Publicidad

"El objetivo de los negacionistas del cambio climático no es ganar nada, es confundir a la gente": Laura Tenenbaum, ex-editora de la NASA y profesora
Ecología y naturaleza

"El objetivo de los negacionistas del cambio climático no es ganar nada, es confundir a la gente": Laura Tenenbaum, ex-editora de la NASA y profesora

Publicidad

Publicidad

Pesimismo. Miramos las noticias sobre el cambio climático y las reacciones de los gobernantes que deberían actuar para contrarrestarlo y todo lo que vemos es pesimismo. Se nos dice que cada vez tenemos menos tiempo mientras los estados siguen sin cumplir sus propios acuerdos, así que cada vez que hay novedades al respecto siempre arqueamos la vista al cielo dando por sentado que son malas noticias.

En una situación así, ¿cómo se pueden comunicar este tipo de noticias y cómo se puede conseguir que haya iniciativa y ambición a la hora de luchar contra él? Hablamos de esto con Laura Tenenbaum, una experta profesora universitaria con un historial envidiable como editora senior trabajando en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

"Los negacionistas son pocos, pero están muy bien organizados"

Cartel Cambio Climatico

El currículum de Laura es una mezcla interesante de experiencias. Además de haber editado material en la NASA ha estado en expediciones en Groenlandia varias veces para observar las consecuencias del calentamiento global y ha sido profesora adjunta en el Departamento de Ciencias Físicas del Glendale Community College durante trece años. La experta ha visitado el Smart City Expo World Congress para dar algunas charlas (tiene una charla TED a sus espaldas), y su intención es la de tomar con optimismo la lucha contra el cambio climático argumentando que el pesimismo y el alarmismo excesivo no ayudan si no que hacen exactamente lo contrario:

"Siempre me preguntan cosas como '¿vamos a morir?' 'se acerca una crisis nunca vista'? Sobre el cambio climático reina un enorme miedo y ansiedad. La gente lo ve como algo tan horrible que simplemente mira hacia otro lado y lo ignora. Se va a comerse un helado o a ver un reality. Nada de esto ayuda, hay que hacer activismo desde un punto de vista optimista"

Laura también ha estado investigando "el otro frente" del activismo climático: el de los negacionistas. La científica me detiene cuando le digo que el este colectivo ha ido creciendo a lo largo de los últimos años para corregirme y decirme que ahora afortunadamente desciende. De su propia experiencia entrevistando a negacionistas en sus propias conferencias comenta cómo ha recibido montones de correos con mensajes de odio, pero que "vienen de un grupo pequeño que está muy bien organizado":

"Hace unos días publiqué en Twitter que iba a venir aquí, a Barcelona, y recibí muchas respuestas de odio en la red social. Y ahora que he conocido a este tipo de personas... verás, los científicos se pasan años trabajando en sus investigaciones y experimentos. Los periodistas y comunicadores como tú y como yo nos pasamos años mejorando nuestro modo de poder explicarnos mejor en textos y en conferencias. Pero ese tipo de personas simplemente... se pasan años buscando el mejor modo de acosar a científicos. Están extremadamente bien organizados, pero por ejemplo en el último "congreso" de negacionistas del cambio climático eran unas 200 personas, la mayoría jubiladas. Y el evento duraba sólo un día, y muchos de los ponentes daban varias charlas al día. Su objetivo no es ganar nada, es confundir a la gente. Alguien les ha dicho que el gobierno les va a quitar sus pertenencias, y eso les asusta"

Vayamos al otro extremo del activismo, porque desde luego ninguno de los frentes está parado. Tenemos movimientos como Extinction Rebellion o la notoriedad de Greta Thunberg cogiendo cierta influencia. Aquí Laura afirma que esto es una de las consecuencias de haber tenido cierto éxito educando a las nuevas generaciones sobre lo que está ocurriendo con el cambio climático.

La científica defiende que la gente mayor no quiere cambios, quiere su rutina y seguir con lo que siempre ha funcionado para ellos. Sin embargo, es evidente que los jóvenes abrazan esos cambios e incluso los exigen si en ello nos apostamos el futuro del planeta. "Los niños son mejores a la hora de aceptar algo que es completamente nuevo, y eso puede aplicarse a los cambios que nos harán dejar atrás la economía basada en los combustibles fósiles. De ahí también que en el congreso de los negacionistas que mencionaba antes estaba lleno de gente muy mayor".

Laura también nos recuerda otro dato que ya hemos comentado en Xataka: nadie menor de 34 años ha vivido un verano donde no haya habido récords de altas temperaturas. Y para ella eso es un factor de motivación para que esas nuevas generaciones presionen con su activismo climático. No comenta medidas concretas para mejorar ese activismo, aunque comenta que siempre hay margen de mejora en todos los casos.

Divulgar sobre el cambio climático a la población general también implica saber dirigirse a las personas. Preguntamos si ha aprendido algún modo en especial de transmitir ese optimismo que promueve para combatir el cambio climático. Su respuesta pasa por mencionar la experiencia recogida en la NASA.

Algo que ha aprendido en dicha agencia es que a la gente cada vez le gusta menos leer, y que prefiere poder mirar gráficos y diagramas. Así que Laura aconseja como armas un buen título para esos gráficos, y remarcar bien los cambios que queremos transmitir con la visualización de esos datos. La experta lo resume todo con explicar todo lo que haga falta con persistencia y consistencia.

"Hay que luchar contra el cambio climático unidos. No tenemos más remedio"

Fares Nimri Pm76jzhw Ps Unsplash

Laura defiende que ve oportunidades en las crisis como esta. "Ya conocemos la sensación que tenemos cuando hacemos algo que sabemos que se puede lograr, pero tenemos que sentir lo que es conseguir algo que se creía imposible". Hasta nos menciona la canción 'Stronger' de Christina Aguilera como ejemplo de actitud a seguir: agradecerle al enemigo o al desafío que tenemos por delante el obligarnos a hacernos más fuertes, más rápidos y más inteligentes.

Otro punto en el que Laura insiste es en que hay que unirse de forma masiva contra el cambio climático, porque éste "ya es el enemigo común de toda la humanidad". A la pregunta de si nos estamos acostumbrando demasiado a ver películas distópicas sobre nuestro futuro nos lanza la reflexión de que la gente busca autenticidad, y que nos hemos dado cuenta de que incluso los llamados realities están completamente manipulados. Quizás sea por eso, continúa diciéndonos, que haya habido tanto revuelo alrededor de Greta Thunberg.

"El cambio climático es el gran problema de nuestro tiempo. No sólo por que el clima corre peligro: cubre también otros asuntos como la pobreza, la inmigración, la justicia social o incluso las guerras".

Capsulas

Hasta aquí nos queda claro que el cambio climático es un problema a solventar, pero ¿por dónde empezamos? ¿Qué frente es el mas prioritario para empezar a aportar soluciones? Laura opina que lo más urgente es eliminar la contaminación procedente del transporte y de las plantas energéticas.

De nuevo aparece el optimismo de la científica, que menciona hechos como el anuncio de Volvo de no fabricar más coches de combustión o el hecho que un coche no suele superar una vida útil superior a la década. Para ella eso son señales de que veremos una revolución en el automóvil.

"Piensa en los móviles que teníamos hace diez años. Los que tenemos ahora están a años luz. Creo que veremos algo muy similar con los coches".

En cuanto a las plantas de energía, cree que será un desafío mayor. Comenta que las inversiones que se realizan para construir centrales termales son a 50 años vista, y que ya no estamos hablando de algo individual como un coche si no de una decisión colectiva. "Hay que detener la construcción de nuevas centrales contaminantes inmediatamente", sentencia.

Laura señala la mitad sur de España donde se podría probar a superar lo que cree que será más difícil lograr: acumular toda la energía solar que llega a las horas centrales del día para luego poder distribuirla en los momentos de pico de demanda que suelen ser por la tarde/noche después de que todo el mundo llegue a casa de trabajar. Baterías, placas solares, cubrir imprevistos... es todo un desafío.

Apuramos los últimos momentos del encuentro preguntando a Laura: ¿realmente tenemos una oportunidad de frenar el cambio climático?

"Podemos definitivamente hacer cosas que dejen de empeorar el impacto del cambio climático. No lo vamos a poder anular del todo, pero podemos evitar que sus efectos sean peores. Si ponemos una mano en el fuego podemos mantenerla ahí y acabar con serias quemaduras, o podemos apartarla y acabar con quemaduras leves. Es lo mismo"

Imágenes | Jisu Han, Becker1999

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir