Compartir
Publicidad
Publicidad

Asus R300, análisis

Asus R300, análisis
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos tenido la oportunidad de probar durante un par de semanas el último GPS de Asus, el Asus R300, con resultados entre normal y bueno. Lógicamente procedemos a explicarlo en este análisis.

Sobre este Asus R300 ya nos hicimos eco tanto de su lanzamiento como de su llegada a España por un precio oficial de 179 euros, algo por debajo de productos de la competencia como los conocidos TomTom, los cuales están a partir de los 230 euros en su versión más reducida.

La principal característica del Asus R300 es su pantalla táctil, realmente cómoda de usar. Su interfaz es bastante sencilla, con menús claros e iconos amplios. Es bastante sencillo de utilizar, al menos las opciones básicas.

Instalación

Asus R300

Realmente sencilla. El Asus R300 viene basa su funcionamiento en una tarjeta MicroSD incluida, de 2 GB de capacidad. Al menos la versión de prueba que teníamos nosotros ya lo traía todo instalado y preparado, aunque es posible que en la versión comercial ésto no sea así. De todas formas, la tarjeta puede formatearse y para restaurarla es tan sencillo como copiar una carpeta del CD incluido a la propia tarjeta. Nada dificil.

Es en la propia tarjeta donde podemos incluir los archivos de vídeo y audio que queramos para reproducirlos posteriormente desde el dispositivo. El firmware incluye ya los mapas de Europa y está preparado para funcionar sin problemas.

Funcionamiento

Asus R300

El dispositivo tiene dos botones de activado. En la parte inferior existe un interruptor para encender o apagar totalmente el dispositivo. Por el otro lado, en la parte superior existe el botón de stand-by, muy útil cuando por ejemplo hacemos una parada de unos pocos minutos. Para los momentos en los que necesitemos tener apagado el Asus R300, es necesario desconectarlo completamente a través del interruptor, dado que de otra forma la batería se resiente y en un par de días en stand-by la tendremos totalmente vacía.

Funciona mediante batería, la cual se carga a través de un cable MiniUSB-USB con el ordenador. De igual forma, en el paquete Asus incluye un cargador para el coche, que se conecta mediante el puerto MiniUSB del R300 con la toma de 12 voltios del vehículo. La carga tiene una autonomía de unos tres días usándolo aproximadamente dos horas diarias con el uso básico (rutas y mapas).

Como opciones interesantes se puede encontrar el bluetooth, para sincronizarlo con un móvil y utilizar el Asus R300 como manos libres: la pantalla del R300 pasa a tener el control total del móvil, permitiendo por ejemplo marcar números de teléfono o enviar mensajes. Todos los datos, como los mensajes o las llamadas perdidas, se reciben también en la propia pantalla del GPS.

También existe la posibilidad de reproducir ficheros de audio/vídeo en las 3.5 pulgadas de pantalla. Los ficheros deben estar en la MicroSD y la reproducción es bastante sencilla, a través de una interfaz donde se muestran las carpetas contenidas en la memoria. Utiliza el sonido del dispositivo (un altavoz situado en la parte trasera) y la resolución, pues regular. De todas formas lo veo poco útil para el coche: ¿quien ve vídeos o escucha música en el GPS del coche teniendo el reproductor del propio vehículo?. Podría ser útil por ejemplo si utilizamos el R300 andando por la calle, pero el dispositivo no tiene salida para auriculares.

Asus R300

Los menús son muy claros. En la gran mayoría de ocasiones no nos encontramos con más de 5-6 opciones posibles, todas representadas en grandes iconos que son fáciles de seleccionar. Los cambios entre menús son totalmente dinámicos, algo que puede desactivarse pero que no ralentiza el funcionamiento general del aparato en ninguna ocasión.

Si queremos dar un paso más allá de que el Asus R300 nos muestre la posición y la ruta deseada, existen multitud de posibles opciones: rutas favoritas, localizaciones favoritas, puntos de interés...

Hablando del mapa, tiene un montón de información en él, desde la velocidad que llevamos, altitud, hora, tiempo restante para la llegada al punto de destino, máximo de velocidad en la vía, batería restante, satélites encontrados... la visión puede cambiarse también según tres tipos de zooms, además de en dos o tres dimensiones (donde parece que se muestran incluso edificios en 3D, que no he podido probar porque en Valladolid no debía haber ninguno cargado).

La configuración de la pantalla es bastante amplia, pero muy sencilla. Lo que a mi me pareció más complejo es el tema de las búsquedas y rutas guardadas, para lo que ya se necesita algo más de práctica. Para estas opciones, los menús resultan algo más complejos debido a que las opciones a elegir son muy variadas, aunque da la sensación de que es simplemente cuestión de algo más de tiempo en el uso del aparato.

Conclusiones

El Asus R300 es un GPS sencillo pero completo. La interfaz táctil está bien lograda y no es para nada complicada. En el mismo aparato tendremos los mapas, rutas con un sistema de localizaciones favoritas para el usuario, y además un manos libres Bluetooth. El precio, 179 euros, no está nada mal comparándolo con otros dispositivos del estilo que suelen tener un precio más alto, como por ejemplo los TomTom.

En Xataka | Asus.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos