Windows 10 es más lento que nunca, pero es que también es mejor y más versátil que cuando se lanzó
Aplicaciones

Windows 10 es más lento que nunca, pero es que también es mejor y más versátil que cuando se lanzó

Hoy es —se supone— el gran día de Windows 11. En unas horas se inicia el evento en el que se espera que Microsoft presente su nuevo sistema operativo, pero antes de hacerlo no está de más analizar el estado actual de Windows 10, la versión que nos ha acompañado en los últimos seis años.

Ese estado es notable en muchos aspectos, pero no en todos. Las grandes actualizaciones bianuales han permitido que por ejemplo ahora disfrutemos de WSL y la integración casi total de Linux en Windows, pero al mismo tiempo han ido haciendo que Windows 10 sea más y más lento. Los datos no mienten, pero lo curioso es que probablemente ninguno nos demos cuenta de que este sistema es más lento ahora que cuando se lanzó en julio de 2015.

Windows 10 es más lento en algunas cosas...

Un análisis del blog NTDev ha servido precisamente para comprobar el comportamiento de varios apartados de Windows 10 a lo largo de sus grandes ediciones.

El autor ha instalado las compilaciones más importantes de Windows 10: desde la RTM inicial (Build 10240) a la que integraba la gran actualización de mayo de 2020 (Build 19041) pasando por el resto de grandes actualizaciones bianuales de estos años.

A partir de ahí el autor estudiaba todo tipo apartados, como por ejemplo los tiempos de instalación, inicio, reinicio y apagado, que han ido creciendo en la mayoría de los casos aunque algunas actualizaciones lograron aliviar esos tiempos. En cualquier caso, esos tiempos son hoy (salvo en el apagado) claramente superiores a los iniciales que teníamos en 2015.

Inst
Inicio
Reinicio
Apagad

Esos tiempos también han empeorado cuando queremos lanzar aplicaciones. Eso ocurre por ejemplo para ficheros binarios Win32 convencionales, que son los que permiten mantener la legendaria compatibilidad hacia atrás de Windows 10 y que ejecutemos aplicaciones y juegos realmente antiguos. También sucede lo mismo para los binarios UWP que estaban destinados a facilitar el desarrollo de aplicaciones y permitir que un mismo ejecutable pudiera funcionar en todo tipo de dispositivos.

Win32
Uwp

Una de las aplicaciones más importantes de Windows 10 es el explorador de archivos, y aquí ha pasado algo curioso: su comportamiento mejoró mucho en las primeras actualizaciones bianuales, pero la versión 1809 de Windows 10 (o lo que es lo mismo, la actualización de octubre de 2018, Redstone 5, compilación 17763) hizo que su comportamiento empeorase de forma importante. La cosa se ha relajado desde entonces, pero el rendimiento sigue siendo peor que el original.

Explr

... pero también es cierto que es más versátil y mejor que nunca (aunque no sea perfecto)

En el análisis se mostraba cómo en otros casos la degradación del rendimiento era sensible en otros casos. Aún así, aunque casi todos los datos revelaban que en la mayoría de los casos Windows 10 se comporta peor hoy de lo que lo hacía en su lanzamiento, será difícil que los usuarios noten la diferencia en su día a día.

Win10 1

De hecho esas diferencias, aunque evidentes según esos datos, se ven compensadas con el hecho de que ciertamente cada nueva gran actualización de Windows 10 ha llegado con mejoras importantes en todo tipo de apartados.

Hemos mencionado WSL, pero hay otras áreas también relevantes como el lanzamiento del nuevo Microsoft Edge —que por cierto, vence y convence—, la integración con nuestro teléfono a través de "Tu Teléfono", los cambios visuales —con la llegada por ejemplo de los modos oscuro y claro— pero también la llegada de herramientas fantásticas como Windows Terminal o la resurrección de los PowerToys.

Teniendo en cuenta que Windows 10 es ahora mucho más completo que cuando se lanzó, que haya cierta degradación en esos tiempos, aunque no especialmente deseable, no parece tan grave con todas esas mejoras. Es evidente que Windows 10 no es perfecto, pero su evolución, creemos, es positiva en muchos apartados.

Ahora, por supuesto, queda por ver si Windows 11 logra volver a reducir esos tiempos y mejorar al rendimiento mientras nos plantea mejoras que, esperemos logren solucionar esos problemas con los que lograr que ese nuevo sistema operativo sea el mejor de la historia de Microsoft.

Temas
Inicio