Publicidad

La miopía crece en todo el mundo, pero el caso de China es exagerado: más del 33% de la población es ya miope

La miopía crece en todo el mundo, pero el caso de China es exagerado: más del 33% de la población es ya miope
29 comentarios

Se estima que el 33% de la población en China padece miopía, según la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Pekín. Esto quiere decir que esta enfermedad es aproximadamente diez veces más común en este país que en el resto del mundo. Efectivamente, los estudios confirman que la prevalencia global de la enfermedad está entre el 2,9% y el 5%. ¿Qué ocurre en China para justificar esta diferencia? Y, otra cuestión inquietante: ¿Qué futuro supone para su población?

La miopía, un mal mundial, pero especialmente duro en China

Hace ya un tiempo que los especialistas se han percatado de que la miopía está aumentando a nivel mundial. En China, sin embargo, esta patología parece tener más peso, afectando al 90% de los jóvenes. Comparativamente hablando, y aunque la miopía sigue creciendo, las cifras son extremadamente abultadas en esta zona del mundo, y suponen un futuro nada halagüeño para sus ciudadanos.

Según los datos, esa enfermedad habría aumentado en China de forma espectacular durante los últimos 20 años debido al gigantesco número de jóvenes que lo padece. Tal y como muestra el estudio, actualmente, la gran mayoría de alumnos que termina la secundaria sufren alguna versión de esta patología. Eso, en suma con el resto de la población china, significa que más de un tercio del país padece miopía.

Photo 1522134939204 9b9957145632

También pone de manifiesto un futuro incierto. Los jóvenes de hoy son los adultos del mañana, y las cifras estiman que en 2050, este país contará con más de un 66% de sus habitantes sufriendo la enfermedad. Para entonces, el número de miopes alrededor del mundo habrá crecido enormemente, pero en China seguirá siendo sensiblemente mayor que en el resto del planeta. Pero hay una cuestión que todavía está por resolver: ¿por qué los jóvenes? ¿Qué ha hecho que durante las últimas décadas se esté incrementando a toda velocidad la prevalencia de la enfermedad?

Genética, cultura, fisiología... ¿a qué se debe que China tenga tantos miopes?

Lo primero que podríamos pensar es que el culpable es lo más obvio: la genética. Sin embargo, los análisis más recientes han señalado que las diferencias genéticas relacionadas con la miopía que existen entre la población asiática y la caucásica son más bien pequeñas. En otras palabras, aunque hay diferencias, por el momento, no se les puede atribuir el origen del problema.

Vayamos a un aspecto más fisiológico. Está claro que los ojos de las personas procedentes de Asia tienen rasgos que los distinguen de los caucasianos, por ejemplo. Según el divulgador y experto en oftalmología, el Dr. Rubén Pascual, el ojo oriental tiene un cambio anatómico notable que consiste en una capa de grasas más gruesa y algunos cambios en las membranas y músculos de los párpados. Pero esto tampoco parece estar relacionado con la miopía.

Photo 1557236027 Bdcccd767dc5

Para Xu Xun, uno de los investigadores más prestigiosos en China sobre la miopía, una de las razones principales se encuentra en el estilo de vida impuesto a los más jóvenes. En sus artículos analiza el beneficio de las actividades al aire libre y el perjuicio del estrés al que son sometidos los estudiantes, por ejemplo. Desde la presión social hacia las buenas calificaciones a la falta de luz solar y actividades al aire libre, parece que el comportamiento es un factor clave en este asunto, según explica para la prensa.

La luz parece un factor decisivo en todo esto. El papel de la luz natural en el desarrollo del ojo es conocido desde hace mucho. Numerosas investigaciones sobre la evolución ocular han comprobado dicha relación. Aunque es difícil de determinar, por el momento, parece que la luz natural, su falta en la vida de los miembros más jóvenes de la sociedad china, podría ser la culpable de esta "epidemia".

Combatiendo la epidemia: ciencia y pseudociencia contra la miopía

El tema no es baladí. Además de una cantidad importantísima de afectados, la miopía está asociada a problemas de la visión aún más graves, como el glaucoma o la degeneración macular. Según Xu, hasta un 20% de las personas sufren miopía magna, es decir, con más de ocho dioptrías, lo que supone una pérdida de visión muy notable y que suele terminar en ceguera de manera irremediable. La miopía en edades tempranas puede progresar de manera importante al año si no se ponen medidas adecuadas. ¿Se están poniendo?

Pues según se mire, nunca mejor dicho. Hace un año, el Gobierno chino anunciaba su intención de frenar el problema reduciendo las horas delante de las pantallas. Por desgracia, no existen evidencias científicas de que el uso de dispositivos móviles y pantallas, en general, esté asociado a problemas de visión, más allá de la fatiga. Pero la fatiga no es una razón para la miopía ni ninguna otra enfermedad ocular grave.

Otras medidas propuestas son aún más eclécticas, por usar algún término que las defina, como el Reiki o la medicina milenaria china. Así, ejercicios masajenando los ojos, o la imposición de manos se cuentan entre los intentos para frenar la epidemia de miopía que sufre el país. ¿Con qué efectividad? Cabe esperar que ninguna. Estos métodos, recordemos, se cuentan entre las pseudociencias sin aval científico alguno.

Es más, si tenemos en cuenta que la falta de luz natural en la vida de los más pequeños es la principal causa del problema, es fácil asociar la inefectividad de este tipo de medidas relacionadas con las pseudoterapias. Por el momento, el problema sigue creciendo y las causas, aunque apuntadas, siguen siendo desconocidas en muchos sentidos. Por suerte, la medicina a nivel mundial ya está inquietándose por esta cuestión y puede que en unos años esto dé unos interesantes frutos que servirán para mejorar nuestra salud ocular.

Imágenes | Unsplash

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios