Cuidado con los asuntos de Bizum estrambóticos: por qué los bancos leen los conceptos de las transferencias y pueden llamarnos si ponemos algo extraño

Cuidado con los asuntos de Bizum estrambóticos: por qué los bancos leen los conceptos de las transferencias y pueden llamarnos si ponemos algo extraño
65 comentarios

Los bancos leen los asuntos de Bizum. Incluso llaman para pedir explicaciones si algo no les cuadra, como por ejemplo un asunto que haga bromas sobre terrorismo, corrupción o asuntos ilegales. Hay muchísimos ejemplos, desde "armas para la lucha santa en Siria" hasta pagar por "la cuota de Alqaeda". Dejamos en vuestra imaginación las posibilidades que pueden llamar la atención de los bancos.

¿Por qué los bancos leen los conceptos de las transferencias? ¿No deberían ser asunto privado como si fuera parte de una conversación entre dos personas? La respuesta es que no debería extrañarnos ya que los bancos lo único que están haciendo es cumplir con la ley.

Es el departamento de prevención de blanqueo de capitales haciendo su trabajo

Los distintos bancos consultados por Xataka apuntan en la misma dirección: están cumpliendo con sus obligaciones de la normativa 10/2010 de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

"Esa normativa obliga a entidades como bancos, comercios, medios de pago y demás a vigilar transacciones que puedan ser sospechosas de blanquear o financiar terrorismo. Como son millones las que se realizan, aplican automatismos para detectar patrones o palabras clave, y todo lo que suene raro tiene que generar una alerta, ser comprobado y si es el caso, comunicado a las entidades correspondientes", nos explica Jorge Morell Ramos, abogado de Legaltechies especializado en derecho y tecnología. "Por tanto todos los mensajes de broma de ese tipo que se ponen en pagos de Bizum o en general, tienen potencial de generar una alerta, llamada al cliente y comprobación del supuesto".

No es por tanto cuestión de aburrimiento de los bancos, sino que existen departamentos enteros para detectar fraudes. Lo habitual es que cuando un concepto puede inducir alguna actividad ilegal, estos departamentos contacten con la persona para preguntar más detalles al respecto y por tanto realizar sus funciones para evitar una posible ilegalidad. El criterio de cuando se decide llamar por un asunto concreto queda en manos de las personas del departamento, nos explican desde varios de los bancos consultados.

Como muchos podemos imaginar, el número de bromas a través de los asuntos es enorme, habida cuenta de la gran cantidad de transferencias que se realizan. Hasta tal punto que "un banco en Alemania pidió a sus clientes que dejaran de hacerlo ya que les generaba trabajo extra y colapsaba el sistema", nos explica Morrel, en relación al caso advertido por Stefan Marotzke, portavoz de la Asociación Alemana de Cajas de Ahorro y Giro (DGSV). "Por la cocaína", "Gracias por el riñón" o "Plutonio apto para armas", fueron algunos de los asuntos que llevaron a las entidades bancarias a tener que iniciar un proceso de investigación.

En España existe el SEPBLAC (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) como organismo que se encarga de controlar las transferencias, pero la responsabilidad por ley es de cada banco o servicio de pagos.

Se trata de un serio asunto por el que los bancos pueden llegar a perder su licencia en caso de no aplicar las medidas necesarios. A finales de 2020, el exdirector de ING fue procesado por el escándalo de blanqueo de capitales debido a que bajo su mandato se mostró que "se habían hecho enormes recortes extremadamente dañinos para el departamento que lucha contra el blanqueo de dinero desde que Hamers se convirtió en director ejecutivo en 2014" y se "ignoró alertas de su director de riesgos, entre otros, allanando el camino a la influencia de clientes lucrativos, pero criminales”.

Si nos fijamos en la política corporativa de bancos como Caixabank se puede apreciar que el departamento de prevención de blanqueo de capitales establece perfiles de clientes en función de su riesgo y explica que en particular "se comunicarán a los organismos supervisores las operaciones que muestren una falta de correspondencia ostensible con la naturaleza, volumen de actividad o antecedentes operativos de los clientes".

El SEPBLAC dispone de un documento datado de 2008 con tipologías de blanqueo de capitales que diferencia entre sectores, desde la corrupción inmobiliaria hasta los nacionales de países asiáticos, pasando por nacionales de antiguas repúblicas soviéticas hasta personas expuestas políticamente.

Desde Bizum explican que la aplicación "no consulta los asuntos de las operaciones realizadas ni aplica ningún filtro sobre los mismos. Bizum está dentro de las aplicaciones bancarias de las entidades y son ellas quienes aplican las medidas de seguridad en su banca online según su política, medidas que son las mismas que aplican a otros productos financieros como las transferencias ordinarias".

¿Qué tiene que decir Protección de Datos al respecto?

"Una de las bases legitimadoras para tratar los datos personales es la del cumplimiento de una obligación legal, que sería este el caso. La entidad bancaria tiene una obligación de luchar contra la financiación del terrorismo o el blanqueo de capitales, y por tanto, una de esas medidas, entras otras muchas, es detectar conceptos en esos Bizum que pudieran significar ese blanqueo o financiación", nos explica Samuel Parra, abogado experto en privacidad y Protección de Datos.

"Además, la propia normativa de blanqueo de capitales ya establece en su artículo 32 bis que no se necesita el consentimiento de los interesados para que los sujetos obligados por dicha ley traten los datos personales necesarios para cumplir con su obligación de diligencia debida", continúa Parra.

"Respecto a la cesión de los datos asociados a la transferencia, queda amparado porque al final es la ejecución del contrato, y te informan. Que el tema de transparencia es importante", apunta Sergio Carrasco, abogado del ICAIB.

Temas
Inicio