Publicidad

Cheops: cómo es la primera (y ambiciosa) misión de la ESA dedicada a buscar exoplanetas

Cheops: cómo es la primera (y ambiciosa) misión de la ESA dedicada a buscar exoplanetas
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

La Agencia Espacial Europea (ESA) comienza por fin a buscar exoplanetas con Cheops, un telescopio especializado y dedicado solo a este objetivo, el primero de la agencia. Además, también es una apuesta que ayudará a abaratar el coste de los satélites.

La misión está a punto de comenzar sus operaciones científicas después de completar con éxito su fase de puesta en servicio en órbita. Con Cheops, la ESA dará pie a un nuevo macroproyecto que mejorará los instrumentos con los que analizamos planetas de otros sistemas solares. Estos astros todavía son un misterio debido a nuestra capacidad técnica limitada. Cheops ayudará a descubrir muchos de estos secretos.

Comienza la fase científica de Cheops

Compartiendo el título con el que fue el segundo faraón de la cuarta dinastía, perteneciente al Imperio Antiguo de Egipto, uno de los más importantes de su historia, el CHaracterising ExOPlanets Satellite, o Cheops, pretende abrir las puertas a una nueva era de descubrimientos de exoplanetas. Actualmente, el liderazgo en este ámbito lo mantiene la NASA, con su programa de exploración de estos cuerpos.

Con Cheops, la ESA quiere, como mínimo, acortar distancias con la NASA, dar un impulso y lanzarse a la búsqueda y caracterización de estos astros. Para ello, el telescopio tendrá la capacidad de analizar con un nivel de detalle sin precedentes la densidad media de las supertierras, los planeta rocosos como el nuestro pero más grandes, y los minineptunos, planetas gaseosos más pequeños.

Además, sus observaciones permitirán establecer una relación entre la masa y radio de los planetas, así como conocer cuál es el límite que separa a los cuerpos telúricos de los gigantes gaseosos, entre otras cuestiones más técnicas. El satélite Cheops fue lanzado en diciembre del año pasado y, ahora, por fin comienza su búsqueda, empezando por analizar los exoplanetas que ya conocemos.

Ahora, la que es la primera misión de la ESA dedicada exclusivamente al estudio de los exoplanetas está a punto de comenzar sus operaciones científicas. Esto ocurre varios meses después de su puesta en órbita y tras completar con éxito su fase de puesta en servicio, en la que ya aprovechó para hacer algunas mediciones de prueba.

¿Cuáles son las características del satélite Cheops?​

El satélite permanece en órbita estacionaria alrededor de la Tierra desde dónde observa atentamente los tránsitos planetarios. Si en el curso de su órbita un exoplaneta pasa delante de una estrella, la luz de esta se atenúa muy fugazmente. Ese instante es el que Cheops puede registrar y, además, analizar con una precisión extrema para deducir el tamaño del planeta.

Por otro lado, nunca mejor dicho, si el mismo planeta se encuentra detrás de la estrella, reflejará su luz, lo que servirá para saber, por ejemplo, si tiene atmósfera y de qué tipo es. El instrumental que le permite al satélite cumplir sus objetivos es lo que se conoce como Cheops Instrument System, o CIS, y consta de un detector, electrónica de soporte, telescopio, óptica de fondo, ordenador de abordo y el hardware de regulación térmica para que funcione.

The Cheops Spacecraft In The Large European Acoustic Facility

El sistema de control del telescopio está estabilizado en tres ejes, pero bloqueado en el nadir, asegurando que uno de los ejes de Cheops siempre apunte hacia la Tierra. Así, mientras orbita, la nave girará lentamente alrededor de la línea de visión del telescopio para mantener el radiador del plano focal orientado hacia el espacio frío, permitiendo el enfriamiento pasivo del detector, lo que abarata costes y mejora la eficiencia de una forma elegante y sencilla. La duración típica de observación es de 48 horas. Durante este tiempo, el satélite tiene una estabilidad de puntería mejor que ocho segundos de arco con una confianza del 95%.

Abaratar costes mirando al cosmos

La misión Cheops es una de las más pequeñas y baratas de la ESA. Y, aun así, no tiene ni un ápice menos de importancia. La investigación en materia de exoplanetas es de alto interés actualmente, ya que seguimos investigando el origen de nuestro pequeño planeta. La Tierra, hasta donde sabemos, constituye en sí misma un hecho extraordinario.

¿Realmente es así o solo es que no hemos conseguido dar con un patrón adecuado? Necesitamos más datos que nos expliquen cómo se forman los planetas con características parecidas a las nuestras. También queremos saber más sobre el universo que nos rodea. Pero es imprescindible abaratar costes. Las misiones espaciales cuestan millones de euros.

The Baffle Cover Of Cheops In The Clean Room

Otro de los objetivos de Cheops es ayudar al abaratamiento de este tipo de satélites. Para ello, Richard Southworth, encargado de la navegación del satélite Cheops, explicaba que el satélite se ha simplificado para no necesitar una gran inversión. Otra estrategia para abaratar costes ha consistido en utilizar partes que ya habían sido usadas en otras misiones.

Con este doble objetivo, en su relativa humildad, Cheops promete mucha ciencia en los meses venideros. Ya hemos comenzado a obtener los primeros datos de pruebas, pero es a partir de ahora que el satélite comienza su trabajo científico intensivo.

Imágenes | ESA

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios