Compartir
Publicidad
#GoogleWalkout, la protesta en contra del acoso sexual que sacó a las calles a miles de empleados de Google en todo el mundo
Legislación y Derechos

#GoogleWalkout, la protesta en contra del acoso sexual que sacó a las calles a miles de empleados de Google en todo el mundo

Publicidad
Publicidad

Hoy, 79 oficinas de Google en todo el mundo iniciaron el día de una forma peculiar. En punto de las 11:10 de la mañana (hora local de cada oficina) varios de los escritorios y cubículos tenían una imagen en la que se podía leer lo siguiente: "No estoy en mi lugar porque voy a marchar en solidaridad con otros trabajadores y proveedores de Google para protestar contra el acoso sexual, mala conducta, falta de transparencia y una cultura laboral que no es justa para todos. Volveré a mi escritorio más tarde".

Lo anterior fue el inicio de algo que han llamado #GoogleWalkout, una protesta que sirve como un grito que repudia las acciones de Google en contra de quienes acusan la discriminación o el acoso sexual. El detonante de esto: Andy Rubin, a quien supuestamente Google protegió y silenció, con un pago de 90 millones de dólares, tras haber abusado sexualmente de una empleada con la que mantenía una relación extramatrimonial.

Los empleados de Google, o 'Googlers', no están nada contentos y ahora quieren que sus voces sean escuchadas.

"Se acabo el tiempo, Google"

A pesar de que todo se mantuvo en secreto y no hubo una convocatoria formal, se estimaba que cerca de 200 mujeres, actuales empleadas de Google, se movilizaran en contra de Google ante el comportamiento sexual inapropiado de algunos de sus ejecutivos, y más sobre las acciones por parte de la compañía ante estos casos.

Al final, la manifestación fue mucho más grande de lo que se esperaba, con movilizaciones y paro de actividades en 79 oficinas de Google en todo el mundo, donde se incluyen las de Dublín, Londres, Tokio, Berlín. Zúrich, Montreal, Singapur, Nueva York, DC, San Francisco, Seattle, Cambridge y muchas más.

Hasta el momento se desconoce la cifra oficial de participantes, pero se estima que, por ejemplo, en Nueva York participaron cerca de 3.000 empleados, casi todos los que hay en la oficina, mientras que en San Francisco se dice que superaron los 1.500 manifestantes.

Durante las protestas se dieron a conocer diversos casos de empleadas quienes contaron su experiencia tras experiencias de acoso o desigualdad, casos que no han salido a la luz y han mantenido en anonimato por miedo represalias. Ahora, tras los movimientos como el #MeToo, que surgió en Hollywood luego de las acusaciones de agresión sexual contra Harvey Weinstein, se decidió adoptar el "Time's up Tech" como grito de batalla, que es también una referencia al movimiento 'Time’s Up' de Hollywood.

Con pancartas donde se leía: "los derechos de los trabajadores son los derechos de las mujeres", "90 millones = 3.000 años a 15 dólares por hora" en referencia a los supuestos 90 millones que recibió Andy Rubin, y "el comportamiento del que pasas de largo es el comportamiento que terminas aceptando", los manifestantes centraron sus demandas en cinco puntos:

  1. "El fin del arbitraje forzoso en casos de acoso y discriminación" Aquí también se pide que los trabajadores de Google puedan acudir con un compañero de trabajo, representante o simpatizante cuando acuden a recursos humanos.

  2. "Un compromiso para poner fin a la desigualdad salarial y las oportunidades". Por ejemplo, asegurarse de que haya mujeres de color en todos los niveles de la organización. También se pide que Google publique informes internos sobre cualquier brecha salarial o de avance profesional entre los empleados de diferentes razas, géneros y etnias.

  3. "Un informe de transparencia de acoso sexual que sea divulgado públicamente". Aquí se incluirían el número de acusaciones por acoso y la división donde se presentaron, los tipos de reclamos, el número de víctimas y acusados ​​que han abandonado Google y el pago de indemnizaciones por estas salidas, como el supuesto pago a Rubin.

  4. "Un proceso claro, uniforme e inclusivo a nivel mundial para denunciar la conducta sexual inapropiada de forma segura y anónima". Se trataría de un nuevo proceso a cargo del departamento de recursos humanos de Google, que lo haría más independiente y que todos los que trabajan con Google puedan acceder a él, incluidos los empleados temporales y contratistas.

  5. "Promover a que la directora de diversidad responda directamente al CEO de Google, y que se le permita hacer recomendaciones directamente a la junta directiva. Además, designar a un representante de los empleados dentro de la junta".

Ahora a esperar la respuesta de Google

Antes de que iniciaran hoy las protestas, Sundar Pichai, CEO de Google, envió la siguiente declaración:

"A principios de esta semana, le informamos a los Googlers que estamos al tanto de las actividades planeadas para hoy y que los empleados tendrán el apoyo que necesitan si desean participar. Los empleados han planteado ideas constructivas sobre cómo podemos mejorar nuestras políticas y nuestros procesos en el futuro. Estamos recibiendo todos sus comentarios para que podamos convertir estas ideas en acciones."

Más tarde, Pichai declaró que estaba sorprendido con el "extraordinario valor de las mujeres que habían decidido dar un paso adelante. Queremos descubrir cómo apoyarlas mejor, se trata de un proceso y me comprometo a hacerlo mejor".

Tanto los manifestantes como la compañía no han dado una fecha límite para tener respuesta a las demandas, pero viendo los antecedentes de Google ante estos casos, se espera que en una semana haya al menos una respuesta más oficial. Aquí hay que recordar que Google se ha enfrentado durante el último año a duros casos de manifestaciones y protestas por parte de sus empleados.

Todo inició con el escándalo Damore, en el que un empleado terminó despedido por criticar los programas de diversidad de la compañía. A esto le siguió el polémico Project Maven, donde Google ayudaría al gobierno de los Estados Unidos con el desarrollo de drones militares con inteligencia artificial. Y recientemente el caso de 'Dragonfly', el supuesto buscador desarrollado para China que colaboraría con el gobierno para temas de espionaje donde no habría privacidad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio