Publicidad

Pagos por kilómetro y descuentos por alquiler: en los Países Bajos se premia aún más ir a trabajar en bicicleta en 2020

Pagos por kilómetro y descuentos por alquiler: en los Países Bajos se premia aún más ir a trabajar en bicicleta en 2020
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

En pro de aliviar las ciudades de "malos humos", no son pocas las urbes que apuestan por promover la circulación en bicicleta, como hemos estado viendo en Valencia de manera destacada entre otras. Pero en los Países Bajos es algo nacional y que va a más, ampliando las ventajas fiscales por ir con bicicleta al trabajo.

El país ya contaba con un pago por kilómetro de 0,19 euros, de modo que la empresa y el empleado establecen un recorrido concreto. Ahora en 2020 además las bicicletas pueden entrar en la categoría de vehículo de empresa también para beneficiarse de la retribución de un porcentaje como ya ocurría con los coches en función de las emisiones.

Dejar de lado el coche (más aún) para llegar al trabajo

Tal y como explica el propio gobierno de los Países Bajos, la idea es que aún se recurra más a la bicicleta como medio de transporte para llegar al trabajo, de modo que tanto empresas como trabajadores se vean beneficiados por ello. A ese pago por kilómetro que comentábamos de 0,19 euros/km, se añade la posibilidad de poder obtener una retribución en los impuestos del 7% del valor de compra de la bicicleta, de igual manera que se benefician quienes adquieren un coche con cero emisiones (pero el porcentaje es distinto).

Así, ir al trabajo en bicicleta en los Países Bajos supone aspirar a las siguientes ventajas:

  • Que las empresas puedan pagar hasta 0,19 euros por kilómetro recorrido en el trayecto desde y hasta el lugar de trabajo.
  • Poder alquilar la bicicleta a la empresa.
  • Optar a un préstamo sin intereses para comprar la bicicleta.

Es interesante además que se incluyan las bicicletas eléctricas, las cuales cada vez existen con mayor variedad y están cada vez más extendidas. Aunque eso sí, el gobierno neerlandés habla de los beneficios a nivel de salud y forma física para los trabajadores ciclistas, y en el caso de las eléctricas esto es algo más relativo.

Amsterdam

No son los primeros, pero son de los pocos

En 2018 más de un cuarto de los desplazamientos realizados por los habitantes de la región se realizó en bicileta, según los datos del gobierno. De esos trayectos, un 25% correspondía a desplazamientos por trabajo, y en ese momento había 23 millones de bicicletas para 17 millones de habitantes.

Grafico Bicis El incremento de uso de bicicletas electrónicas para ir al trabajo en 2016 en los Países Bajos. Imagen: Cycling Facts 2018.

Con estos datos es lógico que se busquen beneficios para el uso de estos vehículos, si bien no ha sido el único país que al menos ha experimentado con medidas similares. En Francia se puso en marcha en 2014 un proyecto de seis meses en el que las empresas podían pagar hasta 0,25 euros/kilómetro a sus empleados, si bien el número de nuevos ciclistas gracias a ello no creció tanto como esperaban.

En Bar (Italia) existen ayudas para comprar una bicicleta nueva (150 euros por una convencional y 250 euros si es eléctrica), y también se anunció el pago de 0,20 euros/kilómetro a quienes la usen para ir al trabajo, aunque el pago total se limitaría a 25 euros al mes. Más tiempo llevan en Bélgica con los incentivos, ya que desde 1999 existe un programa y que desde 2017 se extendió a bicicletas eléctricas, pagando hasta 0,26 céntimos por kilómetro.

Imagen Gobierno de los Países Bajos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios