Compartir
Publicidad

Superscreen y el peligro de Kickstarter: más de 18.000 personas afectadas, 2,5 millones de dólares estafados

Superscreen y el peligro de Kickstarter: más de 18.000 personas afectadas, 2,5 millones de dólares estafados
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En marzo de 2017 hablábamos en Xataka de Superscreen, un proyecto que triunfó en Kickstarter superando de largo su objetivo de financiación. Más de 18.000 personas apostaron por la empresa, que logró recaudar más de 2,5 millones de dólares para poner en marcha su proyecto.

Ahora todas esas personas se han quedado sin su SuperScreen y sin su dinero. La empresa responsable del proyecto, Trascendent Design, ha anunciado año y medio después que abandona el desarrollo y que no ofrecerá reembolsos a los usuarios. Este es otro ejemplo del peligro que existe en dar dinero por productos que ni siquiera existen, y no es la primera vez que Kickstarter es protagonista de estas estafas.

Un fracaso de 2,5 millones de dólares

Se suponía que Superscreen iba a ser tableta que actuaría como "segunda pantalla" para tu smartphone. Esa tableta se convertía en "espejo" del móvil y mostraba todo lo que mostraba el smartphone, lo que parecía interesante para poder disfrutar de contenidos con una diagonal de pantalla mucho mejor y sin apenas latencia.

En julio de 2018 todo parecía ir bien: supuestamente un grupo de 179 usuarios tuvieron acceso a un "dispositivo de prueba" preliminar, pero aquello no sirvió para nada, porque el mensaje final del creador de la campaña, Brent Morgan, dejó claro que aquel proyecto quedaba completamente cancelado.

En dicha despedida explicaba que "desafortunadamente, los fondos necesarios para completar el desarrollo y la producción de SuperScreen simplemente no están disponibles. Por la misma razón, los reembolsos de los donativos de su campaña tampoco están disponibles". Este responsable explicaba cómo él no había obtenido un salario o beneficio económico de ningún tipo, y que de hecho invirtió dinero de su bolsillo para tratar de sacar adelante la idea.

Los afectados por este desastre han llenado la sección de comentarios del proyecto de quejas, muchas de las cuales amenazan con tomar acciones legales haciendo referencia a los términos de uso de Kickstarter. En ellos se especifica por ejemplo que "solo se le cobra la contribución si el proyecto alcanza su objetivo de financiación". Muchos de ellos exigen el reembolso completo de una inversión que no ha servido para nada, pero será difícil que logren recuperar los fondos invertidos.

Nosotros mismos indicábamos los peligros de este tipo de proceso en aquel artículo: "Se espera que las unidades lleguen a sus compradores el próximo mes de diciembre [de 2017]... si todo va bien, algo que no ocurre siempre en proyectos Kickstarter. Incluso en los que tienen mucho éxito". Superscreen se une pues a estos fracasos estrepitosos, que entre otras cosas tienen su propio subreddit, llamado (apropiadamente) shittykickstarters. Allí se demuestra que hay que tener mucho cuidado con este tipo de forma de poner en marcha proyectos.

Vía | David Ruddock en Twitter

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio