Qué fue de Fotolog: la red social que bautizó y después traumatizó a toda una generación de millennials

Qué fue de Fotolog: la red social que bautizó y después traumatizó a toda una generación de millennials
5 comentarios

Suena a pleistoceno informático, pero en 2002, cuando "selfie" o "influencer" sonaban todavía a extranjerismos extraños y Mark Zuckerberg recibía sus primeras clases en Harvard, Internet alumbró una red social que, durante un tiempo, pareció imparable: Fotolog. Si eras adolescente hace 20 años, cuando pegaba fuerte O-Zone o Aqua, seguro que lo recuerdas. Si no es así, no pasa nada. Fotolog se explica con más facilidad que la mayoría de redes actuales. Básicamente era un blog en el que colgabas fotos para esperar comentarios o ver, al menos, cómo subía el contador de visitas.

Suena simple, y lo era. Tanto, de hecho, que salvo que te suscribieras a una versión de pago, en origen la plataforma te permitía subir una única foto al día y recibir 20 comentarios. Si te rascabas la cartera y accedías a la cuenta "Gold" el margen se ampliaba a seis imágenes y las interacciones se multiplicaban por diez. Ni más, ni menos. Hoy suena extraño; pero en su día Fotolog captó el interés de una legión de fans y preparó el terreno para las redes que vendrían después.

En cierto modo, fue el "bautismo" de una generación en las plataformas sociales.

Del crecimiento meteórico al olvido

Su éxito fue rotundo y lo convirtió en todo un fenómeno, sobre todo entre los adolescentes. Los chavales de la primera década de los 2000 subían fotos de sus vacaciones, de las noches de fiesta, de las excursiones, de montajes elaborados con Paint para felicitar cumpleaños y "selfies" tomados con ayuda del espejo del salón —lo de la cámara frontal aún no se llevaba—... Hasta dar forma, con los años, a la memoria visual de de toda una generación. Quizás lo más curioso de su historia es que tiempo después, cuando aquellos usuarios eran ya treintañeros, Fotolog volvió a activarse y reflotó todas aquellas imágenes. Para añoranza de algunos. Para sonrojo de la inmensa mayoría.

Hoy Fotolog es poco más que un recuerdo. Queda su marca, sí; pero si acudes al dominio o te descargas la app verás que tienen poco que ver con la red de los 2000.

¿Qué pasó con Fotolog?

Su historia se remonta casi 20 años exactos, a abril de 2002, de la mano de Adam Seifer y Scout Heiferman. Su idea era simple: crear una plataforma en la que poder compartir fotos en un momento en el que las cámaras digitales se usaban con frecuencia y los móviles empezaban a incorporar sus propias lentes. Su propuesta, sencilla, con un uso controlado, gustó y en cuestión de un lustro la web contaba con más de 20 millones de usuarios y estaba entre las 20 más visitada de la Red. Según los datos de Alexa, en 2005 sumaba 750 millones de páginas vistas mensuales y su crecimiento era tan acelerado que tuvo que limitar el número de altas que podía tramitar por jornada y país.

Su dinámica era muy parecida a la de los blogs, con el plus de que se basaba en imágenes, resultaba mucho más fácil generar contenidos y facilitó la creación de comunidades y la interacción entre usuarios. La herramienta funcionó especialmente bien en Sudamérica. En 2008, recuerda La Tercera, solo Chile sumaba 4,8 millones de usuarios. A pesar de ese crecimiento —en 2013 llegó a 33 millones de cuentas— la plataforma no logró adaptarse a los smartphones ni generar suficientes ganancias, un problema que se sumó a un escenario online en continuo cambio y la llegada de otras plataformas sin las restricciones de Fotolog, como MySpace, Facebook o Flickr o Instagram.

1366 2000 9

Su deriva a lo largo de la segunda mitad de la década está marcada por varios hitos. En 2007 el grupo francés HiMedia se hizo con Fotolog por 90 millones de dólares y en 2012 intentó reconectar con el público y atajar la competencia de Instagram —lanzada dos años antes— con un cambio de diseño. De poco sirvió. Tras un largo período de caída en el olvido, a principios de 2016 su web oficial dejó de responder y sus apps se esfumaron tanto de Google Play como de la App Store.

La red con la que se había estrenado en la arena online buena parte de los millennials había desaparecido. Y de una forma inesperada, silenciosa, sin despedidas emotivas ni tampoco avisos para que los antiguos usuarios pudiesen rescatar sus fotos, un gesto que generó no pocas críticas. Quizás la mejor señal del cambio de los tiempos fue que #Fotolog se convirtió en tendencia en Twitter, con mensajes nostálgicos, pero también de gente que se lamentaba de no haber tenido la oportunidad de rescatar sus recuerdos. Otros, directamente, se preguntaban por su destino.

Aquello resultó sin embargo ser más un "hasta luego" que un "adiós". Un año después Fotolog anunciaba que estaba trabajando para renovar su plataforma y pasados dos, en 2018, sorprendió a los antiguos adolescentes, entonces ya con trabajos, coche y en algún caso hipoteca, volviendo con su viejo "tesoro" repleto de selfies y fotomontajes juveniles. Igual que un álbum perdido que un buen día reaparece en el fondo de un cajón. Su objetivo: desmarcarse del resto de las redes sociales. Para lograrlo recuperó incluso su antigua regla de permitir una sola publicación diaria.

Quien conservaba su vieja cuenta de correo podía acceder de nuevo a su perfil de Fotolog y reencontrarse con imágenes que no veía desde hacía años. Para aquellos que habían perdido las contraseñas, la empresa tenía otra solución: cubrir un formulario y pagar una tasa de tres euros. También lanzó una app. En total calculaba que disponía aún de dos millones de usuarios repartidos por 100 países, los mismos que seguían activos en 2016; pero su regreso no le permitió recuperar la etapa dorada que había vivido década y media atrás, durante los primeros años del siglo XXI.

¿Qué pasó después? En la web Fotolog.net se encuentra todavía una entrada de septiembre de 2019 en la que se explica que el dominio, junto al de Fotolog.com, había sido adquirido por la firma Thinking Different para incorporarla a su cartera de domain name. Si a día de hoy consultas la web Fotolog.com te encontrarás un magazine de entretenimiento, juegos y viajes, entre otros contenidos. El mismo al que deriva la aplicación principal que puedes descargar en la Play Store.

De lo que fue el Fotolog de inicios de los 2000 queda la base que nos impulsó hacia nuevas redes y, quién sabe, un sonrojante book de fotos adolescentes que tal vez emerja algún día.

Temas
Inicio