Publicidad

El proyecto más controvertido de Kickstarter prometía plantas brillantes: acabó vendiendo musgo perfumado

El proyecto más controvertido de Kickstarter prometía plantas brillantes: acabó vendiendo musgo perfumado
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

En 2013 un proyecto de Kickstarter prometía modificar genéticamente las plantas para hacer que brillen en la oscuridad. Biología sintética para que todo aquel que lo deseara tuviese una planta brillante en su casa. Aportando 40 dólares el patrocinador recibía las semillas en su casa, por cantidades más altas recompensas mayores, como el kit para hacer modificaciones genéticas propias en casa por 250 dólares. Si la suma era de 10.000 incluso se comprometían a escribir un mensaje personalizado en el ADN de la planta.

El proyecto se financió rápidamente en la plataforma de Kickstarter. Un total de 8.433 patrocinadores contribuyeron a ello para alcanzar una suma de más de 480.000 dólares aunque la meta era de sólo 65.000 dólares. Seis años después no hay ni plantas brillantes ni apenas rastro de la empresa. El vídeo promocional para la campaña de financiación:

Modificar el genoma de un organismo no es tarea sencilla, por lo menos no de la forma que Taxa Biotechnologies quería hacerlo. Sus fundadores comentaron que obtendrían genes de luciérnagas o bacterias bioluminiscentes para introducirlos en plantas con tal de que emitiesen luz verde. El objetivo parecía simple: introducir seis genes al genoma de la planta de tabaco para formar una ruta metabólica completa. Pero resulto ser más difícil de lo que esperaban.

El proyecto destacó también por ser el primero en el ámbito de la biología sintética en financiarse, el primero y el último. Poco después de esta campaña Kickstarter prohibió futuros proyectos en este ámbito por las preocupaciones entre los miembros de la comunidad científica. Las plantas brillantes de Taxa Biotechnologies empezaron siendo uno de los proyectos más controvertidos de Kickstarter, pero no acabó ahí.

El proyecto nunca llegó a brillar

Taxa Biotechnologies consiguió evitar las regulaciones por las que pasan los organismos modificados genéticamente en Estados Unidos aprovechando una especie de vacío legal. Si la modificación se produce por biolística las regulaciones son más flexibles. Esta técnica consiste en insertar los genes disparándolos en una célula de planta empleando un cañón de ADN.

Lo que Taxa Biotechnologies no tuvo en cuenta era el presupuesto necesario para realizar correctamente este proceso. En 2010 un científico de la Universidad Estatal de Nueva York en Stonybrook había conseguido una planta que brillaba ligeramente, pero le llevó más de tres años de trabajo y con un buen laboratorio para ello.

La empresa poco a poco se dio cuenta de que su idea inicial era mucho más difícil de conseguir de lo que pensaban. Probaron diferentes métodos hasta que unos años más tarde finalmente se dieron cuenta de que sus plantas no emitían luz en absoluto. ¿Lo más cerca? Quizás este vídeo en el que vemos cómo aplican luciferinas a una planta. Eso sí, no parece que brille:

Musgo perfumado para para familiarizarse con los organismos modificados genéticamente

La empresa no se dio por vencida y en 2016 decidieron virar hacia algo más asequible que una planta brillante en la oscuridad. De plantas de tabaco a musgo, de luz a perfume. Decidieron crear un musgo perfumado modificando genéticamente el organismo para conseguir dichos olores. El objetivo era demostrar que la modificación de organismos genéticamente no se debe limitar a grandes corporaciones y concienciar de su seguridad.

El musgo perfumado fue viable. Se trata de un organismo que no cuenta con un genoma tan complejo y al disponer de un ciclo de vida más corto se reduce el tiempo para realizar las pruebas necesarias. Salió a la venta en tres aromas diferentes y los que financiaron el proyecto inicial de las plantas brillantes podían obtener a cambio este musgo/ambientador. Eso sí, unos 40 dólares más caro de lo que en teoría iban a costar las plantas.

Taxa Musgo perfumado de Taxa. Vía: Taxa

Taxa Biotechnologies se ha ido apagando lentamente, con la web “en mantenimiento” y las redes sociales cerradas apenas hay rastro de ella seis años después. Un ejemplo más de que los proyectos en Kickstarter financiados no siempre son sinónimo de éxito (también pueden copiártelo o incluso ser una estafa). Un ejemplo de que modificar el ADN sigue sin ser tan sencillo como parece. Un ejemplo más de que a veces los proyectos más simples en Kickstarter son los que más éxito tienen, como una ensalada de patatas.

Vía | MIT

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir