine y TV

"Si 'La Casa de Papel' no hubiera estado en Netflix seguiríamos diciendo que no podemos competir con las series de fuera", Álex Pina, creador de la serie

Publicidad

Publicidad

El viaje de 'La Casa de Papel' no es habitual. Pasó de un éxito relativo en la televisión en abierto a convertirse, según Netflix, en la serie de habla no inglesa más vista en la plataforma en todo el mundo, donde quizá es más conocida como 'Money Heist'.

Tanto confían en el fenómeno que, durante la presentación de la tercera temporada, que se estrena el próximo 19 de julio, confirmaron que ya están rodando la cuarta, que en tiempos de cancelaciones como las series de Marvel es un mensaje de apuesta clarísimo.

Pudimos charlar con Álex Pina, creador de la serie, Jesús Colmenar, productor ejecutivo, así como con varios de sus protagonistas, como Úrsula Corberó (Tokio), Alba Flores (Nairobi) o Miguel Herrán (Rio), sobre cómo están viviendo el fenómeno, la irrupción del streaming en el modelo de negocio, etc.

Más presupuesto, más producción, más todo

Aunque los periodistas que acudimos a la rueda de prensa lo intentamos varias veces, ni portavoces de Netflix, ni actores ni responsables de la serie quisieron decir cuánto presupuesto ha tenido la tercera temporada (y mucho menos la cuarta, claro).

Sí reconocieron que ha habido una escalada tanto en presupuesto como en producción, algo que, según afirmaban, "se notará en las pantallas", entre otras cosas, porque han grabado en Tailandia, Panamá, Italia, España y Reino Unido, algo que ya sospechábamos con el primer tráiler que vimos, sobre todo en las ubicaciones más "exóticas":

Álex Pina nos confesaba que en España, donde ha estado detrás de series exitosas como 'Los Serrano', 'Los Hombres de Paco' o 'Vis a Vis', "hemos tenido que aprender a hacer thrillers donde no había dinero, lo que nos obligaba a ser más creativos". Continúa diciendo que ese aumento de presupuesto "nos ha permitido escribir con menos limitaciones y competir directamente con la Champions League de ficción y narrativa". Esto es lo que nos contestó cuando le preguntamos a qué tipo de limitaciones se refiere:

"En mi caso, que viajo mucho, había sitios en los que siempre pensaba que me gustaría grabar. Uno de ellos es Kuna Ayala, en Panamá, donde estuve durmiendo en una cabaña con los indios que había allí, y es que las islas parecen de juguete. Es una cosa fascinante desde el punto de vista paisajístico. Y ahora hemos tenido la oportunidad de cumplir esos sueños y de rodar en sitios fascinantes. Y, sí, la altura de los sueños cambia la altura del rodaje, pero también lo complica, ¿no?"

A lo que contesta Jesús Colmenar, productor de la serie, que estaba sentado a su lado:

"Sí, en realidad tenemos más presupuesto pero somos el mismo equipo que hicimos la primera y segunda parte. Hemos trabajado con el mismo nivel de exigencia que entonces, tanto en planos, fotografía, storyboard, diseño de luz, etc. Es un paso más que tiene que ver con tener más medios en esta ocasión. Pero, claro, tenemos más medios para hacer algo más complejo, con lo cual se convierte en un reto importante".

Jesus Colmenar Alex Pina Jesús Colmenar (productor ejecutivo) y Álex Pina (creador) de 'La Casa de Papel'

Aquí nos explicaron "lo raro y desafiante" que fue tener que trabajar con equipos locales en cada país. "Fue curioso porque esos equipos conocían ‘La Casa de Papel' y estaban nerviosos porque iban a participar en la serie", nos reconocía Colmenar.

Aprovechamos para preguntarles qué cambia a la hora de desarrollar una serie para una cadena de televisión tradicional o para una plataforma como Netflix, y ambos nos dijeron que trabajan de la misma manera: "Seguimos haciendo series sin concesiones, sin licencias de ningún tipo y, sobre todo, que nos gusten a nosotros, que las vivamos, y trabajamos igual", dice Pina. "Y además con absoluta libertad por parte de Netflix, que es algo reseñable también", apunta Colmenar.

"El aumento de presupuesto nos ha permitido escribir con menos limitaciones y competir directamente con la Champions League de ficción y narrativa"

Entonces les saco el tema del toque cultural de la serie y si han tenido que moldearlo para adaptarse al público internacional. En la rueda de prensa dijeron que "la identidad latina es importante y forma parte de la personalidad de la serie", así que mi pregunta fue bastante directa: ¿os permiten hablar de Chiquito de la Calzada sin que os pongan caras raras?

Ambos se rieron y Pina me reconoció con cierto orgullo: "Hemos llegado a hablar de Don Pimpón y Pocholo". Aunque Colmenar matiza:

"Ha habido momentos en los que los traductores de la serie nos han llegado preguntando qué significa algo en concreto. Y nosotros les explicábamos que “¡pimba, pimba, pimba!”, por ejemplo, no tiene traducción. Esto es una cosa española, así que realmente no hemos notado cambios".

Le hicimos la misma pregunta a varios de los actores protagonistas, y Alba Flores, que encarna a Nairobi, uno de los personajes que más chascarrillos "made in Spain" hace, nos reconoció que en esta ocasión han pensado un poco más las cosas:

"Si hay algo es más conciencia internacional que se nota en detalles o referencias muy locales de España, como lo que dices de mencionar a Chiquito de la Calzada. Ahí se pueden hacer dos cosas: o se cambia y se pone un referente cultural más universal o vamos a presentarle a todo el mundo a Chiquito, que es mucho más divertido (risas)".

Alba Flores La Casa De Papel Alba Flores (Nairobi) en 'La Casa de Papel'

Como curiosidad, para elegir los nombres de las ciudades que tienen los nuevos integrantes de la banda (Lisboa, Palermo, Bogotá, Marsella) nos reconocieron que sí tuvieron en cuenta los sitios en los que más seguidores de la serie había en el mundo, aunque el primer factor sigue siendo "que sean directos y tengan sonoridad", según Pina.

Netflix y la ficción española internacional

Cuando les saco el tema de la industria de ficción española, de exportar nuestras series y películas (algo que tradicionalmente no ha sido fácil, a pesar de que el español es una de las lenguas más habladas en el mundo) y de cómo ha ayudado Netflix a ello, tanto Álex como Jesús se mostraron seguros en que lo que fallaba hasta ahora en España era la distribución. Según Pina:

"Netflix está cambiando el modelo de consumo de televisión y lo está haciendo con un planteamiento que es darle al espectador la libertad de elegir cuándo, cómo y cuánto ve. Y yo creo que eso hace que tu estreno sea a la vez en 190 países con un público potencial brutal, en términos de millones de espectadores, y eso si haces una ficción buena en España a lo mejor no sales del país, o acabas llegando a otros países muy concretos, o llegas dos años más tarde. Salir con todo eso a la vez realmente es que te hace tener las opciones que tiene cualquier serie de Los Ángeles. Juegas en la misma liga".

Y Colmenar sigue el hilo:

"Es como una super distribución cinematográfica que en el cine solo puede pasar con películas como ‘Los Vengadores’, que llegan al mundo entero. Estar en Netflix te da la oportunidad de que, si te compra tu serie y acaba en el catalogo internacional, ya sólo dependes de ti, de que tu serie sea buena, que llegue a la gente. Entonces ahí compites en los mismos términos. Con 'La Casa de Papel' pasó que la colocaron en catálogo y el boca a boca hizo el resto. No hicimos ningún tipo de campaña ni publicidad".

Entonces, ¿por qué a menudo la ficción española tiene cierto complejo de inferioridad para intentar triunfar fuera de España? Pina se sinceró:

"Si 'La Casa de Papel' no hubiera estado en Netflix, si se hubiera quedado en Antena 3, se conocería en España y seguiríamos diciendo que no podemos competir con las series de fuera. Ha sucedido y es maravilloso formar parte de este momento de la ficción española".

Y Jesús apunta que el problema de la distribución no solo sucede en España:

"Pero no porque fallara en España, sino porque el modelo era así en todos los países. La ficción francesa no salía de Francia y la italiana no salía de Italia. Mira también lo que ha sucedido con ‘Dark’, la serie alemana que ha sido un éxito para Netflix también. Es una revolución, un cambio de modelo que hace saltar por los aires todo y que nos permite hacer series internacionales desde tu casa, que es una cosa increíble. Y, además, podemos hacerlo en español".

Rodaje La Casa De Papel Jesús Colmenar (productor) y Miguel Herrán (Rio) durante el rodaje de la temporada tres de 'La Casa de Papel'

Cuando les preguntamos si apoyarían la conocida como "tasa Netflix" para financiar a RTVE prefirieron no mojarse, pero Pina dijo que el streaming supone un punto de no retorno en la experiencia de consumo de los usuarios:

"Yo he vivido toda mi vida asumiendo los cortes publicitarios, pero cuando empiezas a ver Netflix hay algo en tu cabeza que cambia. Yo en la última etapa de ‘La Casa de Papel’ en Antena 3 cuando había publicidad y, por ejemplo, venías de un momento tenso con los rehenes y de repente saltas a un anuncio que te vende champú, pues te estallaba la cabeza. ¿Qué es esto? El proceso del cambio de modelo es irreversible. Y luego la publicidad que interrumpe tu visionado te cortocircuita. La experiencia audiovisual es distinta y eso está cambiando todo".

Y ambos aplaudieron la labor de Antena 3 cuando apoyaron en primer lugar a la serie. "Ellos apostaron por nosotros en prime time sabiendo que quizá era para otro tipo de consumo, pero decidieron producir la serie", dice Colmenar. Y Pina concluye: "Realmente Antena 3 fue el estandarte que abanderó una revolución que, de alguna manera, ha hecho que la ficción española esté rodada y abriendo vías narrativas, incluso con series como ‘Vis a Vis’ o ‘La Casa de Papel’ que son eminentemente de plataformas. Aunque no deja de ser paradójico, claro".

Actores que ahora son estrellas internacionales

La Casa De Papel 3 Xataka La nueva banda que veremos en la temporada tres de 'La Casa de Papel'

Simplemente echando un vistazo a sus perfiles de Instagram enseguida vemos el alcance y la exposición que les ha dado 'La Casa de Papel'. Úrsula Corberó (7 millones de seguidores), Miguel Herrán (4,7 millones de seguidores) o Alba Flores (3,3 millones de seguidores) pasaron de ser actores reconocidos en España a trascender fronteras.

"Es muy abrumador. Es una cosa que aparece en tu vida y tienes que decidir cómo lo gestionas, hasta qué punto te involucras, si te hace feliz o no"

Cuando les preguntamos cómo llevan el fenómeno, nos exponen los pros y los contras. Por ejemplo, Miguel Herrán (Rio) nos confiesa que ya no puede salir de fiesta por Ponzano, una conocida zona de Madrid, y que supone que muchos días se quede en casa por ello. Alba Flores (Nairobi) reconoce que "es muy abrumador" y que "es una cosa que aparece en tu vida y tienes que decidir cómo lo gestionas, hasta qué punto te involucras, si te hace feliz o no".

Y aquí Hovik Keuchkerian (Bogotá), que se estrena esta temporada en la serie y, por tanto, no sabe aún a la exposición que se enfrenta, dice que tiene claro que seguirá viviendo en su pueblo a 50 km de Madrid y que "eso no va a cambiar".

Úrsula Corberó (Tokio) le ve el lado positivo:

Muchas veces, cuando me para gente que no es española por la calle o por las redes, de repente siento como una conexión especial porque tiene mucho mérito que dos personas totalmente diferentes, aunque todos seamos seres humanos e iguales, conectemos durante un microsegundo y hablar de algo que compartimos.

¿Y si algún día les llaman para una producción que no sea en español? Hay quien tiene claro que diría que sí sin pensárselo, como Úrsula Corberó, que ya experimentó lo que es en la serie 'Snatch', Alba Flores ("ya me tocó actuar en telú, que es un dialecto que se habla en la India y que no tenía ni puñetera idea antes de hacerlo") o Darko Peric (Helsinki), que habla varios idiomas y que ya ha actuado en producciones internacionales.

Sin embargo, Miguel Herrán, que ha participado en 'Elite', también de Netflix, dice que rechazaría una oferta internacional "porque no tengo buen nivel de inglés y no podría dar lo mejor de mí".

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir