La Gran Renuncia está ganando terreno en España, pero hay dos barreras: salarios bajos e indemnizaciones

La Gran Renuncia está ganando terreno en España, pero hay dos barreras: salarios bajos e indemnizaciones
103 comentarios

El mercado laboral español pasa por un buen momento. Se crea empleo, baja la desocupación y los profesionales están más dispuestos a cambiar de trabajo que antes de la pandemia, según diversos informes y estudios. Sin olvidar que nuestra tasa de paro actual, del 13%, es la más baja desde 2008.

Unas circunstancias que invitan a pensar que en nuestro país podría replicarse un fenómeno que lleva sacudiendo Estados Unidos desde principios de 2021: The Great Resignation o, traducido, la Gran Renuncia. Esto es, el abandono masivo y voluntario de miles de puestos de trabajo fijos por parte de personas que deciden buscar mejores oportunidades sin que un despido las fuerce a ello.

Los datos. Las cifras de Estados Unidos son apabullantes. En 2021 han renunciado voluntariamente a sus trabajos cerca de 50 millones de personas. Aproximadamente el número total de habitantes que tiene España. Y ese mismo fenómeno se está dando en otros países, como en Italia, donde 1,3 millones de empleados dimitieron de sus trabajos en los nueve primeros meses del pasado año, según el diario La Repubblica.

Unas cifras que contrastan con las de nuestro país, donde los números de dimisiones en 2021 fueron mucho más discretos: algo más de 30.000 bajas voluntarias durante el año pasado, según las estadísticas de afiliación de la Seguridad Social.

¿Entonces? A pesar de que las cifras de España contrastan fuertemente con las de Estados Unidos o Italia, hay varios elementos que invitan a pensar que se está cociendo un fenómeno parecido a la Gran Renuncia. En primer lugar, los mismos datos de la Seguridad Social desglosados por meses evidencian una tendencia al alza: entre enero y marzo hubo unas 2.000 dimisiones de media al mes, una cifra que aumentó a los 2.600 de media entre abril y junio, volvió a disminuir en los meses de verano y se situó en 3.000 de media de septiembre a diciembre de 2021.

Por otro lado, la Guía Hays del Mercado Laboral 2022, un informe realizado por la empresa de recursos humanos Hays sobre las tendencias de trabajo para este año, señala que el 77% de los españoles encuestados asegura que cambiaría de empleo si pudiera, y el 68% de ellos confiesa que está buscando otro trabajo de forma activa. El principal motivo que arguyen es encontrar un salario mejor.

Las empresas quieren contratar más. En este clima de optimismo laboral también participan las empresas. Según la Guía Hays, el 71% de las compañías españolas encuestadas planea contratar a más empleados este 2022, y el 67% de ellas considera que su negocio aumentará durante el año que acaba de comenzar. Los perfiles que más se van a buscar son comerciales, ingenieros e informáticos.

Del mismo modo, la Encuesta de Población Activa publicada recientemente por el Gobierno reveló que ya en 2021 se había producido un gran crecimiento del mercado laboral español con la creación de 744.300 puestos de trabajo en el sector privado.

España no es Estados Unidos. Todos estos datos, como vemos, invitan a pensar en que una Gran Renuncia española se está cocinando a fuego lento y podría comenzar a hervir pronto. Sin embargo, los expertos en recursos humanos consultados por Xataka no están nada convencidos de que se pueda dar un fenómeno de esta naturaleza en nuestro país, ya que las características del mercado laboral de España son muy diferentes a las del estadounidense.

“El mercado español tiene una serie de barreras de salida que dificultan algo como una Gran Renuncia, como la acumulación de la antigüedad que te permite cobrar 33 días por año trabajado en caso de despido improcedente. Este modelo de protección es una garantía para el trabajador, y desincentiva que dimita. Otro factor es el de los salarios, que son hípermoderados, lo que hace difícil que se pueda seducir a alguien a cambiar por dinero”, explica a Xataka Javier Blasco, director del centro de investigaciones laborales Adecco Group Institute.

Un trabajador conservador. Esa protección que las leyes laborales otorgan a los trabajadores españoles hacen que los distintos expertos e informes consideren que los empleados de España son conservadores. De hecho, la Guía Hays especifica muchos profesionales de nuestro país tienden a pensar que cuanto más tiempo llevan en un puesto, menores son las posibilidades de que los echen.

Pequeña Gran Renuncia. Alberto Muñoz, director de Selección de perfiles IT & Digital de Robert Walters, en cambio, sí considera que el mercado laboral se encuentra en un momento de gran efervescencia, y que esto podría conducir a un fenómeno parecido a la Gran Renuncia, aunque no al nivel de los norteamericanos. “Como profesional de los recursos humanos, he visto pocos momentos tan buenos como el que tenemos ahora”, señala.

En términos parecidos se expresa Raúl Cotrina, Senior Business Development de la empresa de recursos humanos IT Manfred, quien opina que no se va a dar una Gran Renuncia en España de magnitudes parecidas a las de Estados Unidos, es decir, que los trabajadores dimitan de forma masiva. Pero informa de que a una escala menor sí se está produciendo un fenómeno de naturaleza similar, particularmente en el sector tecnológico: “Los técnicos están más abiertos a cambiar de trabajo, las personas que antes eran más reticentes han perdido ese miedo”.

La Gran Renuncia tecnológica. En lo que todos coinciden es, precisamente, en que algo parecido a The Great Resignation ya se está dando en el sector tecnológico español, donde las empresas disponen de más recursos económicos para seducir a los profesionales con mejores sueldos y más beneficios. Además, también apuntan a que cada vez hay más empresas extranjeras que vienen a buscar talento patrio.

“Nosotros llevamos años detrás de candidatos y de empresas enteras en las que queríamos pescar profesionales, y nos costaba horrores sacar a alguien, porque estaban bien pagados y sus proyectos eran buenos. Pero, desde finales de 2021, esos mismos trabajadores nos han contactado de forma proactiva, después de decirnos muchas veces que no, para preguntarnos qué podemos ofrecerles”, asegura Muñoz.

Contagio a otros sectores. En lo que los expertos vuelven a discrepar es en la extensión del fenómeno. ¿Son los movimientos del mercado laboral tecnológico el primer paso hacia la Gran Renuncia española? ¿O no va a salir de ahí? “Yo creo que nuestro mercado laboral tiene que cambiar mucho, con tasas de empleo mucho más elevadas y una recualificación importante, antes de que se pueda dar un fenómeno como este. Hablar de Great Resignation en España con carácter transversal me parece ciencia ficción”, opina Javier Blasco.

Alberto Muñoz, en cambio, cree que el sector tecnológico está siendo el primero, pero no será el único: “Nosotros ya lo estamos viendo en otros como el del retail o el de los viajes, que ya tienen mucha más actividad que en 2019. Los fondos europeos y el final de la situación de pandemia van a impulsar el ánimo consumista, y eso va a ayudar a la creación de empleo. No va a ser mega como en Estados Unidos, pero desde luego va a haber mucho movimiento”.

Imagen 1 | Adolfo Félix

Temas
Inicio