Una diadema para controlar objetos con la mente: Snap compra NextMind y dobla su apuesta por la realidad aumentada

Una diadema para controlar objetos con la mente: Snap compra NextMind y dobla su apuesta por la realidad aumentada
4 comentarios

Imagínate un futuro en el que utilizas unas gafas de realidad aumentada que se controlan con la mente. No necesitas un smartphone o periféricos para interactuar con ellas o elegir la información que quieres ver, solo tus pensamientos. La llegada de este tipo de dispositivos podría hacerse realidad gracias a los avances de compañías como Snap, que desarrolla productos de RA, y NextMind, que trabaja con interfaces cerebro-ordenador. La novedad es que la primera ha comprado a la segunda y el acuerdo parece prometedor.

Snap, la empresa estadounidense detrás de la red social Snapchat y creadora de soluciones de realidad aumentada, ha anunciado la compra de la empresa de neurotecnología con sede en París, NextMind para impulsar sus esfuerzos de investigación en el campo de la RA y ayudar a los desarrolladores a superar ciertas limitaciones técnicas presentes en la actualidad. La idea es que la tecnología de NextMind se incorpore a futuras generaciones de las gafas Spectacles, y algunos de los otros productos de la compañía, como Snap Camera.

Un acuerdo que promete

NextMind es una compañía relativamente joven. Fue fundada en 2017 por un equipo de neurocientíficos e ingenieros de hardware. En 2018 recaudó 4,6 millones de dólares en una ronda de financiación que le permitió empezar a desarrollar sus primeros proyectos. Uno de sus frutos es una diadema con electrodos EEG patentados que se convierte en una interfaz cerebro-ordenador que decodifica la actividad neuronal en tiempo real y brinda la capacidad de controlar dispositivos u objetos virtuales solo con la mente.

“Esta tecnología que registra la actividad neuronal para comprender su intención al interactuar con una interfaz informática, lo que le permite presionar un botón virtual simplemente enfocándose en él”, explican desde la compañía. Se trata de una tecnología que no “lee” pensamientos ni envía señales al cerebro, sino que actúa como alternativa a los dispositivos de entrada convencionales, aunque que utilice pensamientos como eje es algo tremendamente novedoso y prometedor.

Tras la reciente compra, NextMind pasará a formar parte de Snap Labs, pero sus 20 empleados seguirán trabajando en Francia. Su objetivo será centrarse, como venían haciendo, en la investigación y en el desarrollo de productos a largo plazo. De hecho, la diadema con la interfaz cerebro-ordenador es un kit de 399 dólares que tiene una disponibilidad muy limitada ya que está pensado exclusivamente para desarrolladores. La firma lo describe como un proyecto de “desarrollo iterativo y en evolución”.

La realidad aumentada —y la realidad virtual también— parece estar destinada a llegar a dispositivos dedicados. Meta, con su casco Oculus 2, y Apple, con sus rumoreadas gafas están trabajando en ello. Entre estos grandes actores que apuestan por este futuro se encuentra Snap, que en los últimos años ha adquirido a los proveedores de componentes para RA WaveOptics y Compound Photonics para fortalecer el equipo de hardware, por lo que en los próximos años podría sorprendernos.

En este escenario no debemos olvidar a Neuralink, el más reciente y ambicioso proyecto de Elon Musk. Hace poco más de un año veíamos cómo un implante cerebral permitía que un mono jugara al pong con su mente y, aunque la compañía admitió tales pruebas habían conducido a graves daños a los animales —incluso algunos de ellos murieron—, los ensayos clínicos en humanos parecen estar en camino.

En Xataka | Cómo saber que no vivimos en una simulación de ordenador... si es que podemos saberlo

Temas
Inicio