Las plantas brillantes del MIT ahora iluminan 10 veces más: el truco era cambiar la luciferina por fósforos

Las plantas brillantes del MIT ahora iluminan 10 veces más: el truco era cambiar la luciferina por fósforos
6 comentarios

Las plantas brillantes no son ninguna novedad, desde hace años se ha experimentado con diferentes métodos para que estas brillen en la oscuridad a modo de lámparas. También puede ser útil para enviar señales de peligro o aviso para agricultores como hemos visto en alguna ocasión. ¿El problema? No brillan tanto como nos gustaría. Hasta ahora, pues la nueva generación de plantas brillantes del MIT brillan 10 veces más que antes.

La primera propuesta del MIT la vimos en 2017, cuando nos presentaron las plantas brillantes modificadas con partículas de luciferina en su interior. La luciferina está presente en organismos como las luciérnagas y les permite iluminar en la oscuridad. Sin embargo, estas plantas modificadas del MIT apenas iluminaban, con un brillo similar a las estrellas típicas de plástico que se pegan en los techos de las habitaciones de los niños.

De la luciferina a las partículas de fósforo

Ahora los investigadores del MIT han conseguido aumentar considerablemente ese brillo cambiando la luciferina por otro material. Concretamente, por diferentes materiales fosforescentes. Estos materiales absorben y almacenan luz visible y ultravioleta, para luego liberarla lentamente como fosforescencia.

Screenshot

El equipo de investigadores utilizó nanopartículas hechas de aluminato de estroncio que fueron recubiertas por sílice para que no dañen las plantas. Posteriormente las introdujeron en las plantas a través de los poros de las hojas hasta que finalmente se creó una capa en el interior con estas nanopartículas.

El resultado son unas plantas brillantes en la oscuridad. Para ello necesitan primer estar expuestas al Sol o a una luz LED. Con 10 segundos de exposición a una luz LED azul pueden conseguir que iluminen durante una hora en la oscuridad. Eso sí, a medida que pasa el tiempo se atenúa el brillo ya que poco a poco va perdiendo brillo.

Además de ser un método más brillante, el MIT indica que este nuevo proceso no daña las plantas ni limita sus funciones vitales como la fotosíntesis o la evaporación de agua mediante los poros.

De momento, si bien se ha avanzado mucho en este aspecto, aún hay mucho más hasta conseguir que tengamos plantas-farolas en la ciudad. Los investigadores ahora van a tratar de combinar estas nanopartículas de fósforo con la de luciferina par conseguir un brillo más duradero. También habría que ver cuál es el coste de implementar esto en masa y no sólo en plantas de laboratorio.

Vía | MIT

Temas
Inicio