Compartir
Publicidad

McLaren MP4-X, así se imagina la escudería británica el futuro de la Fórmula 1

McLaren MP4-X, así se imagina la escudería británica el futuro de la Fórmula 1
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Fórmula 1 es una competición de extremos. En ella podemos ver coches de auténtica ciencia ficción llevando al límite la tecnología para alcanzar velocidades de vértigo y líneas aerodinámicas que desafían literalmente la gravedad. Pero si estos coches no te parecen lo suficientemente sorprendentes, espérate a ver cómo se los imaginan en el futuro algunas escuderías.

Hoy te hablamos del McLaren MP4-X, un coche conceptual con el que la escudería británica ha querido jugar a imaginarse cómo serán las máquinas que conduzca la próxima generación de pilotos de esta competición. Parido por los tecnólogos y diseñadores de la división de tecnologías aplicadas de McLaren, este diseño revolucionaría la manera en la que un coche interactúa con el medio ambiente mientras vela más que nunca por la seguridad del piloto.

El futuro de la Fórmula 1 según McLaren

Como vemos en la página de McLaren, el MP4-X combina varias claves de los coches de Fórmula 1 actuales, como la velocidad o el rendimiento, con elementos emergentes como un diseño pensado para sacarle partido a las energías híbridas, como por ejemplo unos paneles solares que irían en la carrocería. Además, su chasis podría cambiar de forma para adaptarse a las diferentes exigencias aerodinámicas.

La cabina estaría cerrada para proteger aun más al piloto, aunque gracias a un sistema de cámaras este podría tener una vista de 360 grados para que no se le escapase ningún detalle de lo que pasa a su alrededor. Además ya no se necesitarían controles manuales, puesto que el piloto podría conducirlo utilizando señales cerebrales.

Captura De Pantalla 46

Habría sensores por todas partes, desde el destinado a conducir utilizando las hondas cerebrales del piloto hasta otros con los que, desde boxes, se podrían medir aspectos como sus pulsaciones o estado de hidratación. De hecho, incluso las ruedas tendrían unos sensores con los que el sistema de a bordo sería capaz de ajustar automáticamente su presión para conseguir una tracción óptima en cada carrera.

Las zonas propensas a recibir impactos durante los accidentes serían reforzadas con nuevos materiales. Estos no sólo serían capaces de absorber parte de la energía transferida durante dichos accidentes, sino que tendrían la capacidad de volver a su forma original recuperando todas sus propiedades para no quedar permanentemente abollada y dañada.

La carrocería también estaría equipada con unos electrodos que se activarían en las curvas para convertir el aire en plasma, y ni siquiera estas lucirían idénticas para todo el mundo. Esto sería gracias a un sistema publicitario único con el que cada espectador vería unos anunciantes acordes a sus preferencias en las pegatinas de los monoplazas. ¿Qué pensabais, que la publicidad se iba a quedar fuera de la ciencia ficción?

Vía | McLaren
En Xataka | Las siete claves tecnológicas de la Fórmula 1 2015

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio