Compartir
Publicidad
Cada vez que te pones crema solar te proteges del sol, pero también ayudas a provocar una catástrofe en el mar
Ecología y naturaleza

Cada vez que te pones crema solar te proteges del sol, pero también ayudas a provocar una catástrofe en el mar

Publicidad
Publicidad

El año pasado salía a relucir un dato inquietante, como poco: la concentración de una gota de crema protectora solar en seis piscinas olímpicas es suficiente para generar daños en los arrecifes de coral. Si tenemos en cuenta que en una playa se arrojan kilos y kilos de loción al mar, la preocupación por el impacto en el ecosistema marino surge con cierto fundamento.

Los biólogos llevan años preocupados por el efecto que tienen estas sustancias en la vida bajo el mar. Pero, por otro lado, los médicos advierten de la importante necesidad de usar crema solar para prevenir el cáncer de piel. ¿Qué opciones tenemos? Estamos ante un problema bastante complicado.

La muerte blanca de los corales

El blanqueamiento de los corales es un problema grave. Desde hace un par de décadas, se ha observado la muerte masiva de arrecifes de coral por todo el mundo. El coral no es simplemente un pedazo de roca. Está formado por miles o millones de cnidarios (como las medusas) que forman una especie de enorme exoesqueleto de lo que llamamos propiamente como coral.

Estas estructuras son auténticos vergeles de biodoversidad. Alojan millones de especies distintas proporcionando las condiciones más adecuadas para que se desarrolle la vida. Sin embargo, el blanqueamiento de los corales es una enfermedad que está preocupando mucho a los biólogos por sus implicaciones catastróficas en el ecosistema.

Photo 1531809458435 2070dcd89009

Se llama blanqueamiento porque es justo lo que se observa en el coral: a medida que la muerte se propaga, los microorganismos simbióticos, los cnidarios que producen el coral y el resto de especies que viven en este ecosistema van desapareciendo, dejando a su paso un macizo blanco debido al carbonato cálcico precipitado que forma parte del exoesqueleto.

¿Y qué causa el blanqueamiento de los corales? Existen múltiples razones para que esto ocurra: la acidificación de los mares, el cambio de temperatura del agua (normalmente el calentamiento), el exceso de nutrientes que promueve especies peligrosas para el coral y la oclusión de luz, que impide a los organismos fotosintéticos simbiontes producir alimento, principalmente.

¿Qué papel juega la crema solar en el blanqueamiento de los corales?

En la lista de arriba no se encuentra "el uso de crema solar" como una de las razones para el blanqueamiento de los corales. Sin embargo, sí que lo es. Como se ha descrito varias veces en la literatura científica, las pruebas indican que una pequeña cantidad de loción protectora que contenga ciertas sustancias es suficiente para dañar directamente al coral.

Hablamos de 62 ppm, o partes por millón, de loción que contenga oxibenzona u octinoxato. Estas sustancias se utilizan como bloqueantes de la luz ultravioleta, inocuos para la salud humana. No para la de los cnidarios, claro. Estos componentes producen mutaciones en el ADN y alteran el metabolismo de los corales. Además, también se ha observado que ayudan a expandir varios virus capaces de matar a los simbiontes que necesitan los corales para sobrevivir, las zooxantelas.

Photo 1557944941 Bd67df2ad71c

Otro efecto directo de las cremas protectoras solares está muy relacionado con el anterior, ya que la rápida expansión de estos virus se debe a que la crema bloquea parte de la radiación ultravioleta, debilitando a las zooxantelas y despertando las infecciones latentes de estos virus e incrementando su virulencia; pero también impidiendo que estas produzcan los componentes necesarios en su metabolismo a partir de la radiación, matándolas de hambre.

Esto, a su vez, provoca que otras especies colonicen los nichos ecológicos que van dejando las especies que mueren o se debilitan. El desbarajuste en el entorno puede convertirse en un descontrol en el que una o varias especies crecen demasiado, provocando una eutrofización o, en otras palabras, un crecimiento desmesurado que "asfixia" al resto. Al final, esta también muere porque no queda nada en el medio de lo que pueda valerse para sobrevivir.

En lo único en lo que las cremas solares no afectan directamente es en el cambio de temperatura y la acidificación, dos factores muy importantes en el blanqueamiento del coral. Estos se deben a los cambios en las últimas décadas de las temperaturas globales, más conocidos con el nombre de calentamiento global o cambio climático.

"Pero si solo me he puesto un poco de crema"

El estudio que mencionábamos antes, realizado en Hawaii, y que ha permitido la prohibición del uso de ciertos tipos de cremas, muestra que al año se vierten unos 190 kilos de crema solar al mar en una playa como Hanauma Bay. Si antes decíamos que solo una gota en seis piscinas olímpicas era capaz de provocar daño en los corales, ¿qué harán 190 kilos?

Sin embargo, volvemos a una cuestión inicial: el cáncer de piel. Ponernos en la tesitura de "o los corales o nosotros" no parece muy buena idea. Está claro que no podemos obviar la protección contra la radiación si queremos prevenir esta enfermedad. ¿Podemos hacerlo sin poner en peligro la vida en el mar? ¿O estamos condenados a encerrarnos a la sombra en las horas de máxima intensidad solar?

Por el momento, la solución no es sencilla. Mientras que Hawaii ha decidido prohibir las cremas solares con oxibenzona y octinoxato, la República de Palaos, en la Micronesia, publicaba a finales del año pasado una lista de diez ingredientes que no podrán estar presentes en la composición de ninguna de las cremas comercializadas dentro de sus fronteras a partir de enero de 2020.

Photo 1555549237 4e77506e2d48

A principios de este año, Key West, en Florida, también prometía multas a todos aquellos que no utilizasen los protectores solares permitidos por su composición. ¿De qué composición hablamos? Las lociones solares menos peligrosas para los arrecifes de coral son aquellas que no contienen ni los ya mencionados oxibenzona u octinoxato ni tampoco dióxido de titanio, por su alta capacidad bloqueante o petrolatum (aceites minerales).

Sin embargo, esta lista parece, como poco, escueta. Sabemos el mal que pueden causar estas sustancias en la salud de los corales. ¿Pero, qué hay del resto? Existen relativamente pocos estudios que comprueben la seguridad de estas sustancias para los ecosistemas. Por otro lado, estudiar la capacidad bloqueante de las cremas en suspensión es un tema complicado, aunque sabemos que afectan a los corales.

¿Y qué hay de los protectores solares biodegradables? A medida que el problema se vuelve más acuciante, más empresas y laboratorios se lanzan a la carga para traernos nuevos productos más respetuosos con el medio ambiente. Sin embargo, todavía no conocemos, con exactitud, los efectos que estas locioens pueden tener, aún siendo biodegradables.

Estamos en un brete. No sabemos hasta dónde alcanza el impacto de los protectores solares, que no son el único peligro, sino que actúan en conjunto con el resto de los problemas que afectan a los corales. Al menos, cada vez somos más conscientes de que el problema se está extendiendo y que tenemos que empezar a poner medidas para mitigarlo, aún casi a ciegas. Medidas como las de Hawaii, Palaos o Key West, administrativas; o como este mismo texto, que nos servirá para ver la crema solar, y su impacto en el medio, con otros ojos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio