La caída en picado de la taquilla de 'El Escuadrón Suicida' pone en la cuerda floja el futuro de los superhéroes para adultos

La caída en picado de la taquilla de 'El Escuadrón Suicida' pone en la cuerda floja el futuro de los superhéroes para adultos
128 comentarios

El primer fin de semana de taquilla de la excelente parodia superheroica dirigida por James Gunn y protagonizada por algunos de los héroes más caricaturescos e inclasificables del Universo DC, ya apuntaba a una posible decepción. Fueron 26,2 millones de dólares en su primer fin de semana, muy lejos de, por ejemplo, los 80 millones de la 'Viuda Negra' de Disney. Arrebató el primer puesto a 'Jungle Cruise' de Disney, que ya estaba en su segunda semana, pero aún así, era una cantidad que sugería serios problemas para rentabilizar sus 185 millones de dólares estimados de presupuesto.

La segunda semana ha sido aún menos afortunada, con una caída en los ingresos del 70%: solo ha recaudado 7,7 millones de dólares. Esto convierte a la película de Gunn en la que ha experimentado un mayor descenso en su segundo fin de semana de todo el Universo DC. Anteriormente, ostentaba ese record 'Batman v Superman' de Zack Snyder, con una bajada del 69'1%, pero ni siquiera ahí las cifras eran comparables: el film de Snyder recaudó en su primer fin de semana 166 millones, y el segundo, 51.

El estreno simultáneo en distintas ventanas, aún dudoso

Sigue habiendo dos grandes responsables a los que achacar esta decepcionante taquilla. Por un lado, cómo no, la pandemia: el COVID-19 sigue siendo una fuerza que impide que el público acuda de forma masiva a los cines. De hecho, Paramount ha tomado la decisión de retrasar de forma indefinida el estreno de una de sus películas familiares más esperadas, 'Clifford, el gran perro rojo'.

Por otro, y muy vinculado con la situación actual, el estreno simultáneo de la película en cines y HBO Max, como está haciendo Warner con todos sus lanzamientos de 2021. Una política de estrenos que puso patas arriba la industria y sus previsiones y que ha arrojado interesantes resultados, especialmente en el caso de películas como 'Godzilla vs. Kong' o la mencionada 'Viuda Negra'. Aún así, cuando llegan casos como el de esta 'El Escuadrón Suicida', es complicado dilucidar hasta qué punto esta política impacta en los estrenos en salas, y si el incremento de suscripciones y visionados en streaming compensa esas pérdidas.

De hecho, Disney está en un claro momento de transición con su política de estreno simultáneo en salas y bajo tarifa premium en Disney+. La reciente y agria polémica con Scarlett Johansson han destapado un aspecto de estos estrenos simultáneos que no tienen nada que ver con la salud pública, y ha llevado a Disney a anunciar que la inminente 'Shang-Chi' se verá en salas de forma exclusiva antes de llegar a streaming (en términos que, por cierto, tampoco han gustado a sus responsables). En cualquier caso, está claro que el sistema no es infalible y que, posiblemente, Disney seguirá considerando cada estreno de forma individual.

Pero hay otra cuestión muy a tener en cuenta: ¿quiere decir la decepcionante taquilla de 'El Escuadrón Suicida' que estamos contemplando el ocaso de los superhéroes con clasificación R, es decir, de contenido violento y maduro, que va más allá de lo habitual en el género? ¿Ha conseguido imponer Marvel una visión colorista y para todos los públicos de los superhéroes, y de ahí el choque de la película de Gunn con la taquilla?

suicide

Es difícil vaticinarlo. Agregadores de críticas como Metacritic le otorgan un notable alto entre medios especializados, y se ha dicho de ella que es "lo mejor del cine de cómics moderno". En Warner ya se habla de que quieren el regreso de Gunn cuando acabe con sus compromisos con Marvel (la tercera 'Guardianes de la Galaxia'), lo que hace pensar que la compañía valora el tropiezo financiero de 'El Escuadrón Suicida' como algo puntual.

De momento, películas clasificadas R como 'Joker', 'Aves de presa' o 'La Liga de la Justicia de Zack Snyder' han arrojado buenos resultados de taquilla, y han sido recibidas con más entusiasmo (y opiniones dispares) que los estrenos más recientes de Marvel. Ante el cine de superhéroes con calificación para adultos se abren dos nuevos hitos, y de ellas depende, muy posiblemente, que la industria siga apostando por un cine mainstream pero no orientado al público familiar.

Una de ellas es 'Deadpool 3', anunciada en 2016 pero de futuro incierto tras la compra de Fox por parte de Marvel, como sucede con todo el Universo Mutante. Posiblemente éste está sufriendo una profunda reestructuración para funcionar dentro del MCU, y es dudoso que una película clasificada R como debería serlo 'Deadpool 3' tenga un espacio claro en ese universo, aunque Kevin Feige ya ha adelantado que así será. Siempre está la opción de funcionar a su propio aire, como las dos primeras entregas, pero la maquinaria de Marvel tiene que hacerle hueco.

El otro caso es el de 'The Batman', la nueva película del héroe DC protagonizada por Robert Pattinson. De momento, se sabe que la película será clasificada R, pero Warner aún está a tiempo de suavizar su violencia para que obtenga un PG-13. Sin duda, los próximos meses, y el éxito de películas de contenido más maduro como la propia 'Dune' de Warner (no clasificada R, pero sin duda con ambiciones más adultas que otras aventuras galácticas) o la futura secuela de 'Venom' (quizás el equivalente más claro de 'Deadpool') aclararán la posición de las compañías ante esta peculiar variante de las superproducciones de género.

Temas
Inicio