Los flojos efectos digitales de 'Thor: Love and Thunder' no son algo aislado, son el síntoma de un problema mayor

Los flojos efectos digitales de 'Thor: Love and Thunder' no son algo aislado, son el síntoma de un problema mayor
73 Comentarios

'Thor: Love and Thunder', cuarta película en solitario del personaje del MCU, no tiene nada que temer en cuanto a su rendimiento. Le podremos poner todas las pegas del mundo a cómo Taika Waititi ha gestionado esta nueva entrega y de si Marvel da signos de agotamiento, pero está claro que de momento, el público responde. 302 millones de dólares de taquilla en todo el mundo, 143 solo en EEUU (un pelín por debajo de las altas expectativas), y tercer mejor fin de semana del año (tras 'Doctor Strange 2' y 'Jurassic World: Dominion').

Con todo, hay peros que ponerle a la película, y quizás del que más se está hablando es de los efectos especiales de la película, algo descuidados para una producción de esta envergadura. Ya comentábamos que no se trata de que los artistas visuales sean malos, sino del reflejo de una situación endémica en la industria y las formas de producir. Ahondemos un poco más en este tema.

Pero... ¿qué le pasa a los efectos de 'Thor: Love and Thunder'? Empecemos por un detalle meramente anecdótico, pero altamente significativo. Está circulando por la red un clip de Taika Waititi y Tessa Thompson riéndose abiertamente de los problemas con los efectos digitales de la película en una entrevista con 'Vanity Fair'. Claramente lo hacen sin mala intención: todos sabemos que Korg es un personaje que no tiene presencia física y no importa que se señale cómo se nota, pero la actitud no está sentando especialmente bien en un sector de la producción que está especialmente maltratado, no puede sindicarse para mejorar sus derechos y tiene que someterse a plazos muy estrictos. Ahora entraremos en ello.

Korg, aún así, no es el mayor de los problemas de 'Thor: Love and Thunder'. La comparación con 'Thor: Ragnarok' y, sobre todo, con las dos primeras películas del personaje, denotan unos efectos mucho menos trabajados. Los fondos digitales son especialmente pobres y los personajes están mal integrados en ellos, delatando que están frente a una pantalla. Es llamativo que la sofisticadísima tecnología que dio frutos tan impresionantes como 'The Mandalorian' sea, unos años después, la causa de que la 'Thor: Love and Thunder' parezca en ocasiones una película de SyFy.

Y no es tanto una cuestión de fallas técnicas, sino de una dirección de arte mucho menos cuidada, y que es lo que genera secuencias como la absolutamente increíble de las cabezas flotantes de niños, o ésta que justamente circula por redes sociales como ejemplo palmario del tema:

Fxovbemwqaa6npe

Un problema que Disney arrastra desde hace tiempo. Como ya analizamos unos días atrás, una de las claves del problema es que Marvel no da abasto: tres películas y cinco series al año, por mucho que se produzcan de forma independiente y que obviamente los medios que se inyectan en un producto para televisión no sean equivalentes a los de una producción para cine, tienen a la casa saturada. Y sí: cada producto tiene su propio equipo, pero hay procesos de trabajo comunes, una directiva de producción única comandada por Kevin Feige y unos presupuestos globales en Disney que, sin duda, afectan a los medios individuales de cada película.

En los tiempos de las dos primeras películas de Thor, por ejemplo, se hacían dos películas de Marvel al año, y el cuidado con el que se trataba el apartado de los efectos especiales era incomparable con el que vemos ahora. Paradójicamente, 'Thor: Love and Thunder' es una película, en conjunto, mejor que 'Thor' o 'Thor: El mundo oscuro' (quizás la peor película de todo el MCU), pero los efectos especiales eran entonces incomparablemente superiores.

Y no es un fenómeno aislado para el film de Waititi. Los fans han encontrado peros en películas como 'Doctor Strange en el Multiverso de la Locura' y sus estéticamente flojísimas escenas con los Illuminati, o el CGI de 'She-Hulk', una suma de error de planteamiento ("inflar" con CGI a una actriz normal vs. "desinflar" por CGI a un actor corpulento, como se hacía con el Steve Rogers de 'Capitán América: El primer Vengador') y las evidentes limitaciones de una serie de televisión. Toda esta Fase 4 tiene prácticamente películas y series muy discutibles en este aspecto, de 'Viuda Negra' a 'Wandavision'.

Es más: ni siquiera es un fenómeno propio de Marvel: Disney ha tenido que bregar con quejas muy similares después de que 'The Mandalorian', una serie concebida bajo mucha menos presión despertara la admiración por lo sofisticado de su uso de El Volumen. La bajada en la calidad de los mismos que se ha experimentado en series como 'Obi-Wan Kenobi', con duelos con sables láser en descampados y secuencias de acción malogradas por efectos CGI torpes y cromas no muy felices hicieron saltar las alarmas.

Las quejas de los creadores. No nos cansamos de repetir que Marvel no anda precisamente corta de talento. De hecho, los mejores artistas CGI trabajan para Disney, pero los plazos y los presupuestos son asfixiantes. En la web The Gamer se han recopilado múltiples quejas vertidas en un hilo de Reddit, donde se llega a decir que "Marvel tiene probablemente la peor metodología de producción y gestión de VFX que existe". La consecuencia es que muchos artistas de VFX han pedido a sus empleadores no volver a trabajar en producciones de la casa.

Por una parte los creadores hablan de las condiciones del trabajo: fechas límite poco razonables, una confianza excesiva en que "el CGI lo arregla todo" y el famoso "eso lo retocamos en postproducción". Pero también hay una caída en los estándares: Marvel es, según estos artistas, cada vez menos exigente, y si no se llega al mínimo que se pedía antes, ahora les vale. En sus propias palabras: "Si no habéis notado ninguna caída en la calidad del CGI después de 'Vengadores: Endgame', eso es que han conseguido rebajar el estándar para todos porque esto es el nuevo estándar financiero"

Sobre el tema se han pronunciado artistas con nombres y apellidos como Dhruv Govil, que trabajó en los efectos de 'Guardianes de la Galaxia' o 'Spider-Man: Homecoming' y deja muy claro los severos problemas de estrés a los que se puede enfrentar un equipo o un individuo que trabaja en este campo. Por eso es significativo, por mucho que se quiera matizar, que tantos artistas coincidan en que Marvel es "la peor empresa para la que se puede trabajar"

Temas
Inicio