Unos multimillonarios pagaron una fortuna por ir a la ISS. Ahora se quejan de que tuvieron que trabajar mucho

Unos multimillonarios pagaron una fortuna por ir a la ISS. Ahora se quejan de que tuvieron que trabajar mucho
31 comentarios

En abril la era del turismo espacial alcanzó un nuevo hito: se lanzaba la misión Axiom 1 en la que los cuatro tripulantes pasarían unos días en la Estación Espacial Internacional. Tres de esos tripulantes son multimillonarios cuyas "tarjetas de embarque" salieron muy, muy caras. Si pensaban que todo iba a ser ver vistas espectaculares y flotar por las estancias de la ISS, se llevaron una sorpresa.

Oye, que he pagado 55 millones de dólares. Larry Connor, Eytan Stibbe y Mark Pathy (en la imagen, con unas HoloLens dentro de la ISS) son los tres afortunados multimillonarios que pudieron participar en esa misión espacial. Todos ellos pagaron esa cantidad para poder formar parte de este viaje que tenía como objetivo llevarles a la ISS y que estuvieran allí durante ocho noches, aunque al final el periodo se alargó a 15 días por meteorología desfavorable para el regreso.

De viaje de placer, nada. Michael López-Alegría el comandante de la misión Ax-1, explicaba que su "horario era muy agresivo, especialmente al principio de la misión. El ritmo fue frenético al comienzo". Es cierto que la tripulación sabía que debía llevar a cabo diversos experimetnos durante su estancia en la ISS, pero probablemente imaginaban que con lo que habían pagado por el billete, el ritmo sería suave y llevadero. De eso nada.

Experimentos y más experimentos. Larry Connor, uno de los miembros de la tripulación, explicaba que "fuimos muy agresivos con la planificación, especialmente el primer par de días". Dio un ejemplo de un experimento que debía llevar dos horas y media para ser completado según la formación anterior al vuelo: acabaron tardando cinco horas en hacerlo.

Ayuda, por favor. Los cuatro astronautas de la Crew-3 de la NASA y la ESA qye ya estaban en la ISS fueron toda una ayuda para la misión Axiom 1 —López-Alegría no tenía más que elogios para ellos—, pero su propio calendario de trabajo se vio afectado. "La llegada del personal de Axiom parece haber tenido un impacto más grande del esperado en la carga de trabajo diaria de la tripulación profesional de la Estación Espacial Internacional", explicaba Susan Helms, de la NASA, en una reunión posterior.

Axiom relajará el ritmo en el futuro. Los responsables de Axiom han tomado buena nota de esa carga sufrida por estos turistas espaciales. Michael Suffredini, presidente y CEO de Axiom Space, explicaba que ha habido "lecciones aprendidas" tras las conversaciones con NASA y SpaceX, y que "con el tiempo, reduciremos lo que la tripulación tiene que hacer". La empresa ya está preparando el lanzamiento de una segunda tripulación: ha vendido tres asientos, incluido uno para un astronauta de los Emiratos Árabes Unidos.

Estancias más largas. Una de las opciones para relajar el ritmo es alargar las estancias. López-Alegría reconocía que "fue una bendición tener ese tiempo extra" cuando la estancia se alargó por esas condiciones desfavorables para el regreso. "Creo que estábamos tan centrados en la investigación y la divulgación en los primeros 8 o 10 días en órbita que necesitábamos el tiempo extra para completar la experiencia teniendo tiempo para mirar por la ventana, para contactar con amigos y familiares, y para simplemente disfrutar de la sensación".

Temas
Inicio