Publicidad

La carga rápida es el santo grial de los coches eléctricos: el Porsche Taycan muestra el camino con su tecnología de carga a 800V
Vehículos

La carga rápida es el santo grial de los coches eléctricos: el Porsche Taycan muestra el camino con su tecnología de carga a 800V

Publicidad

Publicidad

La carga rápida es una opción llamativa en móviles, pero esta tecnología está demostrando ser absolutamente clave en el segmento de los coches eléctricos, en los que esta opción permite que los viajes de larga distancia no se conviertan en una condena.

Hasta ahora Tesla destacaba en este ámbito, pero el Porsche Taycan ha ido un paso más allá gracias a que funciona bajo 800 V en lugar de los habituales 400 V de los coches más llamativos hasta ahora. Cargarlo al 80% en 22,5 minutos deja clara una realidad palpable: queremos que todos los coches eléctricos sean tan rápidos como el Porsche Taycan a la hora de cargar. O más.

Un cafetito y vuelta a la carretera

Nuestros compañeros de Motorpasión explicaban en profundidad de ese particular "milagro" que plantea el Porsche Taycan, un coche eléctrico revolucionario precisamente por contar con una tecnología que permite recargarlo a 800 V. El resto de coches eléctricos del mercado hacen uso de tecnología de 400 V, pero en Porsche han ido un paso más allá precisamente para lograr velocidades de carga espectaculares.

Tesla1

De hecho esta tecnología permite a los Porsche Taycan cargar en puntos de carga de 350 kW, y aunque no aprovecha toda esa potencia, sí es capaz de lograr cargar a picos de 270 kW gracias al soporte del voltaje de 800 V.

Con esa carga rápida el Porsche Taycan permite recargar la autonomía de forma extraordinariamente rápida: en 4 minutos tendremos carga para 60 millas usando un cargador de 350 kW, pero sigue siendo compatible con puntos de carga inferiores de por ejemplo 50 o 150 kW a 400 V.

Esa proeza técnica ha hecho que como indican en Motorpasión todo el interior del Porsche Taycan haya tenido que adaptarse al voltaje de 800 V. Cada elemento del sistema de propulsión necesita ser preparado para soportar ese voltaje, pero la ventaja es evidente: es posible cargar del 5 al 80% en tan solo 22,5 minutos.

Tesla queda (algo) atrás

Hasta ahora Tesla había dominado este tipo de tecnología gracias a su infraestructura de supercargadores, que en su última versión (la 3.0) consigue ofrecer una potencia de carga de 250 kW.

Conector

Corriente nominal

Velocidad de carga

Nº de bornes

Conexión

Tensión

SAE J1772

20 A, 32 A

Lenta/Rápida

5

Monofásica

Alterna

MENNEKES

20 A, 32 A

Lenta/Rápida

7

Monofásica/Trifásica

Alterna

CHAdeMO

125 Acc

Rápida

4

Monofásica

Continua

CSS-Combo 1

125 Acc

Rápida

7

Monofásica

Continua

CSS-Combo 2

32 A, 200 Acc

Rápida

9

Monofásica/Trifásica

Continua/Alterna

GB/T AC

20 A, 32 A

Rápida

7

Monofásica/Trifásica

Alterna

GB/T DC

250 Acc

Rápida

7

Monofásica

Continua

No todos los Tesla pueden beneficiarse de esa potencia, pero la magia de las actualizaciones software ha obrado también un singular milagro para los diversos modelos de este fabricante, que han ido aumentando su capacidad de carga rápida con esas actualizaciones.

Así, el Tesla Model 3 Standard Range ya soporta picos de carga de 170 kW en la última actualización, lo que supone hasta un 75% de mejora respecto a las tasas anteriores que rondaban los 100-120 kW. Los modelos Long Range sí permitían acceder a esos picos de 250 kW con las últimas actualizaciones también, lo que desde luego garantiza tiempos de carga mucho mejores si tenemos acceso a esos supercargadores de última generación.

Los Tesla Model S y Model X también soportan carga rápida, pero curiosamente están por detrás de los Tesla Model 3 en este ámbito: con las últimas mejoras software son capaces de cargar a 140 kW con el adaptador CCS, una cifra realmente notable pero que queda lejos de esos 250 kW de sus hermanos pequeños.

EL futuro de la carga rápida en coches eléctricos: 800 V y cargadores de hasta 900 kW a la vista

Los avances que Tesla ha realizado con sus distintos modelos y su tecnología de supercargadores son muy relevantes, pero otros fabricantes y tendencias parecen estar cobrando cada vez mayor importancia.

De hecho la tecnología integrada por los Porsche Taycan para poder funcionar a 800 V también es la base del llamativo Aston Martin RapidE, que como explicaba su CEO, el Dr. Andy Palmer, es una forma obvia de mejorar los tiempos de carga aunque como ocurre en los Taycan haya que adaptar muchos componentes para que no haya problemas con ese voltaje en el resto de funciones del vehículo.

El grupo Hyundai también está preparando su salto a este tipo de tecnología, y en la presentación del Hyundai 45 EV Concept ya se confirmó que este coche eléctrico también soportará esa carga rápida que sin duda lo convertirá en otro modelo especialmente atractivo para quienes busquen esos tiempos de carga reducidos.

La otra pata de la mesa: la infraestructura de cargadores

Evidentemente esa capacidad de carga rápida no solo depende del coche, sino de la infraestructura de cargadores, que va creciendo pero sigue siendo uno de los claros problemas de la popularización de los coches eléctricos.

Los supercargadores de Tesla han mostrado el camino que ahora otros fabricantes y empresas que ponen en marcha redes de cargadores están implantando, pero la puesta en marcha de cargadores de alta potencia es lenta y costosa. Aún así hay noticias prometedoras como las del desarrollo en China de una tecnología derivada del estándar GB/T de carga rápida que permitiría recargar a 900 kW, una cifra absolutamente asombrosa que aún así parece aún quedar lejos de su implantación masiva.

Las principales empresas del sector avanzan en este caso, y de hecho dan datos interesantes sobre cómo estas tecnologías de carga rápida impactarán en nuestra concepción y uso del coche eléctrico.

Fastned, que ofrece puntos de carga en Países Bajos, tiene ya cargadores de 175 kW, y hace unos meses mostraba cómo distintos modelos de coche aprovechaban esta tecnología de carga rápida. En la gráfica de ese tuit que incluimos el Tesla Model 3 Long Range aún no había recibido la actualización para aprovechar esa capacidad de carga, lo que probablemente haría ahora que en esa gráfica superase a un Audi e-Tron que se comporta de forma estupenda en este ámbito.

Cargas

Lo cierto es que estas tecnologías de carga marcan la diferencia entre distintas generaciones de vehículos eléctricos. Una rápida comparativa de Pod Point -no del todo actualizada- deja claro cómo las recargas a distinta potencia impactan en los tiempos de carga.

Eso puede no ser tan relevante si nuestro uso del coche eléctrico es más urbano y lo recargamos cada noche en casa como hacemos con el móvil, pero como mencionábamos al principio es crucial para trayectos largos en los que los tiempos de espera para las recargas pueden prolongarse de forma excesiva.

Así pues, esa tecnología de 800 V y esos cargadores de alta potencia plantean una singular revolución en un segmento en el que a menudo hablamos de esa autonomía de los coches eléctricos cuando quizás la carga rápida sea tan importante (o más) como esa autonomía en ciertos escenarios.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir