La ayuda de Valencia para la semana laboral de cuatro días ya es oficial: todo lo que incluye (y lo que no)

La ayuda de Valencia para la semana laboral de cuatro días ya es oficial: todo lo que incluye (y lo que no)
22 comentarios

La Generalitat de Valencia ha anunciado oficialmente el importe de las ayudas para que las empresas de la Comunidad Valenciana puedan probar la semana laboral de cuatro días con sus trabajadores. La cifra total de la subvención por empleado será de 9.611 euros, repartidos en tres años de forma decreciente: 5.492 euros el primero, 2746 euros el segundo y 1.373 el tercero.

La cifra del primer año se corresponde, aproximadamente, con el 20% del sueldo medio de un trabajador en la Comunidad Valenciana, según aseguran los responsables del proyecto, por lo que la subvención cubriría en ese primer ejercicio la totalidad de la posible pérdida de productividad por el día de trabajo de menos. La cantidad se va reduciendo en los dos años sucesivos porque el programa prevé que el progresivo aumento del rendimiento como consecuencia de la mejora en el bienestar de los empleados compensará el menor número de horas trabajadas.

Las condiciones. El programa es voluntario y para acogerse a él las empresas tendrán que llegar a un acuerdo previo con los trabajadores y desarrollar un plan de mejora de la productividad, el cual podrán realizar de forma autónoma o con ayuda del servicio de empleo y formación de la Generalitat.

Las empresas que se quieran acoger al programa y sus ayudas, además, tendrán que comprometerse a incluir en él a un porcentaje mínimo de sus trabajadores: al menos el 30% de la plantilla en las empresas con menos de 49 trabajadores (y un mínimo de dos profesionales en las que tengan menos de 10) y un 20% en las que tengan más de 50 empleados.

Asimismo, debe existir paridad a la hora de seleccionar a los empleados que se beneficiarán del programa, por lo que el porcentaje de hombres y mujeres que se acojan a él no puede variar en más de un 10% del general que tenga la empresa.

Sin bajada de sueldo. Otro de los requisitos fundamentales para obtener esta ayuda es que las empresas no pueden reducir el sueldo de sus trabajadores en proporción a las horas que trabajan de menos. El objetivo de esta ayuda es probar que los trabajadores pueden rendir lo mismo en menos horas si están más descansados y relajados, por lo que consideran que reducirles el salario supondría un deterioro de sus condiciones laborales.

Pero los responsables del programa entienden que para lograr ese objetivo es necesaria una transición, motivo por el que han decidido lanzar estas ayudas decrecientes en tres años, puesto que entienden que el rendimiento aumentará progresivamente en cada ejercicio y a partir del cuarto se habrá logrado el objetivo de rendir lo mismo en menos horas. No obstante, las empresas podrán retirarse del programa el primer año si consideran que el plan no está funcionando.

Plazo. Los responsables del proyecto han señalado que esperan que la normativa de estas subvenciones esté lista para el segundo semestre de 2022, momento en el que se conocerán tanto el plazo que tienen las empresas para pedirla como otros detalles aún por concretar, como la forma en la que la Generalitat se asegurará de que las compañías inscritas cumplen con los requisitos.

Para la primera convocatoria se destinará un importe total de 1,5 millones de euros, de los cuales un 25% se reservará para pymes de menos de 10 trabajadores, otro 25% para empresas de entre 10 y 49 empleados y un 50% para compañías con más de 50 profesionales en plantilla.

Cualquier empresa de la Comunidad Valenciana que cumpla con todos los requisitos podrá acogerse al plan, aunque los responsables del proyecto admiten que son conscientes de que la semana laboral de cuatro días no es posible para todas las empresas ni todos los sectores, para los que habrá que buscar alternativas. Y señalaron que las compañías tecnológicas y algunas hosteleras son las que ya han aplicado esta reducción de jornada con mejores resultados.

Otros modelos. Desde que se reavivase el debate sobre la reducción de horas de trabajo semanales por debajo de las 40 y, en especial, se extendiese la conversación sobre la semana laboral de cuatro días, varios han sido los modelos que se han propuesto. El más progresista es el que plantea, entre otros organismos, la Comunidad Valenciana, ya que se trataría de una reducción de las horas trabajadas sin merma del sueldo del profesional.

Un paso intermedio es el propuesto por empresas como Telefónica o Desigual, en las que se propuso que la empresa asumiese una parte del coste de la reducción de horas de trabajo y los empleados otra, es decir, que los profesionales se recortasen parte de su sueldo, pero en un porcentaje menor del 20% que supone trabajar un día menos.

Por último, desde Bélgica llegó en febrero una tercera vía, la más conservadora de todas: trabajar cuatro días a la semana sin reducir el número de horas ni el sueldo. Lo que se traduciría en jornadas de nueve o 10 horas al día de lunes a jueves.

Imagen | Campaign Creators

Temas
Inicio