Compartir
Publicidad
Publicidad

Los "límites operacionales" del Autopilot de Tesla, los culpables del accidente mortal de 2016

Los "límites operacionales" del Autopilot de Tesla, los culpables del accidente mortal de 2016
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Fueron las "limitaciones operacionales" del sistema Autopilot de Tesla las que jugaron "un papel principal" en el accidente mortal de un Model S sucedido en 2016. Por lo menos eso es lo que ha concluido una investigación realizada por la National Transportation Safety Board estadounidense.

A principios de año, la U.S. National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) no había detectado ningún defecto por el que hubiera que iniciar un recall del vehículo. Sin embargo, la NTSB ha concluido ahora que este se produjo debido a las limitaciones del propio sistema de autopilotaje, y al no ser capaz de asegurarse de que el conductor se mantuviese atento a la carretera.

El vehículo fue puesto en control de crucero a 74 millas por hora (119,091 kilómetros por hora) antes del accidente, superando el límite de velocidad de la zona, y el sistema de piloto automático no fue capaz de detectar un pequeño camión que cruzaba una intersección frente a él. Como resultado ambos vehículos chocaron y el conductor del coche murió, convirtiéndose en el primer fallecido con el sistema de conducción automática de Tesla.

Según la NTSB, el Autopilot se ocupó de 37 de los 41 minutos que duró el viaje antes del accidente. Ante estos datos, el presidente del organismo ha recordado que estos sistemas automáticos no deben sustituir a los humanos, y que los conductores deben estar siempre preparados para tomar el control del volante o pisar el freno.

Según las investigaciones, el sistema Autopilot de Tesla operó como está diseñado para operar, pero no hizo lo suficiente para garantizar que el conductor siguiese prestando la atención adecuada. Tesla ya dijo en junio del 2016 que su Autopilot "no es perfecto y el conductor sigue teniendo que mantenerse alerta". Sin embargo, según la investigación, la empresa no habría tomado las medidas suficientes en el diseño del sistema para asegurarse de que así fuera.

El autopilot no sustituye al conductor

Más de una vez hemos podido ver la sorprendente eficacia con la que el sistema de Autopilot de Tesla es capaz de reaccionar a los imprevistos que surgen en carretera. Sin embargo, no deja de ser un sistema que aún está en desarrollo, por lo que no está exento de la posibilidad de que surja algún error o imprevisto para el cual no está diseñado.

Por lo tanto, independientemente de las acciones que sean tomadas a partir de esta investigación, lo que cualquier usuario de uno de estos vehículos tiene que tener en mente es que el Autopilot a día de hoy es un complemento, y no un sistema que sustituya al conductor al 100% para conducir. Sí, puedes estirarte y relajarte un poco cuando lo tengas puesto, pero no te olvides de mantenerte alerta por si surgiera algún error o imprevisto.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos