España llega a su ritmo récord de vacunación, pero sigue lejos del necesario para la inmunidad en verano: cuánto hay que mejorar para ello

España llega a su ritmo récord de vacunación, pero sigue lejos del necesario para la inmunidad en verano: cuánto hay que mejorar para ello
15 comentarios

La campaña de vacunación contra el COVID-19 en España avanzó titubeante por varios motivos: la complicada logística de una primera fase centrada en ancianos de residencias y grandes dependientes además de sanitarios en primera línea, los problemas iniciales de distribución o los retrasos de Pfizer.

Superados los primeros dos meses de campaña, el ritmo actual ha crecido mucho y ya supera las 110.000 dosis administradas cada día si tomamos el promedio de los últimos días de febrero y los primeros de marzo, y normalizando el efecto del fin de semana. En comparación, a finales de enero se tocó suelo con días entre las 50.000 y las 60.000 dosis admninistradas y un promedio menor si contamos con el efecto de sábados y domingos.

Vacunacion Marzo 001

Así y todo, el ritmo actual sigue siendo insuficiente para tratar de llegar al verano con el 70% de la población vacunada. Con esas 110.663 dosis diarias, ese umbral no se superaría hasta el final del verano... de 2022. Hemos recortado plazos desde el ritmo inicial, pero sigue haciendo falta un buen acelerón para que tengamos un verano relativamente normal, aunque sea con mascarillas.

Si logramos triplicar el ritmo de vacunación actual podremos llegar a finales de junio con el 70% de la población vacunada

¿Hay motivos para pensar que este será el ritmo máximo al que podamos vacunar? No. Todo lo contrario. A este ritmo hemos llegado porque ya se ha iniciado parcialmente la segunda fase de la campaña: personal esencial, docentes, mayores de 65 años, personas vulnerables... E irá a más. Esos colectivos pueden ser vacunados a un ritmo bastante mayor, ya que pueden ser llamados a los grandes puntos de vacunación (palacios de congresos, instalaciones deportivas, plazas de toros...) o a los centros de salud. Una dinámica que permite un ritmo mucho mayor que con sanitarios que han de desplazarse a localidades concretas y residencias concretas como hasta ahora, con el añadido de los ultracongeladores necesarios. La gran cantidad de dosis de AstraZeneca recibidas en las últimas semanas también ha ayudado —las de Moderna llegan mucho más a cuentagotas—.

No obstante, para llegar al verano con esa inmunidad de grupo no será suficiente con una ligera subida. Hará falta triplicar el ritmo actual y pasar a unas 440.000 dosis diarias en promedio (algo más en la práctica si no se vacuna o se hace en menor medida durante los fines de semana). De esa forma llegaremos al mes de julio con el 70% de la población vacunada, y por lo tanto, con esa inmunidad de grupo. Si nos "limitamos" a duplicar el ritmo actual (unas 220.000 dosis diarias), no alcanzaríamos esa cifras hasta noviembre.

Proyecciones 001

El acelerón que sea capaz de dar España en su campaña de vacunación será lo que dicte cómo llegamos al verano, si en el carril que marca la línea amarilla... o por debajo. Por supuesto, ese ritmo no será lineal, y hay otras consideraciones: hasta ahora solo tenemos vacunas de dos dosis (Pfizer, Moderna, AstraZeneca).

Cuando llegue la de Johnson & Johnson a priori la vacunación será más rápida, ya que solo requiere de una dosis y además la temperatura de conservación es muy superior y no requiere ultracongeladores, sino que sirve con refrigeradores domésticos. Dicho eso, la empresa ya alertó de posibles retrasos en la entrega solo un día después de que EE.UU. aprobara su vacuna. La Unión Europea también ha anunciado que estudia la aprobación de Sputnik, la vacuna rusa, otra vía para el aumento de las dosis disponibles más adelante.

No hace ni un año desde que la OMS declaró el brote de COVID-19 como una pandemia mundial y España declaró el Estado de Alarma, y ya hay personas que llevan semanas vacunadas, ya hay un enorme impacto positivo en las tasas de contagios y muertes en residencias de ancianos, los más castigados durante las primeras semanas de la pandemia; ya hay proyecciones que nos permiten soñar con un verano sin demasiadas complicaciones. Uno de los mayores hitos en la historia de la ciencia que tiene un nombre propio que será recordado dentro de mucho tiempo: Katalin Karikó.

Temas
Inicio