Compartir
Publicidad
Profesores innovadores: Miren Pardo y el uso de ClassDojo para las normas de conducta de sus alumnos
Otros

Profesores innovadores: Miren Pardo y el uso de ClassDojo para las normas de conducta de sus alumnos

Publicidad
Publicidad

Tener al menos un ordenador en cada aula, utilizar pizarras interactivas, optar por alguna de las miles de aplicaciones móviles y de tablets orientadas a la educación... Hoy más que nunca parece que educación y tecnología van de la mano, pero ¿qué se utiliza realmente en los colegios? Hoy comenzamos una nueva sección con la idea de aterrizar y poner ejemplos de casos de uso concretos que se pueden ver en las aulas españolas y también internacionales.

En esta primera entrega vamos a hablaros de Miren Pardo, profesora de infantil que imparte clase a alumnos de 4 años, ha introducido las nuevas tecnologías en el día a día con sus niños y veremos un ejemplo con Class Dojo. ¿Qué hace exactamente esta aplicación, cómo la han recibido los alumnos y cómo ha sido la evolución en su uso?

¿Quién es Miren Pardo?

Miren es profesora de infantil y tiene más de 19 años de experiencia. Los 10 últimos los ha pasado impartiendo clases en un colegio público de Castellón. Hace aproximadamente 8 cursos, Miren comenzó a introducir las nuevas tecnologías en su clase. "Comencé con un pc portátil mío y poco a poco fueron dotando las aulas de infantil de mi colegio", nos explica.

Miren comenzó a aplicar las nuevas tecnologías en la clase utilizando su propio portátil

Además, Miren no es una extraña en el mundo de los blogs. El suyo propio, La clase de Miren, lo comenzó hace ya cuatro años y en el camino se ha llevado varios reconocimientos, entre ellos el premio Buena Práctica 2.0 del INTEF en 2012 y la Manzana de ORO del premio EDUTECA 2013. En él cuenta el día a día de su clase, relatando sus experiencias y proponiendo ideas para otros educadores.

En Internet ha llevado a cabo también otras iniciativas relacionadas con la educación. Es cofundadora de Un Proyecto entre todos, un proyecto colaborativo en el que varias maestras blogueras comparten material e impresiones. Además, Miren ha sido galardonada, junto a otros 171 docentes, con el Premio Nacional de Educación por su participación en el Proyecto Colaborativo Libro Virtual de Gloria Fuertes.

Class Dojo, haciendo divertido el cumplir las normas

Action

Class Dojo es una aplicación gratuita que, según sus cifras, ya utilizan más de 35 millones de usuarios entre docentes, padres y estudiantes. Es multiplataforma, por lo que puede utilizarse tanto online como en Android e iOS. ¿Su objetivo? Hacer que los alumnos asimilen, de forma divertida, las normas de conducta y los aspectos a mejorar en el día a día en su clase.

¿Por qué Class Dojo? Después de investigar apps interesantes para utilizar este año docente, Miren nos explica que se decantó por ésta "por su colorido, por lo simpáticos que me parecieron los dibujos y principalmente porque me pareció una buena idea probarla para trabajar las normas de conducta con mis alumnos". La experiencia positiva de otros compañeros le ayudó a terminar de decidirse.

Pero ¿cómo funciona Class Dojo? Sencillo: después de abrir un aula nueva, llega el momento de escoger los avatares de "monstruo" que tendrá cada alumno. Miren nos dice que este proceso fue especialmente divertido y bien recibido por sus alumnos, que se lo pasaron en grande eligiendo su monstruito. Después toca fijar los premios en positivo y en negativo y asignarles una imagen. ¿La idea? Si un niño cumple un objetivo, recibirá un premio en forma de sello.

"De esta manera cada uno de ellos recibirá sellos positivos en caso de cumplir con sus propias normas o que necesitan seguir trabajando para mejorar ese comportamiento", nos explica Miren, que además añade que les sirvió "para poder empezar a consensuar nuestras normas de convivencia y comportamiento de clase". Además, nos dice que según han ido utilizándola "han aparecido nuevas normas en positivo y en negativo que hemos ido necesitando para solucionar conflictos".

Premios Miren Comportamientos en positivo (izquierda) y en negativo (derecha) que utiliza Miren en Class Dojo

La clase de Miren comenzó con pocos objetivos prefijados en septiembre mientras presentaba la herramienta a sus alumnos, pero progresivamente ha ido añadiendo más. Por ejemplo, si alguien recoge los juguetes con los que juega o ayuda a un amigo en clase, el niño recibirá una distinción que acredita que lo ha hecho. Pero también recibe distinciones negativas: si grita demasiado, un altavoz rojo aparecerá en el apartado de aspectos que necesita mejorar.

Cass Dojo está puesto como pantalla de inicio en el Symbaloo de su ordenador de escritorio, que es una especie de escritorio virtual que permite a los niños tener ciertos contenidos en acceso rápido. Cualquier alumno puede acceder a la herramienta de forma libre, pero siempre bajo supervisión. Según nos explica Miren, recurren a él de forma colectiva cuando surge algún conflicto o al terminar la jornada en la asamblea en la que repasan cómo ha ido el día.

Alumno Miren

¿Cómo reciben los alumnos los premios? "Durante los primeros meses de uso al acabar cada quincena les entregaba a aquellos que más premios habían conseguido un detalle. Un monstruo de Class Dojo para pintar etc. Ahora desde hace un mes, acumulamos premios y cada vez que llegan a una nueva decena se llevan un gomet o pegatina especial. Están deseando pasar de decena".

¿Qué otras tecnologías utiliza la clase de Miren?

Class Dojo es tan sólo un ejemplo de nuevas tecnologías que utiliza Miren en su clase de educación infantil, y es que, tal cual ella nos comenta, "las nuevas tecnologías forman parte de nuestro día a día". Además de apps educativas para el iPad con las que trabajan los números, las letras y otros juegos (en algunos casos recurriendo incluso a los códigos QR o realidad aumentada), usan Symbaloo como escritorio virtual en el ordenador del aula, preparan presentaciones, recurren a Google Maps y un largo etcétera.

Miren participa en varios proyectos colaborativos por Internet junto a profesores de otros centros

Adicionalmente, utilizan contenidos de elaboración propia recurriendo a libros interactivos multimedia o a servicios como Glogster. Y no sólo eso, sino que participan en tres proyectos colaborativos junto a otras clases de otros centros educativos: Palabras Azules, El Gran Libro Viajero y Van Gogh 2015. En este tipo de iniciativas, varios profesores de distintos centros se ponen de acuerdo para ir desarrollando y trabajando sobre un mismo contenido.

Las dificultades y las ventajas de las nuevas tecnologías en clase

Si concretamos sobre Class Dojo, la gamificación que propone tiene sus ventajas, pero Miren nos explica varias dificultades que encontró a la hora de utilizarla en su día a día. Por ejemplo, nos comenta que a los niños en ciertas circunstancias les costaba mucho aceptar que por un determinado comportamiento no recibieran un premio: "La autocrítica es difícil con cuatro años pero con el paso de las semanas lo han ido aceptando sin problema y ahora son ellos mismo los que valoran que no han de recibir el premio. Por ejemplo al volver del patio si ha habido algún conflicto y preguntamos quién ha pegado en el patio, ellos mismos levantan el brazo".

El concepto de gamificación aplicado a la educación tiene sus ventajas, pero también presenta problemas

Otro de los problemas que Miren detectó fue que dio lugar a muchas acusaciones entre alumnos: "todos se chivaban de todo para que se les quitaran premios". Sin embargo, este problema quedó pronto superado y ahora ya se han acostumbrado al uso de Cass Dojo. Miren lleva utilizando esta app desde el pasado mes de septiembre y lo cierto es que, a pesar de las dificultades que comentábamos, está más que satisfecha con el resultado: "Class Dojo forma parte de nuestra clase y desde entonces. No lo abrimos todos los días, pero sabemos que está ahí cada vez que lo necesitamos, y la experiencia es absolutamente positiva.

Miren Classdojo 2

Ya generalizando más, para Miren las nuevas tecnologías en la educación tienen "todas las ventajas del mundo". Entre ellas, menciona "máxima motivación de los alumnos, amplio abanico de posibilidades al utilizar internet, mejor comunicación con las familias, la posibilidad de compartir con otros centros las propias experiencias, la posibilidad de participar en proyectos colaborativos con mi alumnado, etc....".

En cuanto a dificultades, Miren destaca dos: la conectividad (o falta de) y el elevado número de alumnos por clase

¿Y dificultades? Por desgracia, también las hay. En su caso, nos explica que los principales problemas que se ha encontrado han sido relacionados con la conexión a Internet del centro y el elevado número de alumnos por clase. Respecto a esto último, nos explica que "muchas de estas actividades hay que realizarlas con pequeño grupo o incluso individualmente".

En Xataka | Todo lo que sabemos que no sabemos sobre el futuro de la tecnología en la educación

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos