Compartir
Publicidad
Publicidad
LG Q6, análisis: atacando a la gama media por diseño y pantalla, no con potencia
Análisis

LG Q6, análisis: atacando a la gama media por diseño y pantalla, no con potencia

Publicidad
Publicidad

El protagonista de este artículo es el LG Q6, un teléfono en el que la compañía coreana tiene depositadas grandes expectativas, principalmente por haber transportado aquello que hizo especial al buque insignia de la casa hasta un terminal más asequible: la pantalla alargada y unos marcos redondeados con un grosor bastante decente.

Es la primera vez en mucho tiempo que le dedico una semana a analizar un teléfono de gama media, creo que es un ejercicio que me hacía falta, para comprender mejor qué se ofrece en escalones inferiores de la plataforma Android.

He enfocado la reseña teniendo el LG G6 en mente, para que cualquier pueda conocer qué perdemos en cada apartado importante. Pero la realidad es que esto es más una actualización de la familia X del año pasado, tomando el aspecto del buque insignia de la casa.

Antes de comenzar tenemos que comentar que hay tres variantes del mismo teléfono: Q6, Q6α y Q6+. Entre ellos cambia la cantidad de memoria y el colorido, en nuestro análisis tenemos el Q6 a secas en color Terra Gold, que es el que se va a empezar a vender aquí en agosto.

Desde la denominación no están dejando claro que esto no es un “G”, es una nueva familia de teléfonos que quiere llevar la mejor presencia de LG a la gama media

LG Q6 vs G6

Esto no es una comparación posible, son teléfonos de gamas diferentes, con mucha diferencia de precio. Pero como sé que hay mucha confusión con este lanzamiento, vamos a dejarlo un poco más claro con una tabla:

LG Q6

LG G6

DIMENSIONES FÍSICAS

142,5 x 69,3 x 8,1mm (149 gramos)

148,9 x 71,9 x 7,9 mm (163 gramos)

PANTALLA

FullVision IPS 5,5 pulgadas

FullVision IPS 5,7 pulgadas

RESOLUCIÓN

2160 x 1080 (442ppp)

2.880 x 1.440 píxeles (564ppp)

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 435

Qualcomm Snapdragon 821

RAM

3GB

4GB

MEMORIA

32GB

32/64GB

VERSIÓN SOFTWARE

Android 7.1.1 Nougat

Android 7.1.1 Nougat

CONECTIVIDAD

LTE Cat 6, Bluetooth 4.2, Wi‑Fi 802.11ac

LTE Cat 9 (450/50 Mbps), USB Type C 3.1 (On-The-Go)

CÁMARA

13 megapíxeles

Doble cámara de 13 megapíxeles

CÁMARA FRONTAL

5 megapíxeles

5 megapíxeles

OTROS

Asistente de Google, Reconocimiento facial, Radio FM

Sensor de huellas dactilares, Carga rápida

BATERÍA

3.000mAh

3.300mAh

PRECIO

349 euros

749 euros

La gama intermedia se pone guapa

Marmol

Si nos ponemos a comparar especificación por especificación con teléfonos chinos como Huawei o OnePlus, este LG tiene poco que hacer, ya que tampoco es especialmente barato. La apuesta de LG está claramente en el diseño, un apartado que no podemos separar del de la pantalla, ya que es la que le otorga la gracia especial al asunto.

Del G6 heredamos un diseño realmente bonito gracias a una pantalla especial, perdemos la resistencia en el camino

LG hizo bien cargándose la modularidad que querían desarrollar en la gama alta y apostó por hacer algo donde realmente puede marcar diferencias: la pantalla. Fueron los primeros en pensar que una pantalla con proporción 2:1 tenía lógica y la embutieron en un teléfono muy conseguido en todas sus cotas, muy agradable a la vista, más cómodo de utilizar. Pues todo esto es lo que hereda el nuevo Q6.

Los marcos, como podéis ver en imágenes, son algo más grandes que en su hermano mayor, pero siguen manteniendo el atractivo redondeado en cada esquina (la pantalla ocupa el 78% del frontal). Al final la sensación que nos queda es que el frontal es casi todo pantalla, algo más patente en este terminal donde el borde es negro.

Dosmoviles A la izquierda el nuevo LG Q6, a la derecha el G6. Como podéis comprobar, el tamaño es menor pero el frontal es muy parecido en formas

No hay ningún tipo de botón físico en el frontal, tampoco en una trasera que queda limpia de todo tipo de elementos, tanto que no hay ni sensor de huellas. Miento, está el altavoz. Frontal y trasera quedan completamente planas en nuestra mano, teniendo en cuenta que el marco que rodea al teléfono es de aluminio (serie 7000).

Obviamente esto es un teléfono más pequeño y ligero que el G6, algo que lo hace todavía más cómodo. En su contra tenemos que decir que no cuenta con la resistencia IP68 que tanta tranquilidad nos da, es otro de los recortes que nos encontramos al bajar de escalón. Bueno, LG dice al respecto que pasa una serie de certificaciones militares, pero no que claro en qué consisten.

Al tener una pantalla algo más pequeña que el LG G6 y un ancho de solo 69,3 milímetros, podemos decir que es realmente cómodo de usar con una mano. El grosor con 8,1 milímetros acompaña, también su peso, con solo 149 gramos.

Fantasma

Hay dos colores que se comparten entre todas las variantes, que son Astro Black y Ice Platinum. Para acceder al Terra Gold de nuestro análisis tienes que elegir un Q6 o un Q6α, y si lo que te gusta es el azulado que ya vimos en el G6, la única opción es comprar un Q6+.

No tengo miedo a decir que ahora mismo el aspecto del LG Q6 le permite colocarse en el top de los teléfonos más bonitos de su precio, otra cosa es que a nosotros nos interese algo más equilibrado. También podemos preguntarnos cuánto le va a durar el exclusivo diseño: la pantalla alargada ya es una nueva tendencia.

La pantalla alargada en la gama media

Casi sin salirnos del diseño podemos empezar a hablar de una pantalla estupenda en resolución y formato, es sin duda el reclamo del teléfono. La pantalla FullVision lo que hace es presentarnos la información de forma alargada, en formato 18:9, la misma cosa que en el LG G6 pero con un tamaño inferior.

Pantalla

Tenemos 5,5 pulgadas en un espacio que en un teléfono “normal” no deja meter más de 5,2 pulgadas

El Q6 baja a 5,5 pulgadas, también la resolución se queda en 2.160x1.080 píxeles, a mi me parece que ambos datos están estupendos. Primero por calidad de visualización, segundo, por ser una cantidad acorde con el chipset de Qualcomm que tiene que mover el teléfono.

Con LG y Samsung ya hemos descubierto que la proporción alargada tiene sentido, ya que nos permite tener más espacio aprovechable sin que sea incómodo de usar. También abre las puertas a crear interfaces que aprovechen mejor la visualización de múltiples tareas, sin olvidarnos de que es mejor para consumir contenido multimedia, que si está preparado no tiene bandas negras.

En calidad podemos decir que es notable, a muy buen nivel para su precio, especialmente en la reproducción de colores. Pero no se acerca a lo que hace el panel IPS del G6, mucho mejor en nivel de brillo, algo que notamos especialmente al sacar los teléfonos a la calle. Aquí se nota que el LG Q6 es un teléfono de una gama inferior, con una visualización en exteriores mediocre.

Frontal Si no encendemos la pantalla, el borde negro se funde con la misma dejando un frontal muy atractivo. Los bordes son algo más anchos que en el G6 y mantiene el redondeado en las esquinas

Es injusto pedirle más a un teléfono de gama media, pero me parece bien no liar conceptos: que sea FullVision no implica que sea compatible con Dolby Vision y HDR, como en el G6. Hace falta más colorido y potencia para jugar con estas opciones. Esto más que un punto negativo, es una aclaración.

Sobre su resistencia, decir que lleva protección Gorilla Glass 3. No es la opción más moderna, pero me tranquiliza, ya que es un detalle que me gusta valorar en esta gama de precios: no quiero un móvil rallado a los dos días de uso.

La potencia es su punto débil

Parece que el hardware interno siempre es el handicap o aspecto más débil en los teléfonos que LG va sacando al mercado, algo que en la práctica no es realmente para tirarse de los pelos, pero siempre que inviertes te gusta tener lo más moderno del mercado.

Moviles

No me suelo volver loco con el Snapdragon que usan los teléfonos pero este es el aspecto más débil del teléfono

En el caso del Q6 no nos quejamos de antiguo, ya que el Snapdragon 435 es bastante nuevo, lo que no nos gusta tanto es que podría haberse elegido una opción más potente.

Los coreanos han elegido la opción de Qualcomm que pueda mover una pantalla Full HD sin problemas, que cuente con una conectividad LTE en condiciones, y pueda llevar una cámara decente.

Sobre el papel, bien, en la práctica, tampoco hay mucha queja. No le cuesta demasiado moverse por el sistema, activar la cámara o cargar juegos, pero claro, si estás acostumbrado a un gama alta como el LG G6, enseguida te das cuenta que esto es otro nivel, significativamente por debajo en fluidez y posibilidades. En tareas exigentes se calienta en la zona lateral izquierda.

Collage Parece que en sus dos últimos teléfonos LG ha tenido un problema serio para conseguir componentes: el G6 se estrenó con un Snapdragon 821 y el Q6 con un 435, cuando le hubiera pegado algo más potente

Por su precio de tarifa nos gustaría que hubieran saltado a un nivel superior de Qualcomm, como el Snapdragon 625 (Asus Zenfone 3, Xiaomi Mi Max 2, Redmi Note 4X). Principalmente por pensar en actualizar el equipo mucho más tiempo, también por todos aquellos que quieren más potencia para multitarea o aplicaciones exigentes, como juegos.

La nueva familia Q llega para crear un hueco extraño de mercado: aspecto Premium y especificaciones sencillas para ofrecer un precio inferior a los LG G

Este chipset está compuesto por ocho núcleos ARM A-53 que funcionan a 1,4 GHz. Un Snapdragon 625 lleva los mismos pero a 2,0GHz, además de estar construido con tecnología de 14nm; 28nm en el caso del Snapdragon 435.

Benchs

Que conste que esta opción de Qualcomm va a ser una superventas y va a estar bien soportada, hay teléfonos como el Xiaomi Redmi 4/4X, el Oppo A57, o el Honor 6C que lo llevan. Eso sí, la mayoría de dispositivos tiran por una resolución de pantalla inferior, cosa que me siembra bastantes dudas.

La unidad que yo tengo es la que lleva 3GB de RAM y 32GB de memoria interna, que se pueden ampliar mediante tarjetas. Esta es la que parece que se va a vender en España inicialmente, pero como os comentamos en la intro, hay dos más:

  • LG Q6+ con 4GB de RAM y 64GB
  • LG Q6α con 2GB de RAM y 16GB

¿Dónde os habéis dejado el sensor de huellas?

Detras Los botones a la espalda son una seña de identidad de LG, aquí no están, como tampoco está el sensor de huellas. ¿La alternativa? Reconocimiento facial

A mi personalmente no me quita el sueño, pero es una realidad de mercado, los teléfonos están asimilando esto como un estándar, a partir de 200 euros. Muy raro este movimiento por parte de LG, que entendemos que tiene que ver con recortar en componentes.

La alternativa que proponen los coreanos es un reconocimiento facial que funciona bien - incluso con poca luz - pero es menos seguro que un sistema con huellas dactilares. Estoy seguro de que este sistema va a ser más importante de lo que pensamos en el futuro de LG, especialmente en la gama alta.

Autonomía en la media

No está mal, tenemos una batería de 3.000mAh que entra dentro de lo normal en el tamaño y nivel de este teléfono. Como ya se ha hecho norma, no se puede extraer, buscando una mejor integración y seguridad de los componentes. ¿Cuánto nos dura vivo? Pues lo típico, una jornada si no nos volvemos muy locos haciendo cosas.

Bateria 3.000mAh de batería para una autonomía en la media. Otra diferencia de diseño con el G6 está en la posición de los altavoces, ahora son más difíciles de tapar con las manos

No existe nada realmente especial al margen de la optimización del sistema Android que estire la autonomía, su hardware no es especialmente moderno con una tecnología de fabricación de 28nm. Aquí, de nuevo, hubiera venido genial un Snapdragon 625, que es más moderno (14nm) e iría más desahogado con la pantalla Full HD.

Sobre la carga rápida, no la esperéis, no tengo constancia de que cuente con ella y tampoco me han dejado los cargadores oficiales para comprobar que está ahí. LG vuelve a insistir en que sus baterías pasan muchas pruebas exigentes (calor, penetración y shock). Es una forma de recordarnos el episodio de Samsung con sus Note.

Otra ausencia importante: USB-C

Microusb No lo entiendo, proyectas un teléfono moderno, en el que pesa el diseño, y le pones un conector antiguo. El jack para auriculares sigue vivo

A estas alturas de la película no me esperaba que un teléfono así, con un gusto especial por el diseño pasara de llevar un conector reversible. Pues nada, ahí lo tenéis en imágenes, conectamos vía microUSB.

Sí estamos contentos de ver que sigue vivo el conector jack, que tenemos radio FM, soporte NFC, y la conectividad LTE es Cat 6. No hubiera estado nada mal que contara con soporte Dual SIM, como parece que tiene en algunos mercados, en el español no es el caso.  

Una cámara de gama media

Camara En un momento en el que la doble cámara se pone de moda, y en LG es importante, volvemos a una configuración de una única cámara. En el recuerdo ese primer LG G con el que comparte el número de megapíxeles

Ni sorpresas positivas, ni negativas, una cámara acorde con el precio del teléfono. Si la luz es buena y trabajamos las tomas, sacaremos algo decente, pero no es un ‘móvil fotográfico’. Tampoco creo que LG lo pretenda ni lo venda como tal.

Los ingredientes principales que tenemos que conocer son que el sensor principal es de 13 megapíxeles - creo que es de Sony -, y está asociado a una lente f/2,2. Si le damos la vuelta, el sensor frontal es de 5 megapíxeles con una lente bastante angular, nada menos que 100 grados.

A continuación tenéis algunas muestras, tal y como salen de la cámara. Cuando te pones a buscar definición nos quedamos un poco cortos, y no me gusta que oscurezca tanto las imágenes, pero no puedo decir que los resultados sean malos, a las pruebas me remito:

3
4
2
1

De la misma forma que ocurrió con el LG G6, aquí se aprovecha el nuevo formato de pantalla para ajustar modos de funcionamiento cuadrados: crear composiciones especiales como las de las capturas que adjunto en la galería anterior, por si no sabéis sobre qué hablo.

Grabar vídeo no es su mejor cosa, lo hace en formato 1080p - 30fps - con complicaciones cuando las luces se van y nula estabilización, a pesar de que tiene un modo que se supone que lo arregla por software. Diferentes escenas a continuación:


LG Q6 y su nuevo software

Los últimos teléfonos de LG vienen con Android Nougat, en su versión 7.1.1, por encima de ellos está la capa LG UX, que sonará a los clientes de estos teléfonos desde hace bastante tiempo. Aquí se adapta para conseguir aprovechar la mayor altura de pantalla.

La experiencia de uso es muy similar a la del LG G6, siendo algo menos suave en las transiciones y menos rápido en las cargas. Solo por tener más píxeles verticales las aplicaciones que pueden mostrar más info, ya aprovechan la posibilidad, y es algo que ocurre con las que ha desarrollado LG para el sistema. Para el resto tenemos un menú en el que configuramos cómo queremos que se adapten.

Resumiendo mucho el asunto, ya que se ve mejor en imágenes, lo que nos permite una pantalla con esta proporción es dividir el contenido en dos cuadrados. Podemos estar mostrando dos cosas diferentes sin perder mucha calidad de visualización.

Software2
Coherente con el nuevo lenguaje de diseño de la marca, no hay botones en el frontal, por lo que los de Android se tienen que dibujar en pantalla

Un buen añadido por cortesía de Android es el asistente de Google, que se encuentra todavía en inglés, pero funciona igual de bien que lo hace en su hermano mayor. Para el que ande perdido comentar que es una forma de interactuar con el teléfono a través de la voz - el asistente también nos contesta con voz -, accesible desde cualquier pantalla con una pulsación larga del botón de inicio. Podríamos decir que es la evolución de Google Now.

La opinión de Xataka

Podemos decir que LG ha tirado por crear un terminal más asequible que el LG G6, recortando en todo lo posible menos en el diseño principal y el formato de pantalla. Para los que esperaban una versión ‘mini' con especificaciones similares, mejor pasar ya que se van a desilusionar. Para mi gusto demasiado recortado, y es que realmente estamos ante una evolución a mejor de la gama media de LG.

Cuando el precio de un teléfono se aproxima a los 400 euros, espero encontrarme al menos con un gama alta descafeinado, el LG Q6 no llega a eso por culpa de un hardware sencillo

Para los que tienen un presupuesto más ajustado, les gusta el diseño del nuevo teléfono y lo que van a hacer es hablar y usar aplicaciones de mensajería, este es un teléfono a considerar. Las cámaras acompañan, al nivel del precio del teléfono, que son 350 euros.

Eso es considerablemente menos que un LG G6, pero en el mercado no está solo y hay toda una legión de teléfonos bonitos que ofrecen más por un precio más justo, al menos de cara a aquellos que miran las especificaciones al detalle. Si lo comparamos con lo que tenía LG en casa, esto es más bonito y mejor que cualquiera de los LG X, así que la evolución es positiva.

Final

¿Alternativas? A OnePlus casi no la meto ya en esto, ya que el precio significativamente superior, pero tenemos teléfonos de gran nivel como el ZTE Axon 7, el Honor 8, el Meizu Pro 6 Plus, un Moto z play, también el Sony Xperia XA1 Ultra, incluso los Xiaomi Mi, que ofrecen mucho más por un precio similar. Si os da igual que sea del año pasado, por poco más tenemos un Galaxy S7, y ahí no hay color.

Lo que tengo claro es que el teléfono va a gustar cuando la gente lo conozca en persona, y en ofertas de operadoras o bajadas de precios paulatinas, se va a convertir en una gran opción. Lo tendremos disponible en la primera semana de agosto.

8

Diseño9
Pantalla 8,5
Rendimiento7
Cámara7,5
Software8,25
Autonomía7,5

A favor

  • Diseño conseguido, muy bonito
  • Proporciones y peso que lo hacen muy cómodo
  • FullVision en gama media

En contra

  • Esperaba algo más que un Snapdragon 435
  • No hay sensor de huellas
  • Conector microUSB

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de LG. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

En la realización del vídeo tenemos a Pedro Santamaría.

Más información | LG

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos