Publicidad

'Bruja Escarlata y Visión': una sorprendente reformulación en clave sitcom del MCU, que deja claro que su futuro está en la reinvención
Cine y TV

'Bruja Escarlata y Visión': una sorprendente reformulación en clave sitcom del MCU, que deja claro que su futuro está en la reinvención

Está claro que el Universo Marvel audiovisual está obligado a reinventarse continuamente. Es la clave de su supervivencia durante décadas en los comics, y después de cerrar con toda claridad un ciclo después de 'Vengadores: Endgame' y los pequeños coletazos de 'Spider-Man: Lejos de casa', Disney se replantea qué viene ahora. No es un paso sencillo: tiene que encontrar el equilibrio entre permanecer fiel a los códigos que las películas del MCU ha impuesto y cierta renovación para que no parezca que el proyecto está estancado.

Desde luego, las series de Disney+ son un espacio idóneo para experimentar con este propósito. Se puede tantear con personajes aún desconcidos para el gran público, como en las futuras 'She-Hulk' y 'Moon Knight', o se puede indagar qué ha sido de los héroes que protagonizaban las películas, como hacen 'The Falcon and the Winter Soldier', 'Loki' o esta 'Bruja Escarlata y Visión', que por el camino ha perdido el mucho más apropiado título de 'Wandavision'.

Lo cierto es que para el estreno de las series Marvel, Disney+ arranca con una auténtica rareza, una serie que juega al guiño cómplice y al desconcierto, y que quizás no complazca a quienes prefieren la épica paquidérmica de las películas de los Vengadores a entretenimientos más ligeros como 'Thor: Ragnarok' o las aventuras de los Guardianes de la Galaxia. De hecho, de éstas muchas veces se dice en tono despectivo que parecen sitcoms con superhéroes, y exactamente eso es 'Wandavision'.

En los dos primeros capítulos que Disney estrena simultáneamente este 15 de enero (a partir de aquí, uno a la semana), la vida de la Bruja Escarlata y Visión, cuyo romance fue tomando forma en las últimas películas de los Vengadores, veremos cómo ambos héroes, inmersos en un idilio despreocupado, llegan a su nuevo hogar. Se trata de una casa y un vecindario típico de sitcom clásica de los años cincuenta, estilo 'I love, Lucy' o 'Embrujada', quizás sus referentes principales.

Allí veremos cómo ambos intentan adaptarse a la vida de los barrios residenciales acomodados, ella como ama de casa complaciente, él como apocado oficinista, y usarán sus extraordinarios poderes en secreto. Pero pronto descubriremos, como es sencillo sospechar desde el primer minuto, que esto no es un juego metanarrativo de Disney, sino quizás un plan que los tiene atrapados en una realidad alternativa, al estilo de la subversiva ciencia-ficción paranoide de Philip K. Dick en novelas como 'Un ojo en el cielo'.

Embrujados por la televisión

Elizabeth Olsen and Paul Bettany disfrutan de lo lindo en unas versiones de sus personajes a quienes se les ha extirpado todo el componente trágico que ambos tenían en las películas del MCU. Una decisión que conecta perfectamente con el aire despreocupado de los cómics que claramente inspiran a la serie, la mítica maxiserie de los ochenta de Steve Englehart y Richard Howell en la que los héroes intentaban adaptarse a una vida normal, y la serie de la Visión de Tom King y Gabriel Hernández Walta, también con un tono fabulesco.

A dónde conduce la serie no está del todo claro. De momento se empiezan a deslizar referencias a Stark Industries, Hydra y otras que no desvelaremos aquí, pero la serie juguetea con los formatos de forma my inteligente. Por ejemplo, el gag de las dos camas que se convierten en una o la transformación del blanco y negro en color son un guiño a la evolución de las sitcoms, el salto que se produjo desde 'The Dick Van Dyke Show', por ejemplo, a esa 'Embrujada' en color a la que claramente referencia el segundo episodio.

¿Seguirá 'Bruja Escarlata y Visión' en esa línea? ¿Veremos cómo la serie refleja la historia de las sitcoms norteamericanas, con referencias a Urkel y Sheldon? De momento, el tono está muy bien captado, y los guiones juegan tanto a la ingenuidad impostada como a la sátira de las costumbres domésticas. Y por medio, alguna exhibición de poderes que acabará estallando por algún lado. Un buen arranque para una incógnita superheroica que veremos cómo se va despejando en las próximas semanas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio