Compartir
Publicidad

VSync: qué es y cuáles son sus ventajas y desventajas

VSync: qué es y cuáles son sus ventajas y desventajas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy vamos a explicarte qué es el VSync y cuáles son sus ventajas y desventajas. Se trata de una opción que posiblemente acabes topándote en los ajustes de los videojuegos actuales para PC, y que muchas veces no queda claro para qué sirve realmente o de qué manera puede influirte a la hora de jugar.

Has de saber que se trata de una tecnología diseñada para evitar problemas como el "screen tearing", que aunque te pueda sonar un poco a chino es posible que te lo hayas encontrado en más de una ocasión. Sobre todo cuando tengas un buen PC capaz de hacer volar a los juegos, haciendo que obtengan unos FPS que el monitor no puede alcanzar con su tasa de refresco.

Qué es el VSync

El VSync o Vertical Sync, que en castellano sería "sincronización vertical", es una tecnología gráfica diseñada para los videojuegos. Lo que hace esta tecnología detectar cuáles son los fotogramas por segundo (FPS) a los que se está moviendo el juego y la tasa de refresco de tu monitor, y los sincroniza para evitar problemas como el "screen tearing".

El "tearing" es un problema que quizá tú mismo has experimentado alguna vez sin saber su nombre en un juego de PC. Suele suceder sobre todo cuando haces giros bruscos, y es cuando de repente vemos que la imagen aparece cortada por la mitad durante esos movimientos.

Tearing

Este efecto sucede cuando el juego está enviando una información que la tasa de refresco de tu ordenador no puede mantener. Sobre todo, es algo que se da en videojuegos avanzados. Por ejemplo, puede pasar con un juego con una tasa de refresco de 60 FPS o superior, y que se utiliza en un monitor que no pueda ir a una tasa de refresco de más de 60 Hz.

La relación de las tasas de refresco de pantalla y gráfica debe ser de 1:1, lo que quiere decir que un monitor con 60 Hz puede mostrar hasta 60 FPS en un juego. Y es cuando el juego se mueve a una tasa de refresco superior a la del ordenador cuando se empiezan a ver los efectos de esta desincronización.

La tecnología con la que los fabricantes de tarjetas gráficas intentaron solucionar este problema del tearing fue precisamente el VSync. Lo que hace, es precisamente forzar la sincronización de ambas tasas de refresco. Por ejemplo, si detecta que el monitor es de 60 Hz impedirá que el juego pase de los 60 FPS cuando sea necesario.

Esta es una opción que posiblemente veas en los ajustes de algunos juegos, y has de saber que su única función es precisamente evitar esta sincronización. Vamos, que ni mejorará la resolución ni los colores o los niveles del brillo de tu juego.

Ventajas y desventajas del VSync

Como te hemos explicado, el VSync es una solución cuando estás jugando a un juego y experimentas ese "screen tearing" que hace que la imagen aparezca cortada en dos. Esta tecnología hará que tu procesador gráfico se mantenga al mismo nivel que el monitor, y ambos mantengan las imágenes de tu pantalla sincronizadas.

También puede ser una solución útil cuando estás utilizando juegos antiguos, y tu procesador gráfico supera con creces las necesidades del juego. El procesador gráfico intentará funcionar a máxima velocidad, por lo que al renderizar imágenes 3D de juegos antiguos puede hacer que acabe creando una tasa FPS excesivamente alta que puede causar sobrecalentamientos. En estos casos, el VSync ayudará a que los FPS para evitar esto.

Pero también hay algunos aspectos negativos, como por ejemplo ligeras bajadas en el rendimiento de un juego. Sin embargo, no deberían ser bajadas que se notasen excesivamente. Otro problema puede estar en que el VSync fuerce a los fotogramas a "esperar" hasta que el monitor esté listo para mostrarlos, lo que también puede causar pequeños lageos o retrasos en las pulsaciones de teclas y clics de ratón.

Por lo general, a día de hoy ya es posible que tu gráfica o los juegos hayan aplicado diferentes tecnologías para evitar que el VSync cause estos pequeños retardos. Sin embargo, merece la pena saber que puede causarlos por si los experimentas poder hacer la prueba de desconectar esta tecnología para ver si así se solucionan.

También puede darse el caso de que el juego y el monitor realmente tengan serios problemas para sincronizarse, por ejemplo cuando los FPS del juego varíen bruscamente a causa de algún fallo en el procesado de la imagen o algún problema similar. En estos casos, el VSync podría forzar a bajar aún más los FPS, manteniéndolos por debajo de lo que un juego está diseñado para funcionar. Esto también puede causar lageos o que el juego vaya a tirones.

Vale, es verdad que estos problemas de lags o que el juego de tirones puede no ser muy molesto en muchos juegos. Pero si estás jugando a un juego de lucha o un shooter en el que los reflejos son clave o tengas que hacer combinaciones complejas de teclas, entonces sí que puede ser algo un tanto molesto.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio