Compartir
Publicidad
Auriculares para jugones: qué tienen de especial, por qué decimos que son para jugar y modelos recomendados
Audio

Auriculares para jugones: qué tienen de especial, por qué decimos que son para jugar y modelos recomendados

Publicidad
Publicidad

Los accesorios para gaming están de moda. La democratización del juego on-line y la popularización de los deportes electrónicos han contribuido de una forma muy clara al éxito de los ordenadores y periféricos específicamente diseñados para jugar. A los usuarios nos viene bien tener muchas opciones, por supuesto, pero cuando el mercado está saturado separar «el polvo de la paja» puede representar un auténtico reto.

Los auriculares para jugar no han permanecido ajenos a esta tendencia. Actualmente hay decenas de marcas con propuestas llamativas y pintonas que nos prometen una experiencia inigualable. Algunas, incluso, nos aseguran que con sus auriculares adquiriremos una ventaja competitiva clara frente a nuestros rivales. Demasiado ruido para, con frecuencia, tan escasas nueces. Los auriculares para jugar ante todo son auriculares, y lo más importante es su sonido. Esperamos que este artículo os ayude a encontrar los vuestros sin dificultad.

Que las luces de colores no nos engatusen: lo que importa es la calidad de sonido

Si nos ceñimos a su diseño y sus propiedades sonoras no hay ninguna diferencia relevante entre unos auriculares tradicionales ideados para escuchar música y unos concebidos para jugar. Ambos son unos transductores a los que confiamos la tarea de transformar la energía eléctrica que contiene la información sonora en energía acústica (un transductor es un dispositivo capaz de transformar una forma de energía en otra).

La complejidad armónica de muchos de los instrumentos que utilizamos para hacer música, incluida la voz humana, es superior a la del sonido que generamos mediante procedimientos digitales

Hasta aquí la única diferencia reseñable es que el sonido en unos auriculares convencionales normalmente procede de una fuente con capacidad de reproducción musical, como un equipo de música o un smartphone, y los auriculares para jugar reciben la señal de audio de un ordenador o una consola de videojuegos. Esta idea nos permite llegar a una primera conclusión: no hay ninguna razón por la que no podamos utilizar unos auriculares tradicionales para jugar.

El mayor desafío al que pueden enfrentarse unos auriculares no es otro que reproducir de forma fidedigna la música interpretada por una gran masa orquestal. Si su calidad de sonido está a la altura y realmente consiguen respetar la tímbrica de los instrumentos, la carga dinámica de todo el conjunto, el nivel de detalle de la composición, y, además, recrean de una manera convincente todo el espectro de frecuencias audible, que se extiende entre 20 Hz y 20 kHz (este rango hay que cogerlo «con pinzas» porque casi ninguno de nosotros consigue escuchar frecuencias cercanas a los 20 kHz), lo demás será «pan comido».

La complejidad armónica de muchos de los instrumentos que utilizamos para hacer música, incluida la voz humana, es muy superior a la del sonido que generamos, muchas veces mediante procedimientos digitales, para los videojuegos y las películas (los armónicos son variaciones sutiles de un rango de frecuencias que describen en gran medida el timbre de una fuente de sonido). Además, cuando escuchamos música tenemos una referencia tangible porque sabemos cómo suenan realmente muchos de los instrumentos que estamos oyendo. Nuestro cerebro tiene una capacidad de análisis enorme y es capaz de percibir, incluso, variaciones tímbricas muy sutiles.

Auricularesgaming

La razón por la que me parece importante que repasemos todo esto no es otra que defender la capacidad que tienen unos buenos auriculares diseñados para reproducir música de lidiar también con la banda sonora de una película o un videojuego. Es probable que su sonido no sea tan espectacular como el de unos auriculares gaming concebidos para enfatizar el extremo grave, pero nos ofrecerán un sonido más equilibrado, y, a medio plazo, posiblemente también una fatiga acústica inferior.

Unos auriculares con una baja tasa de distorsión nos provocarán menos fatiga auditiva, sobre todo en sesiones de juego prolongadas

Mi intención no es en absoluto llevar a cabo una defensa a ultranza del uso de auriculares audiófilos con videojuegos. De hecho, como vais a comprobar a lo largo del artículo, no es esto lo que os propongo. Afortunadamente, el mercado nos ofrece modelos específicos para gaming diseñados a partir de una aproximación en la que prevalece la calidad de sonido, y no esa estética llamativa tan habitual en los productos para jugones contra la que no tengo nada en absoluto, pero que a veces provoca que nos distraigamos y olvidemos que lo que realmente deben ofrecernos unos buenos auriculares no es otra cosa que un buen sonido.

Una vez que hemos dado a la calidad de sonido la importancia que merece podemos desviar nuestra atención hacia otras características que también deben estar presentes en unos buenos auriculares para jugar. Dos de las más relevantes son su ergonomía y su capacidad de aislarnos del entorno en el que estamos jugando para conseguir que nos sumerjamos en la acción del videojuego que estamos disfrutando. Y esto nos introduce de lleno en el ámbito de la arquitectura de los auriculares.

Pilaauriculares

El diseño que mejor resuelve las necesidades que acabo de describir es el circumaural, de ahí que la mayor parte de los fabricantes de auriculares para gaming opte por esta arquitectura y no, por ejemplo, por el diseño supraaural. Podéis distinguir con facilidad unos auriculares circumaurales, si no los tenéis bien ubicados, de otros diseños debido a que las almohadillas envuelven completamente nuestras orejas, y no se apoyan sobre ellas, que es lo que hacen los supraaurales.

Este diseño, precisamente, nos ofrece una mayor ergonomía debido a que la presión se reparte de forma homogénea a través de la diadema y las almohadillas, que reposan sobre nuestra cabeza y no directamente sobre el pabellón de nuestras orejas. Y esta es una característica muy importante si cabe la posibilidad de que nuestras sesiones de juego se prolonguen a lo largo de varias horas sin interrupción.

Además, el diseño circumaural nos ofrece una mayor capacidad de inmersión en el contenido sonoro porque al envolver completamente nuestro pabellón auditivo enmascara buena parte del ruido de ambiente. Para que el aislamiento sea aún mayor algunas marcas de auriculares para gaming, que no todas, se decantan por utilizar un recinto cerrado, que es aquel en el que el pabellón que contiene el diafragma, el imán y los demás elementos del transductor, es sólido y carece de aberturas hacia el exterior. Esto provoca que las ondas sonoras generadas por el altavoz queden encapsuladas dentro del recinto y no salgan al exterior. Y, al mismo tiempo, como hemos visto, impide en gran medida que el ruido exterior acceda a nuestros oídos.

Esto es lo que los hace diferentes: su construcción y su micrófono

Más allá de su ergonomía y su capacidad de aislarnos del entorno, que son dos características que los auriculares para jugar comparten con muchos auriculares para otras aplicaciones, su carácter también está descrito por su construcción y por la presencia de un micrófono. El contexto en el que solemos usar los auriculares para gaming es muy diferente del escenario en el que habitualmente utilizamos unos auriculares para música o cine.

La cancelación activa del ruido recogido por el micrófono suele mejorar mucho el sonido de las conversaciones

A menos que estemos escuchando música por nuestros auriculares mientras practicamos deporte, normalmente cuando los usamos estamos relajados y sumidos en un entorno relativamente apacible. Sin embargo, cuando usamos unos auriculares para gaming no solemos estar relajados en absoluto. No todos los juegos están repletos de disparos y explosiones, pero, aun así, el estado de relativa excitación que conlleva la acción de muchos juegos provoca que los auriculares para gaming estén más expuestos a sufrir un golpe o una caída que los diseños para escuchar música o cine.

Por esta razón, es muy conveniente que la construcción de unos buenos auriculares para jugar esté cuidada y sea muy sólida. La diadema debe ser resistente, el recinto rígido y con la capacidad de absorber la energía de un posible impacto de cierta envergadura, y el cable (si no es un modelo inalámbrico) tiene que ser flexible, pero también robusto y poco propenso a desgarrarse. Afortunadamente, podemos encontrar modelos en el mercado que están realmente bien construidos.

Micro

Otro elemento que contribuye de una forma muy clara al carácter propio de los auriculares para jugar es el micrófono, que, como todos sabemos, nos permite comunicarnos con otros jugadores durante el transcurso de una partida on-line. Aquí no hay ningún misterio. Un buen micrófono debe ser capaz de recoger con precisión nuestra voz y transportarla del dominio analógico al digital para que pueda ser enviada a través de nuestra conexión a Internet por el propio juego.

Algunas marcas, además, introducen en sus modelos de gama más alta la tecnología de cancelación activa del ruido. Esta técnica permite a los auriculares separar el sonido de nuestra voz recogido por el micrófono del ruido ambiental, evitando así que este último sea enviado a los otros jugadores junto a nuestra voz. Cuando está bien implementada, esta tecnología puede marcar la diferencia porque consigue que las conversaciones entre los jugadores sean más claras y confortables.

Dos características del micrófono que no todos los auriculares contemplan y que nos interesa valorar son la posibilidad de abatirlo cuando vamos a utilizarlo o colocarlo en vertical cuando no lo estamos usando, y también la capacidad de desmontarlo para transportar los auriculares con más seguridad o prescindir de él si no vamos a necesitarlo durante un período de tiempo más o menos prolongado.

¿Sonido envolvente? Sí, pero solo si de verdad mejora nuestra experiencia

No es en absoluto imprescindible apostar por unos auriculares capaces de procesar sonido envolvente para que disfrutemos al máximo nuestros juegos. Esta prestación es interesante, sí, pero solo si realmente aporta algo a nuestra experiencia. Es importante que tengamos esto en cuenta porque muchas marcas nos bombardean con la supuesta capacidad que tienen sus auriculares a la hora de reproducir sonido envolvente, y, en realidad, en muchos juegos esta prestación no aporta nada. Además, no todos los auriculares la implementan bien.

¿Cuándo merece la pena contar con el sonido envolvente? Sencillamente, cuando el juego al que vamos a jugar incorpora alguna tecnología de codificación de sonido multicanal en tiempo real, como, por ejemplo, Dolby Atmos, y, además, el audio influye claramente en nuestra experiencia de juego. Esto sucede con bastante claridad en algunos géneros, como, por ejemplo, los juegos de disparos en primera y tercera persona, pero no tiene ninguna relevancia en otras categorías, especialmente si el entorno que recrea el juego está en 2D.

Sennheisermulti

Actualmente hay bastantes juegos en el mercado que cuentan con sonido envolvente, y lo lógico es pensar que en el futuro llegarán muchos más. Eso sí, basta echar un vistazo a algunos de estos títulos para que nos demos cuenta de que los géneros que recurren a esta tecnología están bastante delimitados, algo que, por otro lado, es lógico.

Gears of War 4’, ‘Assassin’s Creed Origins’, ‘For Honor’, ‘Overwatch’, ‘Final Fantasy XV’ o ‘Battlefield 1’ son algunos de esos videojuegos dotados de sonido envolvente. Si nos gusta alguno de estos títulos y nos sentimos atraídos, sobre todo, por los juegos de acción y aventura, merece la pena apostar por unos auriculares que sean capaces de procesar sonido envolvente. Pero si nuestros juegos favoritos son, por ejemplo, los títulos indie y los plataformas en 2D, no tiene mucho interés contar con esta prestación.

Un último apunte: algunos auriculares gaming presumen de ser capaces de generar un espacio sonoro virtual de hasta 7.1 canales utilizando una tecnología propietaria. No sería justo afirmar que todos lo hacen mal porque algunos son bastante resultones. Aun así, a los usuarios nos interesa saber que el mejor resultado y el sonido envolvente más preciso lo obtendremos únicamente cuando el juego es capaz de generar este audio en tiempo real y los auriculares pueden procesar exactamente ese formato. De lo contrario el sonido podría desvirtuar lo que nos están mostrando las imágenes.

Si son inalámbricos o USB, ojo con el DAC

La calidad de sonido de unos auriculares no está determinada únicamente por la precisión con la que su diafragma responde mediante vibraciones mecánicas a las fluctuaciones del campo magnético generado por el imán. Estos son los elementos que están implicados directamente en la restitución del sonido, y, por tanto, son muy importantes. Pero el circuito integrado que se responsabiliza de la conversión de la señal de audio del dominio digital al analógico también tiene un impacto muy importante en la calidad de sonido.

Para excitar el diafragma del altavoz de una caja acústica o de unos auriculares debemos «atacarlo» con una señal continua, y, por tanto, analógica. Si nuestros auriculares son inalámbricos o incorporan una conexión USB recibirán la información musical en el dominio digital. Y, como acabamos de ver, es necesario transportar esos datos al dominio analógico para generar una señal eléctrica continua, que será la que utilizaremos para «atacar» al conjunto imán/diafragma y, así, restituir el sonido.

Microgaming

El DAC (Digital to Analog Converter) es, precisamente, el componente que se responsabiliza de este proceso. Lo curioso es que el conversor que podemos encontrar dentro de algunos auriculares para jugar no es muy diferente al que reside en el interior de nuestros smartphones. Aun así, como podemos intuir, su calidad dependerá de la precisión con la que lleva a cabo su labor. Los dos parámetros que reflejan con más claridad la calidad de un DAC son la relación señal/ruido, que en los más sofisticados puede superar los 130 dB en estéreo, y la distorsión armónica total, que debe ser tan baja como sea posible (en el artículo que enlazo aquí tenéis explicados estos conceptos).

Desafortunadamente, muchas marcas no nos ofrecen apenas detalles acerca de los DAC que integran en sus auriculares. Por esta razón, es un buen indicio que un fabricante no oculte este dato. Probablemente se debe a que ha apostado por un conversor D/A de calidad y pretende presumir de él. En cualquier caso, nosotros, los usuarios, somos libres de desconfiar de aquellos productos que ocultan información relevante. Un último consejo: si podéis escuchar los auriculares que os gustan antes de comprarlos os sugiero que no dejéis escapar la oportunidad de hacerlo. No siempre es posible, pero es una forma eficaz de comprobar si su estética sonora encaja en nuestras preferencias.

Algunos modelos a los que merece la pena seguir la pista

Antes de concluir este artículo nos gustaría proponeros varios auriculares para jugar que destacan por su calidad de sonido, polivalencia o prestaciones globales, y a los que merece la pena tener en cuenta. No obstante, esta es una ínfima selección de lo que nos ofrece el mercado actualmente, por lo que os animamos a que utilicéis los comentarios del artículo para sugerirnos tanto a nosotros como a los demás lectores otros modelos que conozcáis y que, para vosotros, también merecen una oportunidad.

Astro A50 Wireless

Astroa50

Estos auriculares reúnen muchas de las características de las que hemos hablado a lo largo de este artículo. Están bien construidos, tienen una calidad de sonido muy convincente, su micrófono cuenta con cancelación activa del ruido y son compatibles con la tecnología de sonido envolvente Dolby Headphone 7.1, que es una de las que nos ofrece un audio multicanal más logrado.

Su diseño, como veis en la imagen, es bastante llamativo, una característica que gustará a algunos usuarios y espantará a quien prefiere una estética más sobria. ¿Pegas? Sin duda, su precio, que es muy elevado. Aun así, es una opción digna de ser tenida en cuenta por quien tiene la suerte de contar con un presupuesto elevado.

Astro A50 Wireless Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Abierto
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 10 Hz a 20 kHz
Impedancia de entrada 48 ohmios
Conectividad Inalámbrica (5 GHz), USB, pass-through óptico y auxiliar/micrófono
Precio 302 euros

ASUS ROG Strix Fusion 700

Asus

Es probable que el diseño tan llamativo de este modelo provoque que algunos usuarios lo contemplen como «otro cacharro para gaming más». Nada más lejos de la realidad. Los Strix Fusion 700 están bien construidos, tienen una ergonomía cuidada, cuentan con un micrófono de calidad, y, lo mejor de todo, su DAC es un chip Sabre 9018 acompañado por un amplificador 9601, ambos de ESS Technology.

Este fabricante californiano especializado en conversores D/A ha conseguido colocar sus propuestas en muchos componentes de alta fidelidad de mucha calidad, así como en algunos smartphones con un sonido cuidado, como, por ejemplo, los V30/V35 ThinQ de LG. La pega de estos auriculares, una vez más, es que no son baratos, aunque tampoco tan caros como el modelo de Astro.

ASUS ROG Strix Fusion 700 Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Cerrado
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 20 Hz a 20 kHz
Impedancia de entrada 32 ohmios
Conectividad Bluetooth 4.2 aptX y USB
Precio 259 euros

Audio-Technica ATH-PDG1

Audio Technica

Algunas marcas con pedigrí audiófilo saben adaptarse a lo que demanda el mercado, aunque se trate de productos que quedan fuera del alcance del melómano y el audiófilo tradicionales. Audio-Technica es una de estas empresas. De estos auriculares podemos esperar un sonido equilibrado, detallado y una distorsión extremadamente baja. Además, su recinto, con partes de aluminio, está impecablemente mecanizado.

Como podéis ver en la fotografía, su diseño es moderno pero no tan llamativo como el de otros modelos de esta selección. Eso sí, debemos tener en cuenta que son unos auriculares completamente analógicos y estéreo, y, por tanto, solo podemos conectarlos a nuestro PC o consola utilizando el jack de 3,5 mm. Si esto no representa un problema, sin duda, merece la pena tenerlos en cuenta.

Audio-Technica ATH-PDG1 Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Abierto
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 20 Hz a 20 kHz
Impedancia de entrada 39 ohmios
Conectividad Jack de 3,5 mm
Precio 219 euros

Beyerdynamic Custom Game

Beyerdynamichp

Estos auriculares de la alemana Beyerdynamic tienen mucho en común con el modelo de Audio-Technica que acabamos de revisar. De hecho, ambos están ideados para atraer al mismo tipo de jugón: aquel al que, ante todo, le importa la calidad de sonido en riguroso estéreo y prefiere prescindir de luces de colores, sonido multicanal y otros aditamentos. Un enfoque diferente al que nos proponen, por ejemplo, Astro y ASUS, pero igualmente respetable.

Este modelo en particular destaca por su extensa respuesta en frecuencia, una impedancia baja que lo hace fácil de «atacar» y un recinto cerrado que nos ofrece un mayor aislamiento del espacio que nos rodea. Su precio se encuentra a medio camino entre los auriculares más caros y los más económicos de esta selección.

Beyerdynamic Custom Game Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Cerrado
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 5 Hz a 35 kHz
Impedancia de entrada 16 ohmios
Conectividad Jack de 3,5 mm
Precio 190,80 euros

Logitech G933 Artemis Spectrum

Logitech

El enfoque que nos propone Logitech con estos auriculares es similar al de los modelos de Astro y ASUS que hemos seleccionado. Como podéis ver en la fotografía, los G933 Artemis Spectrum son unos auriculares con el diseño típico de un producto para gaming. No obstante, esto ni favorece ni perjudica su calidad de sonido, que es lo que realmente importa.

Lo más interesante de este modelo es que tiene todo lo que un usuario que quiere estar a la última puede exigir: conectividad inalámbrica (2,4 GHz), sonido envolvente 7.1, micrófono cardioide de alto rendimiento, teclas programables, etc. Además, aunque no es ninguna ganga, su precio es el más bajo de esta selección (con permiso únicamente del modelo de Superlux, que juega en otra liga), lo que ya de por sí lo posiciona como un producto interesante.

Logitech G933 Artemis Spectrum Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Cerrado
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 20 Hz a 20 kHz
Impedancia de entrada 39 ohmios
Conectividad Inalámbrica (2,4 GHz), jack de 3,5 mm y USB
Precio 131,84 euros

Sennheiser GSP 500

Sennheisergsp500

Esta propuesta de la alemana Sennheiser es, sin duda, una de las más equilibradas de esta selección de auriculares. Y es que, por un lado, su estética es bastante moderna y resultona, aunque no tan llamativa como la de los auriculares de Astro y ASUS (algo que personalmente considero una ventaja). Y, por otra parte, su sonido tiene mucho en común con el de las soluciones de Audio-Technica y Beyerdynamic debido a que prioriza la neutralidad, entendiéndola como la ausencia de énfasis en un rango concreto del espectro de frecuencias audible.

Además, como cabe esperar en un modelo relativamente ambicioso de esta marca, está impecablemente fabricado, incorpora un micrófono de calidad con cancelación activa del ruido de ambiente y su cable para conectores de 3,5 mm es extraíble. Pero no hay nada perfecto. Su precio juega claramente en su contra y no tiene la última palabra en materia de ergonomía.

Sennheiser GSP 500 Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Abierto
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 10 Hz a 30 kHz
Impedancia de entrada 28 ohmios
Conectividad Jack de 3,5 mm
Precio 229 euros

Superlux HD 668B

Superlux

Aunque este modelo de Superlux ha sido concebido para monitorizar el sonido en estudios de grabación, goza de una reputación fantástica tanto entre los gamers como entre los melómanos por su extraordinaria relación coste/prestaciones. Y es que es casi imposible encontrar unos auriculares que nos den más por menos dinero. De hecho, tienen una filosofía similar a la de los modelos de Audio-Technica y Beyerdynamic que os proponemos desde un punto de vista tanto estético como acústico.

Eso sí, cuestan muchísimo menos, lo que los coloca como una opción atractiva si nuestro presupuesto es ajustado y no nos importa prescindir del micrófono. E, incluso, también si estamos dispuestos a gastarnos más porque suenan realmente bien. ¿Pegas? Su construcción es bastante sencilla (por poco más de 30 euros tampoco podemos esperar un acabado lujoso), y tienen un extremo grave algo suave. Pero se lo perdonamos.

Superlux HD 668B Características
Transductor Electrodinámico
Recinto Semiabierto
Acoplamiento Circumaural
Respuesta en frecuencia 10 Hz a 30 kHz
Impedancia de entrada 56 ohmios
Conectividad Jack de 3,5 mm
Precio 31,94 euros

Imágenes | Dan Loewen

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio