Compartir
Publicidad

A la caza de "asteroides peligrosos" imitando los ojos de las moscas: así son los telescopios Flyeye de la ESA

A la caza de "asteroides peligrosos" imitando los ojos de las moscas: así son los telescopios Flyeye de la ESA
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La NASA va detrás de los asteroides que pueden suponer una amenaza y sigue completando un elaborado censo, pero la ESA también quiere poner su granito de arena en esto de conocer mejor nuestros alrededores y lo que nos puede venir de ellos. Para ello no tira de un solo observatorios, si no de una red de telescopios para tener vigilados a los asteroides peligrosos que está en construcción.

Se trata de la red de telescopios Flyeye, con cuatro observatorios localizados en distintos puntos del planeta que se encargarán de vigilar los cielo en cuestión de estos asteroides que suponen un riesgo. Cuando vimos el censo de la NASA hablamos de que se conocían algo más de 7.800 asteroides y que para llegar a los 25.000 que se espera tener hacia 2020 harían falta "más ojos", así que este sistema de la ESA puede suponer un buen empujón para completar este recuento.

Cuatro ojos para ver mejor (y más rápido) que los actuales

Dicen en la ESA que los sistemas tradicionales para controlar los "asteroides amenazantes", cometas u otros objetos celestiales que puedan implicar un riesgo son lentos y al final supone un proceso tedioso, al ser telescopios que tienen un campo de visión muy estrecho. Esto hizo que se plantearan crear un sistema que permitiese un control más eficiente y eficaz, y pensaron en la red de telescopios Flyeye.

Unos telescopios que enviarán los datos al centro Minor Planet de la Unión Astronómica Internacional (IAU), el que se consolida como núcleo central global del control de asteroides. Se trata de observatorios automatizados que parten la imagen en 16 subimágenes para expandir el campo de visión, emulando lo que hace el ojo de una mosca.

Esa 02 Estructura del telescopio Flyeye. (Imagen: OHB Italia)

Cada uno de estos telescopios será capaz de proporcionar un campo de visión ancho, de unos 45 grados cuadrados, el producto de 6,7 x 6,7 grados. Para que nos hagamos una idea, nos traduce la ESA que 6,7 grados es unas 13 veces el diámetro de la Luna conforme la vemos desde la Tierra (unos 0,5 grados).

Así, cada telescopio integra un espejo de 1 metro que recoge la luz de ese campo de 6,7 x 6,7 grados y la lleva a un divisor de haz de 16 caras. Esto divide el campo de visión en esas 16 subimágenes que decíamos, habiendo 16 detectores para esta imágenes y un set de lentes secundarias para cada una.

Esa 04 Infografía sobre la red de telescopios Flyeye. (Imagen: ESA)

El primero, el año que viene

Los impactos de riesgo no son algo frecuente, dado que los objetos que se precipitan hacia nuestra atmósfera sufren una degradación a su paso que, de ser "pequeños", quedan en nada antes de llegar a tocar algo de la superficie o las capas más cercanas a ésta. Pero al repasar los métodos que tenemos para combatir un posible asteroide o cometa de alto riesgo sí vimos que los impactos en general se suceden con normalidad.

Se espera que el primero de estos telescopios se instale el año que viene en el monte Mufara, en Sicilia, el próximo 2019. Veremos cómo avanza este proyecto y si vamos completando ese censo de asteroides, en este caso sin enviar otro objeto más a nuestro alrededor, porque cabe recordar que hay un peligro que nosotros mismos hemos creado, la basura espacial, así que son cuatro lanzamientos que se ahorran al tratarse de telescopios terrestres.

Imagen | ESA / A. Baker
En Xataka | Así nos preparamos para evitar el impacto de asteroides contra la Tierra: si no puedes con el enemigo, desvíalo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos