La idea de que los dinosaurios llevaban 10 millones años extinguiéndose antes del meteorito cobra fuerza, según un estudio con modelos computacionales

La idea de que los dinosaurios llevaban 10 millones años extinguiéndose antes del meteorito cobra fuerza, según un estudio con modelos computacionales
4 comentarios

Algunos hemos crecido entre libros y libros de dinosaurios y tenemos tatuado en la mente que hace unos 65-66 millones de años un meteorito malo, muy malo, tuvo la culpa de que actualmente "sólo" tengamos un armario lleno de juguetes y figuras y no un bonito triceratops en el jardín jugando con los gatos. Y aunque la ciencia confirmaba lo fatídico del impacto de dicho meteorito, en referencia a la hipótesis de los volcanes, ahora un reciente estudio apunta a que los dinosaurios llevaban ya millones de años de extinción previa al famoso impacto.

Así, mientras se determina si fue un cometa o un asteoride y sin eludir lo mortífero de aquel choque, para ello hay un enorme cráter en Chicxulub (México), lo que este trabajo publicado en Nature expone es que el número de especies de los ancestrales reptiles habría descendido drásticamente ya antes del meteorito. Algo que tampoco resulta tan difícil de creer más allá del estudio, teniendo en cuenta que la extinción en esencia es un proceso natural, pero que también tiene algunos puntos muy debatibles.

El frío y la supervivencia de los más fuertes

El detallado trabajo de Fabien Condamine (autor principal) y su equipo plasma la investigación que han hecho a partir de familias de especies de dinosaurios del Cretácico, el periodo que finaliza con la extinción de los dinosaurios (y el fin también de la era del Mesozoico, anterior a la del Cenozoico). En los criterios de selección se incluyeron que tuviesen alta diversidad taxonómica (muchas especies), que el registro fósil fuese representativo en el Cretácico tardío y que, en conclusión, se tuviesen suficientes datos de las mismas.

Con este criterio, atendieron a las familias Ankylosauridae, Ceratopsidae, Dromaeosauridae, Hadrosauridae (a la que pertenecía el dinosario presuntamente parlanchin), Troodontidae y Tyrannosauridae. Quizás alguna de ellas nos pueda sonar por tener especies tan representativas como el anquilosaurio, el triceratops, el pasaurolopus (otro hadrosáurido) o el mainstream tiranosaurio, del que hablamos hace unos meses.

Pese a incluir pterodáctilos (voladores) y dromeosáuridos (reptiles con plumas), matizan que no incluyeron aves para evitar sesgos (muchas de estas especies fueron supervivientes al impacto). En total han sido unos 1.600 los fósiles estudiados de 247 especies.

Crater

Lo que deducen tras sus análisis es que el declive de los dinosaurios habría empezado 10 millones de años antes del impacto del asteroide, un descenso del número de especies que además habría sido un determinante a la hora de que no pudiesen recuperarse como grupo tras este suceso. Y de ese modo, el impacto del meteorito (y el aterrador invierno posterior, habría acabado con el 75% de la vida en la Tierra.

Los factores que habrían condicionado ese descenso del número de especies previo al meteorito habría sido, según concluyen, un enfriamiento climático durante el Cretácico tardío (entre hace 100 y 66 millones de años) y las competencias que existen de manera natural entre especies y en las que, como dirían Darwin y Wallace, sobrevive el más apto, destacando que los hadrosáuridos habrían sido las familias exitosas frente a otros herbívoros extintos.

Lo que han usado para este trabajo son modelos computacionales para simular las situaciones más probables teniendo en cuenta también las carencias de datos. En los gráficos que representan estas simulaciones vemos que recuentan un descenso en estas familias sobre todo a partir del Maastrichtiense, la última edad del Cretácico.

Y tú, ¿de qué equipo de científicos eres?

Dinosaurio Jumpstory 01

La hipótesis de los 10 años de extinciones previas, en realidad, no es estrictamente nueva. En 2016 ya se publicó otro estudio apoyando esta idea, con alguna familia estudiada en común con el de ahora, aunque siendo mucho menos concretos a la hora de apuntar causas claras y aludiendo a los límites naturales de especiación, el movimiento tectónico, el clima, los volcanes y muchos otros. También vimos aquí que el dedo acusador de la baja biodiversidad en el Mesozoico había llegado a apuntar directamente al pobre T. rex.

La conclusión, en todo caso, choca con la hipótesis del asteroide como único responsable y hay algunas voces en contra. Alfio Alessandro Chiarenza, paleontólogo e investigador en la Universidad de Vigo (España), apuntaba en CNN que los dinosaurios ya habían sobrevivido a cambios climáticos similares antes y que en este estudio se estaría dando un peso excesivo al enfriamiento como factor de extinción.

Joe Bonson, doctorando en el Museo de Historia Natural de Londres, publicó un estudio previo precisamente con la hipótesis contraria el año pasado, hablando de que, de no ser por el impacto, los dinosaurios habrían sobrevivido tranquilamente y no estaban en extinción. Según explica a colación del trabajo de Condamine y su equipo, es normal que pueda haber conclusiones contrarias debido a los sesgos que hay por faltar tantos fósiles y por subjetividad.

Según puntualiza, la solución sería encontrar más fósiles, lo cual a veces no ocurre por motivos económicos y geográficos (bajo su opinión). Así que habrá que ver si los sucesivos hallazgos inclinan la balanza para un lado o para el otro en cuanto a la posible preextinción de los dinosaurios.

Imagen | Jumpstory

En Xataka | Este huevo gigante de 66 millones de años llevaba diez años en el cajón de un museo chileno porque nadie sabía qué podía ser

Temas
Inicio