Compartir
Publicidad
'Dragon Ball FighterZ' evita la fiebre de las tragaperras con unas loot boxes muy bien pensadas
Videojuegos

'Dragon Ball FighterZ' evita la fiebre de las tragaperras con unas loot boxes muy bien pensadas

Publicidad
Publicidad

No sin falta de razón, los últimos acontecimientos en la industria del videojuego nos han llevado a saltar con uñas y dientes cada vez que escuchamos la palabra loot boxes. Las cajas con premios aleatorios, un habitual de los juegos free-to-play que poco a poco se va introduciendo en el resto de juegos, es ya sinónimo de controversia. Incluso cuando no son malintencionadas ni abusivas, como en el caso de ‘Dragon Ball FighterZ’.

El juego de lucha de Bandai Namco ha sido objeto de disputa por fomentar cierta discusión sobre las loot boxes que incluye. Primero por no haber hablado claramente sobre su papel en el juego y, en segundo lugar, por la desinformación que se ha generado en torno a su sistema de recompensas.

¿Cómo funcionan las loot boxes de ‘Dragon Ball FighterZ’?

Al jugar a ‘Dragon Ball FighterZ’ se nos premia con distintas cantidades de Zeni, la moneda que usan en el planeta Tierra de la saga Dragon Ball, una divisa ya habitual en los videojuegos basados en el universo de Toriyama. Da igual si es en combates del modo historia, en el modo arcade o en el online, el flujo de Zeni nunca se detiene.

¿Para qué lo queremos? Para gastarlo en la tienda del juego, un apartado del mundo que hace de hub y que nos da acceso a las distintas opciones y modos que incluye ‘Dragon Ball FighterZ’. En dicha tienda se nos da la opción de adquirir cápsulas Hoi Poi, pero a diferencia de hacer aparecer una casa o una moto como veíamos en la serie, lo que se nos entregarán son objetos cosméticos para que personalicemos nuestro avatar.

Pegatinas que sirvan como mensajes predefinidos para comunicarnos con otros jugadores, tarjetas de presentación para cuando alguien se pare a hablar con nosotros o incluso avatares basados en los distintos personajes de la saga que servirán para pasearnos entre otros usuarios con nuestras mejores galas… Nada que afecte realmente a la experiencia más allá de permitir cierto grado de coleccionismo y destacar entre la multitud de jugadores que pueble el escenario.

Fight4

La cascada de Zenis es tan generosa que, habiendo superado únicamente la campaña, ya tendrás monedas suficientes para comprar cerca de 50 cápsulas con un buen puñado de elementos en cada una de ellas. Además, si uno de los objetos recibidos se repite o ya lo tienes en tu colección, automáticamente se convierte en una moneda Z premium. Conseguidas 10 de esas monedas, puedes comprar un objeto que aún no hayas conseguido, cambiándose así los repetidos por la oportunidad de adquirir nuevas piezas.

Todo lo que huele a Premium, huele mal

La aparición de esa moneda Z premium ha sido la detonante del problema, y es que lejos de haber hablando Bandai Namco sobre ello de forma abierta y clara, el detalle se había omitido por completo hasta que las copias de prensa han empezado a circular. Como es lógico por los follones generados en torno a la moda de las loot boxes, muchos usuarios sumaron dos más dos y entendieron que esa moneda premium estaba relacionada con el negocio de las microtransacciones.

Aunque algunos usuarios ya habían avisado del funcionamiento de las cápsulas y sus monedas, la ira de otros parece haber corrido mucho más, provocando así que Bandai Namco tenga que salir al paso para calmar las aguas asegurando que ni ‘Dragon Ball FighterZ’ tiene microtransacciones “ni hay ningún plan previsto para añadirlas”.

Fight3

Como ya se ha demostrado en no pocas ocasiones, el “donde dije digo, digo Diego” de las compañías bien podría girar esa tortilla en el futuro, permitiendo que los usuarios acaben teniendo la opción de comprar monedas premium con dinero real. Pero aunque eso llegase a ocurrir en algún momento, no veo el problema.

Sí, soy consciente de que pasito a pasito y centímetro a centímetro, el tema de los micropagos en las loot boxes ha bajado por nuestra garganta con poco agradables consecuencias, pero pese a que el juego incluyese esa posibilidad, si el resto se mantiene como tal, no debería suponer un problema. Al fin y al cabo, a base de jugar vas a poder conseguir los mismos premios y, como no van a afectar a la experiencia de juego, si la compañía quiere hacer caja con los que quieran tenerlo todo el primer día a base de billetera, es problema de los que pasen por el aro.

Si un juego incluye sistemas de loot boxes de forma abusiva y descontrolada, allí estaré el primero para criticarlo. Si además no lo hace en un juego free-to-play, sino en uno en el que ya hemos soltado los habituales 70 euros, podréis verme en primera línea antorcha en mano. Pero de ahí a extrapolar que todo lo que incluya loot boxes es perjudicial para el juego, hay un paso.

Fight2

Las loot boxes no siempre tienen que ser malas

Si bien es cierto que en un juego de lucha todos habríamos preferido conseguir personajes o trajes adicionales para los mismos a base de superar modos historia o arcade (como se ha hecho toda la vida), hay muchos juegos actuales en los que preferiría un sistema similar al de ‘Dragon Ball FighterZ’ en vez de los que se han acabado eligiendo.

El ejemplo más claro lo tenemos en ‘Fortnite: Battle Royale’, el free-to-play que se ha puesto de moda junto con el crecimiento de ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds’. En sus inicios, ‘Fortnite’, con espíritu de juego gratuito que se ponía a la venta en acceso anticipado para financiar su desarrollo, nos ponía a superar misiones en las que aguantar oleadas de enemigos para, como premio, conseguir monedas con las que comprar piñatas que nos abriesen la puerta a nuevas armas, accesorios o trampas para nuestro personaje.

El juego también incluía una moneda premium para acceder a esos mismos contenidos de forma más rápida, algo habitual en un free-to-play con un equipo detrás que tiene que alimentar a sus familias. Sin embargo, con la llegada de ‘Fortnite: Battle Royale’, en vez de mantener ese sistema o adoptar otro similar, se ha optado por un modelo de negocio completamente distinto.

Fortnite

La estrategia elegida se llama Pase de Batalla y, mientras que en un hipotético ‘Dragon Ball FighterZ’ con micropagos podrías acabar accediendo a todos los contenidos sin pasar por caja de forma fácil, aquí el juego en modo gratuito limita tus premios todo lo posible y más. La cantidad de elementos que puedes conseguir jugando de forma gratuita es mínima a no ser que le dediques entre 75 y 150 horas, y todo lo que consigues por subir de nivel se reduce a acciones para el personaje como reír o saludar, sin premios que permitan acceder a skins, potenciadores de experiencia o nuevas (aunque iguales en estadísticas) armas que sí aparecen con el Pase de Batalla.

Lógicamente es una estratagema tan lógica como aceptable para un juego que lo único que te demanda es que lo descargues y te pongas a jugar, pero mientras que las loot boxes tienen ese componente de suerte en el que puedes conseguir lo que buscabas en apenas unas horas, otros sistemas pueden obligar un grindeo mucho más tedioso que, al menos a nivel de experiencia y continuidad a la hora de recibir premios, pueden ser incluso peores.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio