Publicidad

La DGT estadounidense afirma ahora que el estudio en el que respaldaba la seguridad del Autopilot de Tesla carece de pruebas

La DGT estadounidense afirma ahora que el estudio en el que respaldaba la seguridad del Autopilot de Tesla carece de pruebas
19 comentarios

Publicidad

Publicidad

Elon Musk es famoso, entre otras muchas cosas, por el excesivo optimismo de sus declaraciones en lo referente a sus empresas (una actitud que le ha deparado varios problemas en los últimos tiempos). Así, por ejemplo, Musk lleva años afirmando que conducir un coche recurriendo a la tecnología Autopilot resulta más seguro que hacerlo gracias a la conducción tradicional.

Pero Musk no se ha limitado a subrayar la superior seguridad del Autopilot, y ha querido aportar datos concretos. Hace 3 años afirmó que si más gente usara Autopilot, medio millón de víctimas de accidentes de tráfico conseguirían salvarse todos los años. Al año siguiente fue más allá, y aseguró que la última actualización de Autopilot podría reducir el número de colisiones de vehículos en "un 90%".

Cuando los medios han exigido transparencia a Tesla para poder verificar de manera independiente si los datos respaldan sus afirmaciones, Musk ha optado por mantener oculta la información y por acusar a los periodistas críticos de estar "matando gente" por disuadir a la gente de usar su tecnología.

Una baza mediática de Musk que se va a pique

Así que es comprensible que, cuando la NHTSA (Agencia Nacional de Seguridad del Tráfico en Carretera de los EE.UU) afirmó que equipar vehículos con Autopilot lograría reducir la tasa de colisiones en un 40%, Musk no tardara en difundir la noticia con entusiasmo. El problema radica en que ahora dicho organismo se ha retractado.

Y esto ocurre después de que, sólo en los EE.UU, al menos tres usuarios del Autopilot muriesen conduciendo (otras dos muertes siguen siendo investigadas). Tesla está inmersa en litigios con las familias de las víctimas que acusan a la compañía, entre otras cosas, de exagerar las funcionalidades de su tecnología.

El medio estadounidense The Information ha interrogado a docenas de expertos sobre la seguridad del Autopilot, y afirma haber accedido a documentos internos y a los datos recopilados durante el último lustro por agencias públicas de los EE.UU. Todo ello, según este medio, "muestra que los intentos de medir la seguridad del Autopilot no han respaldado las afirmaciones del Sr. Musk".

El estudio del que ahora reniega la NHTSA se realizó en 2016, tras la muerte por colisión de uno de los usuarios del Tesla Model S semiautónomo. En el mismo, basándose en datos provistos por Tesla, concluía que la tasa de accidentes de los automóviles Tesla "disminuyó en casi un 40% después instalar Autosteer", la polémica función que permite al automóvil mantenerse en su carril por sí solo.

Pero el pasado mes de febrero, un grupo de investigación independiente llamado Quality Control Systems Corp. publicó su propio informe basado en los mismos datos que usó NHTSA. ¿Resultado? El documento publicado por QCS concluía que las conclusiones a las que la NHTSA llegó en 2016 carecían de base.

Datos incompletos, estadísticas engañosas

Y es que los datos aportados por Tesla eran, en muchos casos, incompletos y no permiten llegar a conclusión alguna sobre la seguridad del sistema (no se recogía, por ejemplo, en qué casos en los que había saltado el airbag estaba o no activado el Autosteer).

Pero cuando QCS se centró en 5.714 vehículos cuyos datos no sufren de estos problemas, descubrió que indicaban que la activación de Autosteer en realidad habría aumentado las tasas de accidentes en un 59%.

Esto llevó a que la NHTSA a reconocer que los datos no permitían evaluar la eficacia de la tecnología de Tesla. Y, aunque lo hubiera permitido, el informe de la NHTSA se centraba en la versión 1 del Autopilot, que Tesla no vende desde el mismo año en que se elaboró el informe.

Con el aumento de la presión mediática tras la acumulación de accidentes de sus vehículos, Tesla comenzó a publicar "informes de seguridad" trimestrales, en los que se afirma que sus coches se ven implicados en menos accidentes cuando tienen el Autopilot encendido. Pero los informes sólo muestran la tasa de colisiones en función de las millas recorridas, sin especificar qué causó el accidente o si el conductor de Tesla fue responsable del mismo.

Además, los expertos señalan un detalle engañoso de estas estadísticas: no pueden compararse sin más los accidentes que tienen lugar con el Autopilot encendido y apagado porque el Autopilot está diseñado para principalmente para autovías/autopistas, y tienden a usarlo sólo en ese contexto. La mayoría de los accidentes, sin embargo, ocurren en vías convencionales tanto si estás al volante de un Tesla como si no.

Así, se alzan voces dentro de la industria contra Musk alegando que las exageraciones del CEO de Tesla, cada vez más criticadas en los medios, están provocando que el público pierda la confianza en la promesa que hace que los coches autónomos resulten atractivos: que serán más seguros que los conductores humanos.

Vía | The Information

Imagen | Brbbl (Wikimedia)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir