Publicidad

Megabots, quien inició las batallas entre robots gigantes, se declara en bancarrota y subasta a su robot en eBay

Megabots, quien inició las batallas entre robots gigantes, se declara en bancarrota y subasta a su robot en eBay
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Lo que apuntaba a convertirse en uno de los nuevos deportes más espectaculares del siglo XXI está llegando a su fin. Matt Oehrlein, cofundador de Megabots, está confirmando que las deudas están afectando el estado de la compañía, esto mientras el interés por las batallas de robots gigantes cae drásticamente, por lo que ha decidido abandonar el negocio y subastar su robot en eBay.

Para quienes no lo recuerden, Megabots es una startup que nació en 2014 con el objetivo de organizar batallas de mechas, o robots gigantes reales, como entretenimiento y buscando crear un torneo internacional. Tras la primera, y anticipada, batalla entre Estados Unidos y Japón en 2017, el interés se diluyó rápidamente ya que al final no resultó ser lo que todos esperábamos.

"Nos hemos quedado sin dinero. Ya no hay interés del público"

A través de un vídeo en YouTube, Oehrlein explica las razones para abandonar el proyecto, donde menciona que no ha conseguido que este negocio sea rentable, mientras que los intereses del préstamo que pidió hace un años se lo están comiendo al no poder pagar. Por esta razón, han decidido vender los activos de la compañía, como el robot 'Eagle Prime', previo a declararse en bancarrota en los próximos días.

Oehrlein también comenta que ahora mismo no tienen dinero para cubrir los pagos de intereses del préstamo, el alquiler del almacén, el seguro médico de sus empleados, las reparaciones y el mantenimiento de los robots, y su propio salario.

Y es que Megabots apostó todo por este proyecto, en 2017, antes de la primera batalla, Brinkley Warren, el otro cofundador de la compañía, mencionaba que estas batallas tenían todo para convertirse en "uno de los tres deportes más importantes del mundo dentro de 10 años en términos de audiencia global, ingresos y ruido mediático".

Oehrlein afirma que a día de hoy no hay interés para mantener a flote este deporte/espectáculo. Apunta que la primera batalla, Estados Unidos vs. Japón, tuvo cerca de 5 millones de visitas en YouTube durante las primeras dos semanas, mientras que el vídeo de la segunda batalla, Estados Unidos vs. Canadá de abril de este año, sólo ha tenido 25.000 visitas durante el mismo período de tiempo.

"Creo que es una señal bastante clara de que ya no hay interés, o un interés para un mercado masivo, por las peleas de robots gigantes a nivel internacional. Pero esto no significa que no se pueda hacer, sólo significa que yo no fui capaz de hacerlo. Y ahora estoy totalmente feliz de pasar la antorcha."

Y es que sólo basta recordar que la primera batalla terminó siendo un encuentro grabado, editado y totalmente descafeinado que terminó en empate. Después de eso, Megabots inició una campaña en Kickstarter con el objetivo de conseguir dinero para hacer algo más grande, un torneo mundial que ahora sí sería centrado en el espectáculo. Al final no consiguieron la meta y terminó en la batalla entre Estados Unidos y Canadá, la cual no tuvo todo el ruido que consiguió la primera.

El robot ya supera los 62.000 dólares en eBay

Para tratar de solventar todo esto, Megabots arrancó una subasta de un dólar en eBay para su robot 'Eagle Prime', y que al momento de escribir esto ya supera las 81 ofertas y los 62.000 dólares.

De acuerdo a la descripción, 'Eagle Prime' es un robot de 15 toneladas impulsado por un motor LS3 V8 de 430 CV, el mismo del Chevrolet Corvette. Mide aproximadamente 4,8 metros de alto, fue fabricado en 2017, está usado y tiene unas cuantas abolladuras.

Eagle Prime

El robot está actualmente en un almacén de Oakland, California, por lo que el ganador de la subasta deberá tener en cuenta los gastos de traslado que correrán por cuenta propia del comprador. Oehrlein estima unos costes adicionales entre 4.000 y 17.000 dólares dentro de los Estados Unidos, y de unos 50.000 dólares para enviarlo a otro país.

Según Oehrlein, quedarse con 'Eagle Prime' podría ser un gran negocio, ya que se puede usar para espectáculos privados o alquilarlo para eventos, con lo que cree que se podrá recuperar la inversión en poco tiempo.

En los próximos días publicará un vídeo con el resultado de la subasta y los detalles de lo que hará la compañía tras la venta del robot.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir