Publicidad

Por qué las compañías tecnológicas quieren poner un altavoz asistente digital en casa (y escuchar todo lo que hablamos)
Accesorios

Por qué las compañías tecnológicas quieren poner un altavoz asistente digital en casa (y escuchar todo lo que hablamos)

Publicidad

Publicidad

Los PC están en caída libre, con un nivel de ventas similar al de hace ocho años. Las tablets siguen una senda similar. Los smartphones están enfrentándose a su primer año de crecimiento plano en 2016. Los relojes inteligentes crecen a buen ritmo, pero aún suponen un mercado muy pequeño.

Es por esto que las compañías tecnológicas llevan un tiempo buscando nuevos mercados. Entre los más prometedores están los altavoces con asistentes digitales integrados. Ante esta nueva fiebre por conseguir un hueco en los hogares, debemos preguntarnos de dónde viene, por qué ha surgido y qué esperan conseguir las compañías con este producto.

El fénix que renace de las llamas

Fire

Durante el frenesí electrónico de los últimos años, las compañías que no anunciaban un smartphone o una tablet quedaban relegadas al olvido. No eres relevante para el consumidor. Amazon, muy consciente de ello, lanzó la evolución lógica a sus lectores de libros electrónicos: los Kindle Fire. Estas tablet marca de la casa tenían la integración con los servicios de Amazon y su bajo precio como bandera.

Pero eso no era suficiente para una persona tan ambiciosa como Jeff Bezos, el CEO de Amazon. De modo que su equipo puso las miras en su siguiente objetivo. Unos años después, Amazon anunciaba el Fire Phone. Era verano de 2014 y ya desde su lanzamiento había algo que no iba bien. Un año después, la compañía despedía a varias docenas de empleados relacionados con el proyecto y cerraba el capricho de Bezos.

El Fire Phone ardió nada más llegar al mercado y de sus cenizas nació el Amazon Echo

Sin embargo, la compañía aprendió la lección. Intentar competir con dos plataformas tan potentes como iOS y Android en su terreno era un suicidio. Los intentos infructuosos de Microsoft por consolidarse como tercera alternativa eran pruebas de que era ya imposible hincarle el diente al smartphone. Android tenía los números de su parte e iOS a los usuarios de la gama alta. El Fire Phone no tenía ni cuota de mercado ni usuarios dispuestos a invertir en ella.

A pesar del estrepitoso fracaso, la liberación de atención y recursos permitió a Amazon enfocarse de lleno en un reto que llevaba en desarrollo desde 2011. La prensa especializada recibió el nuevo dispositivo con frialdad, conscientes de que el Fire Phone era un terminal en llamas. Pero eso no impidió que Echo se ganara un hueco en los hogares de ¿miles? de familias estadounidenses.

Donde se escucha el eco

Amazon, siendo fiel a su estilo, jamás publica cifras de ventas de sus productos. Simplemente se conforma con decir que han crecido un elevado porcentaje sobre un periodo anterior sin llegar a dar cifras absolutas. En cualquier caso y a juzgar por las casi cinco estrellas y 37.450 reseñas que han dejado sus clientes, es indudable que el producto es un éxito inesperado. A falta de cifras oficiales, CIRP publicó una estimación de 3 millones de unidades vendidas hasta abril de este año.

Amazon Echo es el primer altavoz asistente digital para el hogar que ha alcanzado cierta popularidad. Alexa es la inteligencia artificial y la voz que le da vida a este aparato. Puedes pedirle que ponga música, te lea las noticias, apunte cosas en tu lista de tareas y de la compra o que te diga qué hora es. Las funciones son limitadas y hay que aprender la fórmula para que Alexa entienda lo que quieres. Pero su precisión a la hora de entenderte y la rapidísima velocidad de respuesta lo convierten en un dispositivo muy atractivo.

Alexa1
Echo cuenta con una capacidad principal para enganchar a los usuarios: escuchar música ordenándolo a Alexa

En Business Insider cuentan cómo se fraguó el dispositivo de Amazon. Según la publicación, resolver todos los retos tecnológicos que requería la creación de este asistente digital en el hogar no era suficiente. Necesitaba una función principal que "enganchara" a los usuarios. Y eso era la posibilidad de escuchar música en él. El desarrollo posterior del prototipo le hizo crecer en altura para ganar potencia y calidad de sonido.

Gracias a un micrófono y la tecnología desarrollada por Amazon, Echo es capaz de escuchar y entenderte desde cualquier punto de la misma habitación. Incluso desde fuera de ella. Alexa, la identidad digital de Echo, está escuchando constantemente si pronunciamos su nombre. Esta palabra actúa como disparador y en cuanto la pronunciemos, el dispositivo escuchará lo que digamos.

Amazon Echo ha conquistado los salones de miles de personas, llenando un espacio en el que antes se escuchaba el eco de nuestras voces. Ahora, cada vez que uno de sus usuarios quiera, podrá tener una conversación en solitario.

La voz, una plataforma virgen

Alexa

Los asistentes de voz siempre han estado en la imaginación colectiva. Cuando Apple adquirió Siri y lo llevó al público general con el iPhone 4S, fue el pistoletazo de salida de la cuarta interfaz. A partir de entonces, veríamos aparecer a los asistentes digitales del resto de contendientes. Google Now, Cortana e incluso M de Facebook y ahora Alexa de Amazon.

Se ha avanzado mucho en las capacidades de los asistentes personales, pero no ha sido hasta la llegada de Alexa cuando hemos visto un pequeño avance de lo que pueden y podrán hacer en el futuro. Amazon ha abierto su altavoz asistente digital a otros desarrolladores. A través de un kit de desarrollo, pueden crear habilidades que se añaden a las que vienen de serie en el dispositivo. A continuación mostramos algunas de ellas:

  • Fitbit: puedes pedirle una actualización en voz alta de tus estadísticas diarias. Pasos, calorías, sueño y muchas más.
  • Akinator: el popular juego de las veinte preguntas.
  • Capital One Banking: te cuenta las últimas transacciones realizadas y balance de tus cuentas corrientes.
  • TV Guide: una guía de programación de la televisión.
  • Recetas: te permite elegir una receta de entre su amplio catálogo para luego enviártela por email.
  • Uber: "Alexa, mándame un Uber".
  • Domino's: "Alexa, pide unas pizzas".

Y es que Alexa se ha convertido en una plataforma en toda regla. Una en la que Amazon no ha tenido que pelearse ni invertir cientos de millones de dólares en subvencionarla para que la mecha prendiera. Simplemente, ha creado un dispositivo atractivo y lo ha abierto a que los desarrolladores hagan pruebas con ella.

Un nuevo campo de batalla tecnológico

Android Tv

El éxito de Amazon Echo y Alexa no ha pasado desapercibido. El resto de gigantes tecnológicos han visto cómo Amazon ha creado una nueva plataforma de la nada justo cuando estaban peleándose entre ellos. Esfuerzos por dotar de inteligencia al hogar conectado como HomeKit, Apple TV o Android TV pueden verse en peligro.

Amazon Echo ha demostrado cuál es el camino para volver inteligente nuestras casas. Un altavoz que está siempre a la espera, escuchando nuestras órdenes y al que puedes añadir elementos del resto de la casa. Porque la domótica también está integrada con Alexa. Este papel centralizador es muy importante para la plataforma.

Es por eso que durante la conferencia Google I/O, la compañía del buscador no solo hizo hincapié en sus puntos fuertes con su nuevo Google Assistant, sino que también introdujo Google Home. Un altavoz que encierra al asistente digital de Google, muy similar al Amazon Echo pero con una diferencia sustancial. En su presentación, la compañía no abrió la puerta a APIs que pudieran utilizar otros desarrolladores. Es decir, que de momento, Google Home se limitará a ofrecer aquello que Google conciba en su lanzamiento.

1366 2000
Google Home es el enésimo intento del buscador por asegurar un pie en nuestras casas

No es la primera vez que Google intenta entrar en nuestras casas de forma física. Tenemos los fracasados Google TV de 2010 y Nexus Q. Android TV no acaba de despegar y Nexus Player ya ha sido retirado del mercado. El único que parece haber tenido impacto entre los consumidores es Chromecast. Con este historial y la decisión de no proporcionar una API en su lanzamiento, resulta difícil creer en las posibilidades de Google Home.

No conocemos aún los planes de Apple. Muchos auguran que el Apple TV está llamado a convertirse en un altavoz con asistente digital, pero lo cierto es que acaba de sufrir un rediseño importante en 2015. Por otro lado, Siri ha evolucionado bastante desde que fue presentado hace casi cinco años. Y recientemente ha ganado nuevos poderes para terceros desarrolladores, aunque de manera limitada.

Dicho esto, parece que Apple podría estar preparándose para su propio altavoz asistente digital. Tras la adquisición de Beats, ya cuenta con su propia tecnología de altavoces. "Solo" tendrían que dotarle de inteligencia con Siri. El Apple TV y el iPad están actuando como hubs provisionales y bien podrían darle el relevo a un altavoz que centralice la domótica por completo.

El hogar, donde la privacidad es aún más importante

Snowden

Conquistar el hogar es un premio muy suculento para cualquier empresa tecnológica. Significaría ganarse un lugar cercano al usuario desde el que poder proporcionarle todo tipo de servicios monetizables. Es aquí donde entra en escena los modelos de negocio de las compañías tecnológicas. Y la privacidad forma cada vez más parte del debate alrededor de ellos.

Colocar un altavoz con un micrófono capaz de escuchar todo lo que decimos suena a invasión de la privacidad. Las revelaciones de Snowden relacionadas con la vigilancia indiscriminada del gobierno estadounidense supuso el despertar del sueño tecnológico, convertido en pesadilla. En la novela 1984 de George Orwell, los ciudadanos eran espiados por un estado totalitario a través de micrófonos y cámaras en su propia casa.

Los potenciales problemas a la privacidad de las personas podrían solventarse dándole al usuario mucho más de lo que cede a cambio

Para el usuario, una cosa es disfrutar de contenido y servicios en la web gratuitos a cambio de anuncios que utilizan sus datos para ser más precisos, y otra es abrir la intimidad de su hogar. Las compañías mejor posicionadas para desplegar sus asistentes digitales, a priori, son la propia Amazon y Apple. La primera ha sido capaz de ofrecer un balance entre escucha con el comando "Alexa" y la utilidad del dispositivo que los usuarios encuentran equilibrado.

Apple, directamente, ha defendido en numerosas ocasiones que ellos no ganan dinero con el data mining de sus clientes, en una clara referencia a Google. Porque el buscador es quien se encuentra en una posición más débil a la hora de defender la privacidad de sus usuarios. A fin de cuentas, su modelo de negocio consiste en vender el conocimiento que tiene de sus usuarios a los anunciantes.

Las dudas generadas en torno a la privacidad de los asistentes digitales encerrados en altavoces están ahí. Cada compañía deberá enfrentarse a ellas y clarificarlas si quieren formar parte del hogar conectado del futuro.

Ahora bien, ¿por qué un altavoz inteligente?

25219116374 16dce16363 K

Para comprender la jugada del Echo hay que desechar la idea de que Amazon es un simple ecommerce. No lo es. Es una máquina cuya única función es ofrecer el producto adecuado al cliente idóneo en el momento perfecto. No importa que sea un ebook, un cargador de móvil, una maleta o unos guantes de jardinería.

A Amazon no le interesa tanto vender como ofrecer una experiencia de compra perfecta. De nada le serviría engañar a sus clientes para que compren, porque lo devolverían en cuanto vieran el engaño. No. Los verdaderos obstáculos de Amazon es, precisamente, su existencia virtual. Amazon no cuenta con una presencia física cercana a sus clientes con la que poder acompañarles y ofrecerles el producto adecuado en el momento perfecto.

El interés de Amazon en el Fire Phone era precisamente que le acercaba a sus clientes. Pero a Amazon no le importa que sea un smartphone, un altavoz o un perchero siempre que cumpla esa función. El Fire Phone fue cancelado, no porque no consiguiera vender millones de unidades sino porque no sirvió para acercar a sus clientes a Amazon.

Ue boom
Para las compañías tecnológicas, estos altavoces con asistentes digitales les abren una puerta a la intimidad y entorno de sus usuarios que no conseguirían de otra forma

El Amazon Echo ha conseguido triunfar en aquello que fracasó el Fire Phone. Nos ha acercado más a la compañía para que podamos pedirle productos y servicios en situaciones que antes no era posible. "Alexa, añade esto y lo otro para mi próxima lista de la compra". "Alexa, reproduce mi lista musical favorita de Amazon Music".

Las razones detrás de Google son similares, pero a la vez diferentes. El negocio principal de Google no es vender productos y servicios sino anuncios. Los anunciantes cada vez demandan conocer mejor a su audiencia para vender más. Google busca la manera de posicionar los anuncios correctos ante la audiencia adecuada, de ahí que le interese también estar cerca del usuario.

Un altavoz inteligente en el hogar da a las compañías tecnológicas un tipo de cercanía e intimidad con el usuario y su entorno que no se puede conseguir de otra forma.

En Xataka | Parece que Google Home es en realidad un Chromecast con altavoz, micrófono y LEDs.

Imágenes | fish161174 y Guillermo Fernandes.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir