En casa del herrero, cuchillos de palo: este cuchillo de madera es tres veces más afilado que los de acero

En casa del herrero, cuchillos de palo: este cuchillo de madera es tres veces más afilado que los de acero
15 comentarios

El famoso refrán se ha hecho más cierto que nunca tras la investigación de Teng Li, que ha logrado crear un cuchillo con un procesado especial de la madera.

Gracias a ese tratamiento este investigador ha creado un cuchillo de madera que es tres veces más afilado que un cuchillo de acero convencional para comer, y 23 veces más duro que la madera natural.

Una "súpermadera" estupenda, pero cara

La investigación de Li estaba orientada a buscar alternativas a los "materiales duros" tales como el acero, el aluminio o los materiales cerámicos. Su huella medioambiental es a menudo elevada y son difíciles de reciclar, así que la idea era buscar opciones que solucionaran esos problemas.

Cuchillo2

Es ahí donde Li comenzó a crear variantes de la madera. Se le ocurrió reforzar lo que la hace dura y resistente y lo que no, y básicamente creó una "súpermadera" que él llamó "madera endurecida" con la ventaja de ser más barata que el metal y renovable.

Para lograrlo se deshizo de los componentes de la madera que restan solidez y robustez, pero mantuvo intacta la celulosa que es la razón fundamental de su fortaleza natural. Tras eliminar lo que sobraba, aplicó presión y calor a esa madera procesada químicamente para hacerla más densa y eliminar el agua.

Con esa madera endurecida creó un cuchillo que luego bañó en aceite mineral para evitar la tendencia natural de la celulosa de absorber agua. Con eso logró extender la vida útil del material y además habilitó otra característica interesante: que esos cuchillos se puedan meter en el lavavajillas.

¿El resultado? Un cuchillo que era casi tres veces más afilado que los cuchillos de acero inoxidable que usamos a menudo para comer y cenar, y cuya madera es 23 veces más duro que la madera natural. Cortar un chuletón al punto era, dicen los investigadores, coser y cantar con este cuchillo. También fabricaron clavos tan duros como los convencionales de metal.

El único problema, como apuntan nuestros compañeros de Magnet, es que la transición a cuchillos de madera es poco realista: la desforestación es uno de los grandes problemas de nuestro mundo, pero es que además la madera está a precios desorbitados aunque la cosa se ha relajado bastante últimamente.

Vía | New Atlas

Más información | Matter

Temas
Inicio