En Samoa pasan de cambiar la hora y muestran el camino a una Unión Europea que no acaba de abandonar el cambio horario

En Samoa pasan de cambiar la hora y muestran el camino a una Unión Europea que no acaba de abandonar el cambio horario
56 comentarios

Hay un pequeño país situado en la Polinesia que se ha hartado de cambiar la hora. Es Samoa, cuyo gobierno ha decidido que este año ya no aplicarían el tradicional cambio horario que aún sigue siendo la norma en la mayor parte del mundo.

Las ventajas del cambio horario habían sido fuente de muchas críticas y debate en la nación insular, y son las mismas que de hecho han hecho que en la Unión Europea ya se aprobase el fin del cambio horario en 2019. Se supone que este año dejaríamos de cambiar la hora, pero llegó la dichosa pandemia.

Las ventajas del cambio de hora siguen sin estar claras

Los responsables del Gobierno de Samoa llevaban poco tiempo aplicando el cambio horario: lo activaron hace 11 años y se suponía que traería ventajas en varios ámbitos.

Una de ellas se suponía que sería el ahorro energético, y aunque los datos de la Electric Power Corporation (EPC) no eran definitivos, varios de los participantes en una encuesta del ministerio indicaron que sus facturas energéticas habían subido porque a las 7 de la mañana aún era de noche y tenían que comenzar a preparar a los niños para el colegio.

Esa sensación es la que parece ser predominante también en el continente europeo, donde muchos ciudadanos están cansados de que la noche llegue demasiado pronto en otoño. Aún así poner en práctica la decisión que la UE tomó en 2019 está demostrando ser difícil.

La Unión Europea no acaba de decir adiós al cambio horario

La pandemia ha sido uno de los factores determinantes de activar esa decisión, pero el Brexit también ha podido influir. El balón ha ido además pasando de un tejado a otro: tras el voto del Parlamento Europeo, el cambio debía implementarse si se aceptaba el cambio en el Consejo Europeo.

reloj

Sin embargo este organismo le pasó la patata caliente a la Comisión Europea, que según ellos debía realizar un estudio del impacto de la medida. Para la CE eso no es necesario y es el Consejo Europeo el que tiene que llegar a una decisión unánime primero.

Aunque la cuestión parece simple, la pandemia y otras cuestiones han hecho que el cambio horario quede en segundo plano. El Brexit tampoco ayuda, sobre todo si Irlanda sigue al resto de la Unión Europea y abandona el cambio horario, lo que haría que aparecieran dos horas distintas en las islas durante buena parte del año.

Hay también cierto debate en cuál de los horarios es mejor, si el de verano (con tardes con más luz hasta más tarde) o el de invierno. Las encuestas apoyan más la de quedarnos con el horario de verano, pero la decisión varía según cada país y que unos países se mantengan en un horario y otros en otro podría acabar siendo bastante caótico.

Lo cierto es que este año seguiremos cambiando la hora, y es probable que de nuevo no sea la última vez que lo hagamos. Lo haremos en la madrugada del 30 al 31 de octubre, cuando a las 03:00 horas serán las 02:00 horas de nuevo. Veremos si la cuestión acaba resolviéndose en una Unión Europea que ciertamente tiene una situación más compleja que la de Samoa.

Vía | Samoa Observer

Temas
Inicio