La mayoría de entrevistas de trabajo terminan en un correo sin respuesta: el 'ghosting' cada vez va a más

La mayoría de entrevistas de trabajo terminan en un correo sin respuesta: el 'ghosting' cada vez va a más
28 comentarios

Hay muchas formas de llamarlo, y mi preferida es la argentina “clavar el visto”. Una expresión que define a la perfección el sentimiento de desazón que nos provoca un mensaje sin contestar, en especial si es importante, en estos tiempos de comunicaciones digitales. Mucho más precisa que nuestro “dejar en visto” y más elocuente que el ghosting de los anglosajones. Un silencio que pincha, que hiere. Qué poetas de la cotidianidad, estos argentinos.

El fenómeno comenzó con las comunicaciones personales por medios telemáticos como WhatsApp y, poco a poco, también se ha ido extendiendo a las profesionales. Y es que un estudio The Greenhouse señala que el 75% de los candidatos encuestados asegura que les incluyeron en un proceso de selección para luego no saber nada más de la empresa, el clásico “ya te llamaremos” en versión digital que ahora está teniendo su reverso con un “ya veré si te contesto” de los candidatos: un informe de Indeed señala que el 77% de las personas que las empresas contactaron para una posible contratación en los últimos dos años clavaron el visto a los reclutadores.

Una tendencia nueva y al alza. La interrupción de las comunicaciones sin previo aviso en un proceso de selección era, hasta ahora, mucho más común por parte de las empresas que de los candidatos. De hecho, Indeed señala que ya en 2019 el 76% de las compañías habían dejado de responder a alguna persona que habían descartado contratar después de valorar su candidatura.

Sin embargo, que los candidatos no respondan a los mensajes de las empresas era mucho más raro hasta ahora, pero parece que la pandemia ha cambiado las cosas. O, al menos, las ha acelerado. Y es que en esos mismos datos de Indeed señalan que el 28% de los candidatos clavaron el visto a una empresa alguna vez en 2019. En 2018 ese porcentaje era del 18%. Y ahora, algo más de dos años después, del 75%.

Mucho más que clavar el visto. Algunas de las empresas encuestadas señalan que lo más habitual es que los candidatos, tras recibir una primera llamada del equipo de recursos humanos o asistir a una entrevista, no contesten más. Sin embargo, una cuarta parte de las compañías asegura que algunas personas fueron mucho más allá y no se presentaron el primer día de trabajo.

De la parte de los trabajadores, el 10% asegura que la empresa se echó para atrás después de que le hiciesen una oferta de trabajo verbal.

La Gran Renuncia, de fondo. El gran aumento del porcentaje de candidatos que no responden a los técnicos de recursos humano está estrechamente relacionado con el fenómeno de la Gran Renuncia que se está dando en Estados Unidos y otros países del mundo. Muchas personas en todo el planeta están perdiendo el miedo a quedarse temporalmente sin trabajo, y esa tendencia también hace, además de aumentar las dimisiones, que dejen de contestar a una empresa si consideran que los primeros contactos no fueron todo lo satisfactorio que esperaban.

De hecho, la la Gran Renuncia ha calado tanto que el 84% de los candidatos y empleados encuestados por Indeed aseguraron que están abiertos a cambiar de trabajo a los seis meses de ser contratados.

España. Los datos de los informes de The Greenhouse e Indeed son globales, por lo que no tenemos información concreta sobre el grado de extensión de este fenómeno en España. Sin embargo, en nuestro país la Gran Renuncia aún no ha calado tanto como en otras zonas del planeta, como ya contamos en Xataka, por lo que es probable que aquí el porcentaje de candidatos que dejan de contestar a los reclutadores sea menor.

Hay que contestar al envío del currículo. Lo que sí sabemos es que en España lo de enviar el currículo a una empresa y que no te contesten puede tener los días contados. Como ya informamos en Xataka, en septiembre de 2021 la Agencia Española de Protección de Datos multó a una compañía por no responder a un candidato que había enviado su CV con un mensaje informativo en el que le aclarase el tratamiento que iba a hacer de los datos personales recogidos en el documento ni la forma en que el afectado podía ejercer sus derechos ante el responsable de tratarlos. La sanción fue de 2.000 euros.

Imagen | Wes Hicks

Temas
Inicio