Compartir
Publicidad
Apple, estos son tus deberes para la cámara del iPhone 6s
Móviles

Apple, estos son tus deberes para la cámara del iPhone 6s

Publicidad
Publicidad

Durante años la cámara del iPhone, y prácticamente daba igual de qué modelo estuviéramos hablando si partimos del iPhone 4, ha sido para muchos la referencia en el mundo de la fotografía móvil. En los años que nos han llevado hasta 2015 hemos visto mejorar a los rivales en resolución, luminosidad, grabación de vídeo o la presencia de terminales imponentes en calidad como el Lumia 1020. Pero al final, para un uso general y de apuntar y disparar, el iPhone acababa por imponerse por un rendimiento muy bueno en la inmensa mayoría de las situaciones. A veces, no cometer errores es preferible a brillar en momentos puntuales.

Pero esa situación ya no ocurre en este 2015. Si ya el año pasado algunos terminales como el Galaxy S5 se le puso a la par en resultados globales incluso donde el iPhone era imbatible (procesamiento de imagen y resultados en el apunta y dispara), ahora mismo incluso el iPhone 6 Plus se ve superado a nivel fotográfico por cámaras como las del LG G4 en bastantes puntos, o por el Galaxy S6 de forma absoluta. A un día de que llegue el iPhone 6s y la correspondiente mejora de la cámara que suele venir en el año impar de renovación de smartphone de Apple, esto es lo que esperamos que mejore la cámara del iPhone porque lo necesita.

La resolución no lo es todo si solo te centras en ella

En las pruebas fotográficas que hemos realizado en lo que llevamos de año, el iPhone 6 (o Plus, pues menos por el establizador prácticamente son iguales) ha sufrido frente a sus rivales un mal que ya se veía venir: la resolución de su sensor.

En el iPhone 6 ya os contamos que el elegido por Apple era un modelo de 8 megapíxeles para la cámara principal y con un tamaño de 1/3 pulgadas. Aunque la calidad de una imagen no debemos centrarla en la resolución del sensor, sus rivales no se han limitado a aumentar esa cifra con cada generación sino que han ido metiendo sensores de mayor tamaño (1/2,6 pulgadas de media) y han acompañado el avance con un procesado de la imagen que ya compite de verdad con el que ha mantenido a Apple a la cabeza de la fotografía móvil de gran consumo en todos estos años.

650 1200 23

La situación actual nos deja un enfrentamiento desigual a nivel de cantidad de píxeles de una imagen tomada con los principales gama alta del mercado. La diferencia ya es significativa en tanto que en otros apartados clave como velocidad de funcionamiento o enfoque, las ternas se han igualado. Si nos fiamos de las promesas de Sony con la resolución del problema del procesado en su nuevo Xperia Z5, estamos hablando del triple de resolución que en el iPhone 6.

Lumia 930 iPhone 6 Plus Galaxy S6 Edge HTC One M9 Huawei P8 Sony Xperia Z5 LG G4
Resolución sensor 20 MP 8 MP 16 MP 20 MP 13 MP 23 MP 16 MP
Tamaño sensor 1/2,5” 1/3" 1/2.6" 1/2,3” -- 1/2,3” 1/2,6”

Si la diferencia vemos que es sustancial en la cámara principal, en la secundaria es abismal. Aquí Apple se ha quedado estancada en 1,2 megapixeles, siendo superada de forma contundente por toda la competencia. Veremos si son capaces de resistir un año más a la fiebre selfie.

En cuanto al modo vídeo, la calidad de su grabación a 1080p y el modo de cámara lenta le valen para sostenerse bien posicionada en este campo. Pero es de suponer que ya con este iPhone 6s de el salto a la grabación 4K.

Ya no eres la reina del procesamiento de imagen

A la hora de analizar el rendimiento de los iPhone de Apple a lo largo de su historia, la máxima que hemos repetido es la de que su tratamiento de la imagen conseguía grandes resultados en la mayoría de las situaciones. Ha sido el rey del apuntar y disparar que domina el mercado de consumo.

Cuando ya no se puede contar con la ventaja del procesamiento de imagen, la resolución del sensor entra en escena de forma abrumadora para conseguir más detalle en las imágenes

Hasta el año pasado, ser el que menos errores cometía era más fructífero a nivel global que destacar en resolución, grabación de vídeo o tamaño del sensor. De poco valía tener 20 megapíxeles de sensor cuando ese detalle extra se destruía tras tomar la imagen con el smartphone. Pero esa época ha pasado a la historia y ya hay rivales que pueden competir de tú a tú e incluso superar al acierto global de Apple en la toma de fotos.

20150906 122830
Imagen sin retoque tomada con un Samsung Galaxy S6 Edge Plus

En los rivales, ese mejor procesamiento de las imágenes para conseguir tomas con menos ruido, mejor reproducción de color o rango dinámico sin pérdida de detalle se ha acompañado de mejores lentes, componentes y sistema de enfoque.

Hablando de enfoque, Apple introdujo el de detección de fase en su iPhone 6 el año pasado pero en los modelos de Samsung, LG o recientemente Sony con sus Xperia Z5, la combinación ganadora y con excelentes resultados es la híbrida que une detección de fase con la de contraste. Es de esperar que para el iPhone 6s sea la opción escogida por Apple.

¿Qué hay de malo en dejar control al usuario?

Además de no entrar en la carrera de los megapixeles, el otro aspecto característico de la cámara del iPhone ha sido la interfaz sencilla y con apenas opciones para el usuario. Experiencia de usuario lo llama Apple.

650 1200 24

Ha sido prácticamente así desde sus inicios y a día de hoy pocos fabricantes dejan tan pocas opciones en manos de los usuarios de su smartphone. Hablamos claro de la interfaz por defecto de la cámara, no de aplicaciones de terceros. Actualmente en la cámara del iPhone no podemos seleccionar controles manuales de ningún tipo (más allá del control de la exposición, que no el modo), ni resolución de las fotos y apenas nos encontramos con 7 modos para darle un aspecto diferente a las fotografías, activar el HDR, flash o temporizador. El resto de parámetros, incluida la posibilidad de almacenar la imagen en RAW, no son opciones nativas en el iPhone.

650 1200 12

Las opciones que estamos viendo en los mejores modelos fotográficos de este año no renuncian a ninguno de los dos extremos posibles. El usuario tiene en su mano escoger una interfaz donde prime el disparo rápido y las pocas opciones de control, junto con otro donde incluso ya puede determinar velocidad de obturación, enfoque, sensibilidad y hasta tomar la imagen jpg ya procesada junto con la bruta en RAW.

No hay por qué elegir entre dejar todo el control de la cámara al usuario o ponérselo fácil en interfaz y rendimiento asegurado

Apostar por una interfaz y opciones que primen el apuntar y disparar ya no está reñido con dejar el control de las opciones fotográficas al usuario, y Apple nos gustaría que diera un paso al frente en ese aspecto. Pero nos tememos que si dar esa opción puede provocar que la imagen que toma el usuario pueda salir mal, Apple no arriesgará.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio