Compartir
Publicidad

La compra de Nokia pudo desencadenar la marcha de Ballmer

La compra de Nokia pudo desencadenar la marcha de Ballmer
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace un mes que supimos quién sería el nuevo CEO de Microsoft. Satya Nadella recoge el testigo de Steve Ballmer, y aunque aparentemente todo eran buenos deseos y sonrisas durante aquel anuncio, algunos medios apuntan a un trasfondo mucho más oscuro para todo ese proceso de cambio en la dirección de la empresa de Redmond.

La narración de ese singular drama nos llega de Bloomberg, donde revelan que fuentes cercanas a Microsoft han indicado cómo Ballmer fue el único defensor inicial firme de la compra de Nokia. Aquella defensa fue, según cuentan, exagerada, y Ballmer acabó gritando a todos los miembros del equipo ejecutivo --entre ellos, Nadella-- que formaban parte de la toma definitiva de esa decisión.

Una reunión acalorada

Según cuentan, varios directivos, incluidos Nadella y el mismísimo Bill Gates, no veían claro ese movimiento: ¿Debía convertirse Microsoft en una empresa de hardware, siendo ya una empresa de software? Ballmer gritaba --y por lo visto se le oía fuera de la sala de conferencias-- que sí, y amenazaba con abandonar su puesto de CEO si no se hacían las cosas a su manera.

Nadella, Gates y Ballmer

Aquella reunión pareció marcar el futuro de Ballmer: aunque Nadella acabó apoyando la compra de Nokia, otros siguieron posicionándose en contra. Entre los directivos que no lo vieron claro en ningún momento estaba según Bloomberg Tony Bates, que hace poco se anunció que dejaría Microsoft, en una de las primeras grandes decisiones ejecutivas del nuevo CEO.

De hecho, Ballmer quiso comprar no solo la división móvil, sino también la división de mapas de Nokia, que Microsoft no necesitaba en realidad. Logró que aceptaran la compra de la división móvil --lo que realmente importaba-- pero aquella reunión fue clave para todo lo que pasaría en los meses siguientes.

Ballmer no se sintió apoyado por Gates, y puede que eso también pesara en su decisión aparentemente anticipada de abandonar su puesto de CEO justo después de anunciar una gran reestructuración de la compañía.

Un proceso de selección con muchos altibajos

La búsqueda de CEO fue realmente compleja, y Alan Mulally, CEO de Ford, que era un candidato recomendado incluso por Ballmer, pareció no querer mantener una entrevista de trabajo formal, aunque también se indica que estaba preocupado sobre si tendría verdadero poder de decisión o no, algo que hizo que se retirara de ese particular proceso de selección.

Nadella

Los miembros del consejo encargado de buscar sustituto a Ballmer parecían tener más interés en alguien con capacidad de gestión que a alguien con "pedigree tecnológico", y eso hacía de Mulally un candidato ideal --logró darle la vuelta a la comprometida situación de Ford en el pasado--.

Steve Mollenkopf, COO de Qualcomm en aquel momento, era otro de los candidatos, pero 24 horas después de que se revelara que estaba en esa prestigiosa lista de candidatos Qualcomm anunciaría que este ejecutivo sería el próximo CEO de la empresa, nombramiento que se hizo efectivo ayer mismo.

Nadella, que hasta entonces probablemente no había estado encabezando esa carrera, tenía vía libre. Y el resto, como suele decirse, es historia.

Vía | Bloomberg En Xataka | Nadella, un consigliere para la guerra en Microsoft En Xataka Windows | ¿Quién es Satya Nadella? | Satya Nadella es el CEO que Microsoft necesita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos