Publicidad

Google pone fin al 'doble irlandés': su complejo entramado para evadir impuestos a través de Irlanda y paraísos fiscales

Google pone fin al 'doble irlandés': su complejo entramado para evadir impuestos a través de Irlanda y paraísos fiscales
50 comentarios

Publicidad

Publicidad

La ingeniería fiscal ha seguido generando a Google enormes beneficios, pero a partir de este 2020 termina una era para la compañía. Según informa Reuters, Google ha decidido "simplificar la estructura corporativa y autorizar nuestra propiedad intelectual desde los EE.UU., no en Bermudas". Es decir, Google dejará de utilizar el denominado 'Doble irlandés-Sandwich holandés', una técnica fiscal que permite tributar la mayor parte de los impuestos a un tipo impositivo ultra reducido en paraísos fiscales.

El movimiento de Google llega después de fuertes presiones de la Unión Europea para perseguir el 'tax ruling', ese concepto fiscal donde las multinacionales reciben un trato de favor por parte de algunos países. Empresas como Apple también fueron investigadas por su ingeniería fiscal y se estableció 2020 como fecha límite para estas prácticas. Ese momento ha llegado y Google reestructurará su pago de tasas a nivel global.

En qué consiste el 'Doble irlandés-Sandwich holandés'

Bermudas

Irlanda ha sido un país clave durante la última década en cuanto a recaudación fiscal. Su impuesto de sociedades del 12.5% estaba muy por debajo de la media de la zona euro, que ronda el 30%. Sin embargo, no era exactamente este tipo impositivo más bajo lo que atrajo a compañías como Google. La legislación irlandesa permitía a través de políticas internas de 'Transfer Pricing' una mayor salida de capital gravable hacia paraísos fiscales como las Bermudas, Delaware o islas Caimán.

Aquí se inician dos técnicas de ingeniería fiscal que habrían permitido a Google ahorrarse hasta 24.500 y 23.000 millones de dólares en 2018 y 2017 respectivamente, según Reuters.

La primera de ellas es conocida como el 'doble irlandés'. Imaginemos que una multinacional abre una empresa de nacionalidad irlandesa en las Islas Bermudas y la sede norteamericana vende todos sus derechos de propiedad intelectual internacional a estas empresa en las Bermudas. Por otro lado, se crea otra sucursal en Irlanda desde donde se gestionan todas las ventas para el resto del mundo.

En segundo lugar está el 'sandwitch holandés'. La multinacional crea otra sede en Holanda, donde gracias a la fiscalidad irlandesa puede deducir fiscalmente los gastos transferidos dentro de Europa. La sede irlandesa se los vende a la holandesa y después, esta sede holandesa se los vende a la sede irlandesa en las Bermudas. Es decir, un ciclo de movimientos para que los ingresos generados en un país (con leyes restrictivas) son gestionados desde otros dos (donde se realiza la ingeniería fiscal) y tributados en un tercero (con un tipo impositivo más bajo).

Double irish Fuente: Wired

Todo este dinero generado no puede retornar a USA, ya que si lo hiciera, el capital tendrá que tributar con el impuesto de sociedades norteamericano. Pero la legislación de Irlanda y los EE.UU ha cambiado en los últimos años, lo que nos lleva a una nueva situación financiera.

Google se apunta a las "vacaciones fiscales" de Trump

Google

Según comenta Google en un comunicado; "Google, al igual que otras empresas multinacionales, paga la gran mayoría de sus impuestos sobre sus ganancias corporativas en su país de origen y hemos pagado una tasa tributaria efectiva global de 26 por ciento en los últimos 10 años".

Devolver la tributación a los EE.UU supondría a las grandes multinacionales como Google una importante cantidad. Ante ello, la Administración Trump aprobó en 2018 una ley para reducir las tasas corporativas del 35 al 21% a aquellas empresas que devolvieran sus beneficios a los EE.UU. Una reforma conocida popularmente como "vacaciones fiscales" ('Tax Holidays') y ya fue acogida por Apple.

Según cálculos de Fortune, con la relocalización de esos fondos Apple logró ahorrarse unos 40.000 millones de impuestos. Otras empresas que se habrían beneficiado de esta reforma fiscal serían, según The Guardian, Cisco, Pfizer, Merck, Coca-Cola o Facebook.

"La fecha de finalización de las actividades de licencia de la compañía aún no ha sido confirmada por los altos directivos, sin embargo, la gerencia espera que esta finalización se realice a partir del 31 de diciembre de 2019 o durante 2020", ha explicado Google ante la Cámara de Comercio holandesa. "En consecuencia, la facturación de la empresa y la base de gastos asociados generados a partir de las actividades de licencia se suspenderán a partir de esta fecha".

Según Financial Times, Google es una de las últimas grandes compañías en adaptarse a los cambios fiscales promovidos por la Unión Europea para poner fin al 'doble irlandés'.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios