Que Linux funcionara por completo en los Mac M1 parecía imposible. Acaban de demostrar que no lo era

Que Linux funcionara por completo en los Mac M1 parecía imposible. Acaban de demostrar que no lo era
38 comentarios

Cuando Apple lanzó su particular revolución con los chips Apple M1 lo hizo con algunas consecuencias: instalar de forma nativa Windows o Linux se volvía aparentemente imposible, y en Cupertino no estaban dispuestos a prestar ayuda a quienes lo intentaran.

Asahi Linux. Poco después de la aparición de los primeros Mac con los chips M1 aparecieron dos esfuerzos para lograr hacer funcionar Linux en esas máquinas. El desarrollo de Corellium fue la primera opción, pero el más destacable era Asahi Linux, que a través de ingeniería inversa y del trabajo constante en controladores de dispositivo intentaba que el soporte fuera total. Era el camino largo y lento, pero el mejor de cara a un soporte real.

Un curso de ingeniería inversa en YouTube. El desarrollo de Asahi Linux, liderado por Hector Martin (@marcan42) progresaba: tanto él como otros miembros de su equipo mostraban su trabajo en sesiones de programación de horas en directo en YouTube, y ahí mostraban lo complejo que era ir logrando poner cada pieza del puzzle en su sitio.

Primeras alegrías. En octubre de 2021 llegaban las primeras buenas noticias: Asahi Linux ya ofrecía un "escritorio básico usable" en los Mac M1, aunque no había proceso de instalación fácil de seguir y había un gran escollo a la vista: el soporte de la GPU, el chip gráfico integrado en el SoC de Apple.

Esto marcha (pero no del todo). Meses después, en marzo, más avances importantes: cualquiera podía ya instalar fácilmente Linux en un Mac M1 y disfrutar de un entorno de trabajo funcional. El desarrollo de controladores para la GPU avanzaba, pero seguía siendo el gran obstáculo. Aún así era posible trabajar con aplicaciones gráficas sin grandes problemas —aunque sin aceleración hardware— y eso hizo que hasta Linus Torvalds acabara comprándose un MacBook Air con chip M2, también soportado por el proyecto.

La GPU, al fin. Esta semana la desarrolladora apodada 'Asahi Lina' —con sus sesiones también retransmitidas en YouTube— lograba al fin lo que parecía imposible: desarrollar un driver Open Source (¡en Rust!) junto a otras desarrolladoras como Alyssa Rosenzweig, que llevaba también más de un año trabajando (y documentando) el proceso. Aún quedan por pulir algunos detalles, pero ya era posible trabajar por ejemplo con GNOME, Firefox, ejecutar aplicaciones KDE o ver YouTube sin problemas. Lo demostraba en YouTube, por supuesto.

Nada de juegos AAA. El soporte es notable, pero ni el controlador es del todo perfecto ni la potencia de la GPU dará para jugar a juegos AAA, al menos en los chip M1 —veremos qué pasa en las GPUs de las versiones Max, Pro o Ultra—. La propia Rosenzweig indicaba que "la ingeniería inversa ralentiza el proceso [de desarrollo y soporte] considerablemente", y por ejemplo estos controladores aún no funcionan en los M2 —pero lo harán pronto—. El logro, sea como fuere, es asombroso, y quizás queráis aportar algo en la campaña de Patreon del proyecto.

Temas
Inicio