Publicidad

En Oslo están construyendo una "autopista" para proteger a las abejas

En Oslo están construyendo una "autopista" para proteger a las abejas
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

En la capital de Noruega, las flores están apareciendo por todos lados, y no es que hayan dado completa libertad a la flora y fauna para que se expanda sin control, sino que se trata de un plan diseñado para mejorar la vida y el tránsito de las abejas en Oslo.

Así que no se trata de una autopista como tal, pero sí de un estudio de la ciudad para crear una ruta segura para los insectos polinizadores, esenciales en nuestro ecosistema. En ella se contemplan lugares para vivir, para alimentarse, y para descansar en su camino a lo largo de toda la ciudad.

El ser humano no tiene problemas en cambiar su entorno para mejorar en comodidad y cubrir sus necesidades, obviando en la mayoría de los casos al resto de seres vivos, que también habitan o transitan por donde nosotros vivimos

Los responsables de este plan para las abejas urbanitas son la gente de Bybi. Están apoyados en inversiones de empresas locales, también de organismos de la ciudad, y en el apoyo de todo aquel que quiera participar en la iniciativa. Para seguir los avances se puede visitar la web ideada para la ocasión, con un mapa en el que están presentes los diferentes elementos que conforman las posibles rutas a través de la ciudad.

Abejas

La destrucción de poblaciones de abejas ha obligado a granjeros de China o Estados Unidos a polinizar a mano, incluso a tener que alquilar las colmenas

Se modifican tejados para colocar en ellos girasoles, margaritas o cualquier otra flor con alimento para las abejas. También se instalan esas flores en balcones, incluso aparecen colmenas artificiales en edificios.

El 30% - algunos dicen que 40% - de la producción de comida es dependiente de la polinización, un servicio que los insectos no ofrecen de forma gratuita y nos estamos cargando con agricultura intensiva, pesticidas, además de enfermedades y razones que no se logran comprender.

Ante el desconocimiento y preocupación, algunos se han planteado la posibilidad de encontrar sustitutos para las abejas, en forma de robot: RoboBees. Pequeños robots voladores que transportarían el polen que fecunda a otras flores.

Sus organizadores presumen de ser la primera iniciativa de estas características, y es similar al que la Casa Blanca ha puesto en marcha a comienzos de año con mariposas - también vitales en los procesos de polinización -, bautizado como “Butterfly Highway”.

Vía | The Guardian

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir