Compartir
Publicidad
El primer smartphone 5G con Snapdragon 835 lo tiene ZTE, pero todavía no es real
Móviles

El primer smartphone 5G con Snapdragon 835 lo tiene ZTE, pero todavía no es real

Publicidad
Publicidad

Con el 4G más que digerido y varios años ya con el 5G sobrevolando sucesivos Mobile World Congress, este año por fin llega a un producto final. Lo hará de la mano de ZTE y su Gigabit Phone, anunciado en Barcelona como el primer teléfono capaz de alcanzar el giga de velocidad de descarga... eso sí, sin enseñarnos una sola imagen del mismo.

Lo hará gracias al Snapdragon 835 y su completo apartado de conectividad. Es finalmente el primero en anunciarse oficialmente con este chipset, a falta de ver quién lo pone primero en las estanterías. Lo cual, dicho sea, no está nada claro todavía.

5G como argumento

ZTE ha querido ser la primera en llegar al 5G, al menos en lo que a su anuncio se refiere. Por supuesto que esta decisión no llegará sola, sino que lo hará de la mano de la tecnología de Qualcomm y su Snapdragon 835.

Finalmente vemos como este chip no será exclusivo para el buque de Samsung, sino que llegará a más terminales con toda la tecnología propia embebida en él. De momento y aunque falta por ver el cuándo, a éste de ZTE. El ‘responsable’ del 5G es la rotura de la barrera psicológica de los 1000 Mbps como máximo —arriba de los 600 Mbps del anterior— en descarga de datos, que viene acompañada de 150 Mbps en subida.

De momento, el Gigabit Phone es solo un nombre que llegará este año con un Snapdragon 835 en su interior.

De esto se encargará su módem LTE X16 con carrier aggregation de cuatro bandas de 20 MHz en descarga —antes eran tres—, lo que sin duda sienta a este Gigabit Phone como el más afortunado y futureproof en lo que a materia de redes respecta. Por supuesto, siempre con retrocompatibilidad a las redes actuales.

¿Para qué tanto? ZTE promete que este Gigabit Phone “desafiará los límites del mundo y transformará los sentidos del ser humano”. No tengo nada claro si llegará a tanto, pero apuntan a estas capacidades directamente al consumo de nuestras escuálidas tarifas de datos con más vídeo (también en 360 y VR), música o descarga cuasi-instantánea de aplicaciones y documentos en la nube.

Desafortunadamente y como es de esperar, no parece que sean velocidades vayan a llegar pronto a ser realidad —al menos en España—, con el máximo actual rondando los 300 Mbps. Lo cual tampoco quiere decir que estas nuevas antenas vayan a ser ‘inútiles’ hasta entonces. Se trata de más enlaces simultáneos entre el teléfono y la antena que ayudarán a tu conexión a ser más estable y conseguir velocidades mayores.

¿Estrenando? lo mejor de Qualcomm

El Snapdragon 835 es el llamado a ser referencia en la gama alta este 2017. Mientras Intel sigue atascada en los 14 nanómetros, Qualcomm han pasado de los 28 a los 10 nm en tres saltos de tres generaciones consecutivas. Esto se traduce en mejoras de dos cifras en rendimiento y consumos cada vez más reducidos.

Concretamente en el 835 tenemos 8 núcleos Kryo 280 (cuatro hasta 2.45 GHz, cuatro hasta 1.9 GHz), con diseño de Qualcomm y fabricación de la mano de Samsung, aunque el procesador es casi lo de menos en este completísimo todo en uno. Lo más relevante: ahora es más pequeño, necesita menos componentes externos y consume menos energía.

Hay varias cifras respecto al Snapdragon 820: ocupa la mitad de espacio, tiene un 20% más de capacidad de procesamiento, 25% más de rendimiento gráfico, consume un 25% menos de energía al procesar, hasta el 60% usando WiFi y carga un 20% más rápido con Quick Charge 4.

Vale pero, ¿dónde está el Gigabit Phone?

De momento esto es todo lo que se conoce del 'primer' teléfono 5G del mercado. Esperamos que mañana se descubra por completo y podamos echarle el guante al primer teléfono con el Snapdragon 835.

Parece que ZTE desvelará mañana completamente el teléfono, tanto en el resto de características como enseñándolo físicamente. Todo apunta a que se trata de un prototipo y que, como tal, todavía tardaremos un tiempo en verlo en el mercado. Por tanto, es fácil que cualquier otro fabricante se adelante con otro Gigabit phone.

Recordemos que Samsung planea lanzar su Galaxy S8 y cuenta con un acuerdo de fabricación con Qualcomm para el Snapdragon 835. Lo más lógico sería que fueran ellos quienes se lleven las primeras unidades, y en grandes volúmenes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos