Compartir
Publicidad
Xiaomi Mi Mix 2S tras un mes de uso: con la doble cámara, el líder de los Mix lo hace todo mejor
Análisis

Xiaomi Mi Mix 2S tras un mes de uso: con la doble cámara, el líder de los Mix lo hace todo mejor

Publicidad
Publicidad

Podríamos decir que el Xiaomi Mi Mix original tuvo la culpa de que hoy los fabricantes compitan entre sí por quitar la mayor cantidad posible de marcos a sus teléfonos. En realidad, el Sharp Aquos Crystal fue el primero pero no tuvo la repercusión necesaria y su diseño acabó en un Xiaomi, más mediático e iniciador de la revolución. Con el Xiaomi Mi Mix 2S llegó la tercera generación.

Potencia actualizada, diseño mejorado y, sobre todo, la necesaria incorporación de la segunda cámara para llevar la calidad fotográfica a un nivel superior, acercándose a los mejores del mercado. Hemos pasado un mes de uso constante con el Xiaomi Mi Mix 2S y os traemos nuestras impresiones. Aunque si queréis ver y leer antes el análisis completo del dispositivo, también lo tenemos por aquí. ¿Empezamos?

Mes de uso con el Xiaomi Mi Mix 2S en vídeo

Curvas y peso a favor de la ergonomía y las buenas sensaciones

El Xiaomi Mi Mix 2S

No puede decirse que el Xiaomi Mi Mix 2S sea un teléfono pequeño, aunque sus seis pulgadas están muy bien encastradas en un cuerpo de 151 x 75 milímetros gracias a la reducción de marcos. A ello le sumamos que la transición de la pantalla al cuerpo, cerámico en este caso, es realmente suave y que las esquinas tienen curvas agradables y muy naturales, dándole un estilo bastante atractivo pese a no ser algo demasiado diferenciado frente a la competencia.

¿Qué obtenemos con esto? Un teléfono muy cómodo pese, como decimos, a sus dimensiones. Tanto en mano como durante los transportes, el Mi Mix 2S no se hace incómodo y los 191 gramos de peso quedan en un segundo plano. Aquí entramos en el terreno de los gustos personales, y a mí me gustan los teléfonos con peso porque me resultan más agradables en mano. Para gustos, los colores.

Pese a las seis pulgadas, el Mi Mix 2S tiene buen tamaño gracias a la optimización de los marcos. Eso sí, 191 gramos.

Pero es de agradecer que el Mi Mix 2S sea un teléfono tan equilibrado en tantos sentidos, aunque su aspecto exterior no sea siempre el ideal debido a los materiales. La cerámica es agradable, apenas se calienta y tampoco se enfría demasiado. Ofrece un buen tacto y ha hecho que estuviese más que cómodo con el teléfono durante este análisis experiencial. Pero la limpieza es harina de otro costal. Huellas constantes por todas partes, no sólo en la carcasa sino también en la pantalla.

Así que casi todo correcto en el apartado de diseño con el Xiaomi Mi Mix 2S salvo por un aspecto que toca comentar, aunque ahora entremos en profundidad cuando hablamos de la fotografía. Bien por Xiaomi al huir del notch, pero la cámara frontal sigue siendo realmente incómoda. Habrá que buscar alguna solución para el futuro, aunque sea escondiéndola tras el panel, pero hacerse un selfie con el Mi Mix 2S no te deja buenos recuerdos, y es una pena porque el nivel fotográfico del teléfono ha subido notablemente entre generaciones.

La doble cámara le da mucha más vida

La doble cámara del Mi Mix 2S

La mejoría fotográfica del Mi Mix 2S no llega precisamente por la cámara frontal, cuyos 5 megapíxeles funcionan como en generaciones anteriores, aunque con menos ruido en situaciones de baja luz. Como comentábamos antes, los selfies son incómodos. La interfaz gira al invertir el teléfono, pero no ocurre en todas las aplicaciones. Algunas sí rotan y otras no, como Instagram. Si vais a publicar allí un selfie o un vídeo, mejor grabarlo antes con la app del teléfono y luego subirlo.

La gran ventaja de este Mi Mix 2S frente al Mi Mix 2 es la llegada de la segunda lente a la espalda del teléfono. Colocada, todo hay que decirlo, como si estuviésemos ante un iPhone. Ya sabemos, por cómo se mueve el mercado, que la creatividad de los fabricantes en los diseños no brilla en este aspecto.

Con la segunda cámara trasera llega el desenfoque, bastante pulido en un Mi Mix 2S que identifica las escenas correctamente, que desenfoca con suavidad y que no empasta los colores. Al final obtenemos resultados realmente buenos. Xiaomi se maneja con soltura en la fotografía computacional y se nota en el día a día con la cámara de este Mi Mix 2S que sólo ha tenido algún problema con fotografía con múltiples planos de profundidad. Pero para hacer fotografías a diario, e incluso semiprofesionales si lo queremos, funciona realmente bien.

Otro aspecto a destacar del Mi Mix 2S es que, de noche, obtiene mejores fotografías que sus antecesores. Xiaomi es capaz de obtener más luminosidad con las dos lentes y ofrecer escenas con menos ruido y bastante calidad, subiendo así varios peldaños y acercándose a la cabeza del mercado. El progreso es evidente y fotografiar con el Mi Mix 2S ha sido bastante agradable. Estamos ante una cámara que nos anima a ponerla en funcionamiento, aunque tire de batería algo más de lo que sería deseable.

Sobrado en rendimiento, irregular en autonomía

El Xiaomi Mi Mix 2S

Hemos probado el modelo con 8GB de RAM y 256GB de almacenamiento, así que no hemos tenido problemas ni con la memoria rápida ni con que no hayamos montado una microSD adicional, algo que podríamos haber hecho (en el vídeo hemos dicho que no tenía ranura, corrección). Con el cerebro de moda de este año, el Snapdragon 845, el Mi Mix 2S ha podido con todo lo que le hemos echado, y lo hemos puesto verdaderamente a prueba.

Si algo hemos hecho con el Mi Mix 2S en este mes ha sido ponerlo a prueba, llevándolo al límite. Juegos muy pesados, intercalados con apps con mucha carga de memoria e incluso apps para vídeo y diseño. El Mi Mix 2S ni se ha inmutado, cargándolo todo a bastante velocidad y manejándose con soltura con la multitarea. Cambiar entre dos juegos pesados en el Mi Mix 2S es cuestión de pocos segundos, y nos olvidamos, salvo en casos puntuales, de que las apps y los juegos se cierren en segundo plano.

Potencia de sobra para todo lo que necesitemos, pero con una autonomía demasiado irregular

MIUI está también muy optimizado en este aspecto, y aunque nos hemos quedado con las ganas de catar MIUI 10 pues no había llegado aún la actualización a nuestro modelo, el uso en el día a día ha sido plenamente satisfactorio. Estamos ante un líder de catálogo y lo ha demostrado en todo momento. Alguna crítica a la interfaz, sin embargo, sobre todo hablando de los gestos. No funcionan demasiado bien y tendréis problemas si usáis teclados deslizantes. Si es vuestro caso, desconectad los gestos y volved a la barra de navegación.

Y en cuanto a la autonomía, irregularidad. Hemos tenido días con 3,5 horas de pantalla y días con 6 horas de pantalla. Momentos en que nos hemos quedado sin batería en la calle a media tarde, y momentos en que nos hemos pensado si cargarlo por la noche o esperar al día siguiente. 3.400 mAh que han resultado imprevisibles, y que parecían depender de factores no controlables por nosotros, el usuario. Eso sí, a favor la presencia de la carga rápida y de la carga inalámbrica, que nos han sacado, sobre todo la primera, de algún apuro.

Xiaomi Mi Mix 2S: todo es mejor en una renovación necesaria

El Xiaomi Mi Mix 2S

La lucha entre los líderes del mercado está cada vez más reñida, y la prueba está en este Xiaomi Mi Mix 2S que hemos tenido la oportunidad de probar. En generaciones anteriores siempre faltaba algo, habitualmente la calidad fotográfica, pero en el Mi Mix 2S se ha solucionado. Ya estamos ante un flagship con todas las de la ley, y Xiaomi cuenta además con la ventaja de que sabe jugar con los precios. Hay que tener en cuenta que el modelo con 6/64GB cuesta 499 euros.

Los Mi Mix se ponen a la altura de los gigantes del mercado con el Mi Mix 2S. Un gran salto evolutivo que lo hace todo mejor y más sencillo.

Con el Mi Mix 2S tenemos un teléfono que lo hace todo bien casi todo el tiempo. Tiene potencia de sobra para el ecosistema de apps actual, la capa MIUI llega con un buen nivel de optimización, hay añadidos en materia de sonido que gustarán a los melómanos, aunque no tenga jack de auriculares, y la cámara ha subido varios enteros con sólo media generación entre él y el Mi Mix 2. Se nota la evolución y la intención de equipararse a los gigantes. ¿La ventaja? Hacerlo a precio de OnePlus 6.

Como notas negativas, la suciedad, obligándonos a pasar el teléfono por la camiseta cada dos por tres, o esa batería impredecible que nunca sabes qué día te va a ofrecer. Buen diseño, buena ergonomía y buen precio. Si estáis dudando entre meteros en el Mi Mix 2 o en en este Mi Mix 2S, la respuesta es que apuntéis directamente hacia el segundo. El salto de calidad lo justifica. Y como decíamos antes, a un precio más que atractivo.

En la realización del vídeo tenemos a Daniel Esplá y a Pedro Santamaría.

En Xataka | Xiaomi Mi MIX 2, análisis: segundas partes sí fueron mejores en la batalla por reducir los marcos al máximo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos