Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando las posibilidades son tan reales como los hechos: una nueva teoría cuántica quiere ampliar nuestra visión de la realidad

Cuando las posibilidades son tan reales como los hechos: una nueva teoría cuántica quiere ampliar nuestra visión de la realidad
Guardar
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La historia de la humanidad es, en muchos sentidos, la historia de cómo el mundo se ha ido ampliando y desplegando delante de nuestros ojos. En las últimas décadas, el programa científico ha creído que ese proceso había acabado: que el mundo era los cuerpos y las ondas que teníamos frente a nosotros. Pero siempre hay alguien que quiere llevar la contraria.

Hoy son unos físicos cuánticos los que defienden que nuestra concepción de la realidad es demasiado estrecha y que, si aceptamos que el ámbito de "lo posible" también es real, todo adquiere sentido (mecánica cuántica, incluída). Y aunque solo sea por eso, merece la pena echarle un vistazo a esta loca teoría.

La filosofía por otros medios

Quantum Mechanics 1525470 1920

A veces, tengo la sensación de que la física es la filosofía por otros medios. Con números, mediciones y modelos complejos… pero filosofía al fin y al cabo. Y “la filosofía es, en realidad, una nostalgia”, como decía Novalis. Un impulso por volver al mundo ordenado de la física newtoniana. Eso se ve muy bien en la mecánica cuántica.

La cuántica es una de las ramas más complejas, elusivas y contraintuitivas de la física. Una rama llena de interpretaciones que cierran y dan sentido a los resultados teóricos y experimentales que surgen en esta línea de trabajo.

Necesitamos una interpretación porque las conclusiones del formalismo cuántico no casan con la idea intuitiva (y fenoménica) que tenemos del tiempo, del espacio y del universo en general. Las interpretaciones son, si me permiten el trazo grueso, una nostalgia, una forma de volver a la concepción determinista de la realidad desde los resultados experimentales disponibles.

Un mundo de posibilidades

Fractal 1280077 1920

Con esta idea como guía, Ruth Kastner, Stuart Kauffman y Michael Epperson acaban de plantear una interpretación distinta. Distinta, sí; pero no radicalmente nueva porque se basa en ideas que ya había expuesto Werner Heisenberg en 1958.

En su libro ‘Física y filosofía’, Heisenberg (padre del principio de incertidumbre, de la mecánica cuántica y de la interpretación de Copenhague) desarrolló la idea de que, en realidad, el concepto de “onda de probabilidad” no deja de ser una versión cuantitativa de la idea de potencia de Aristóteles.

De hecho, el artículo en cuestión se llama “Tomando en serio la potencia” y sostiene que esas cosas potenciales que, usualmente, están fuera de los límites de nuestra concepción de ‘lo real’, deberían incluirse en ella. Las potencialidades que se dan paralelas al mundo, pero que no solemos considerar como reales en sentido estricto.

Según estos físicos, la teoría cuántica se comprende mucho mejor si admitimos que la realidad no está solo articulada por la res extensa (la ‘materia’ propiamente dicha en la terminología cartesiana), sino también por la res potentia (todas las potencialidades dadas en esa ‘materia’ y en los procesos en los que se encuentra inmersa).

Cambiar la forma en que pensamos la realidad

Soul Artwork 1981 Detail

Lejos de caer en un dualismo extemporáneo, los autores tratan de demostrar en el artículo que esas potencias dadas tienen una implicación significativa en la realidad. Es más, que ambas dimensiones (material y potencial) se implican mutuamente.

Para ello usan un argumento curioso. “Podríamos planear reunirnos mañana para tomar un café en el Downtown Coffee Shop. Pero supongamos que, sin que nosotros lo sepamos y mientras hacemos estos planes, la cafetería (real) cierra. Instantánea y acausalmente, ya no es posible para nosotros (ni para nadie, sin importar dónde vivan) tomar un café en Downtown Coffee Shop mañana. Lo que es posible ha sido alterado global y acausalmente por la realidad”. Es decir, “los eventos reales pueden instantáneamente y acausalmente afectar lo posible (dados ciertos presupuestos lógicos)” y , a su vez, “lo posible influye en lo que luego puede volverse real y así sucesivamente”.

Recordemos que para Aristóteles la potencia está en el ser y, de hecho, el movimiento en sentido amplio consiste en una actualización (una realización) de esas potencialidades del ser. Es decir, y siguiendo la línea de razonamiento de los autores, lo potencial tiene un impacto tan fundamental en lo real que no tiene sentido descartarlo como irreal. Es más, ese descarte es lo que hace que no comprendamos correctamente la teoría cuántica.

Resolviendo la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen

ffgfg

“Esta nueva imagen ontológica requiere que ampliemos nuestro concepto de lo que es real para incluir el dominio extraespaciotemporal de la posibilidad cuántica”, explican. Parece una idea muy extraña, soy consciente, pero no deja de ser otra resolución de la paradoja de Einstein-Podolsky-Rosen de la que ya os hemos hablado. Según la paradoja solo hay dos opciones: o la teoría cuántica está incompleta o el ‘entrelazamiento cuántico’ viola el principio de la propagación finita de los efectos físicos.

Grosso modo, el entrelazamiento cuántico muestra que hay fenómenos físicos que están conectados (esencial e instantáneamente) sin importar la distancia que los separe. Eso es, físicamente imposible (viola el principio de propagación) y sin embargo ocurre: por lo que debe de haber algo que se nos escapa.

Esta propuesta sugiere que el entrelazamiento actúa alterando las posibilidades cuánticas y, por esa vía, encauzando la realidad hacia un sentido en concreto. Es como si de, un gran menú de posibilidades, los eventos físicos realizaran algunas de ellas limitando las opciones del resto: si solo hay dos (como el sentido en que giran dos fotones), la realización de una implica necesariamente que el otro fotón girará en sentido contrario.

Como siempre que hablamos de física cuántica, hay que apresurarse a decir que no hablamos de fenómenos macroscópicos. No son cosas que ocurran a escala "humana", sino que se trata de fenómenos sutiles a dimensiones que difícilmente conseguimos imaginar. Por eso es relevante esta reivindicación de la res potentia y de sus intentos para superar la paradoja EPR. Nos ayudan a imaginar otrosmundos que dan sentido a este.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos